comscore
domingo, 23 junio 2024

Así queda un clásico Toyota Land Cruiser tras pasar por manos de Icon

En la ciudad de Los Ángeles, California, es donde tienen su cuartel general los chicos de Icon 4×4, una empresa especializada en la actualización de legendarios todoterreno, como es el caso de este Toyota Land Cruiser FJ40 de 1971 que ahora nos presentan en vídeo. Sin embargo Icon 4×4 ya nos ha deleitado anteriormente con otras verdaderas maravillas de la ingeniería concebidas sobre la base de míticos Land Rover Defender, Ford Bronco… aunque en su catálogo también hay vehículos no aptos para abandonar el asfalto.

Este sensacional Toyota Land Cruiser FJ40 tiene 52 años de historia a sus espaldas, pero ha sido debidamente restaurado y mejorado hasta el último tornillo gracias a Icon 4×4. Ellos han elegido este llamativo color Rocky Mountain Grey para su carrocería como guiño a que fue el color elegido para la primera restauración ideada por Icon 4×4 sobre la base de un FJ.

52 años tiene este Toyota Land Cruiser FJ40, ahora con un 6.2 V8

En ese exterior también hay un techo de lona desmontable, paragolpes personalizados y con luces LED integradas, cabrestante, un estribo retráctil para acceder a los asientos traseros… Mientras tanto el interior de este clásico Toyota Land Cruiser tampoco se ha pasado por alto al instalar confortables asientos, cinturones de seguridad, un tapizado que combina tela y cuero, un sistema multimedia

Sorprendente sin duda alguna es el trabajo de Icon 4×4 bajo el capó de este Toyota Land Cruiser FJ40, el cual recibe un sensacional motor LS3. Se trata de un enorme 6.2 V8 atmosférico ideado por General Motors, que se acompaña de un cambio manual East y Warner AX-15 de cinco velocidades, reductora, tracción a las cuatro ruedas, ejes Curry, diferenciales Dana, bloqueos ARB, frenos Brembo… Lo habitual en un clásico todoterreno con 52 años a sus espaldas. Si bien, los chicos de Icon 4×4 no han desvelado el precio de esta maravilla, pero sus creaciones superan holgadamente la barrera de los 200.000 dólares (188.000 euros). Y este no será una excepción.