miércoles, 7 diciembre 2022

Bartosz Ostalowski entra en el Guinness World Record por el drift más rápido sin manos

El piloto polaco Bartosz Ostalowski acaba de establecer un nuevo récord mundial para el drift más rápido jamás registrado en un vehículo conducido con los pies. Y es que este piloto sufrió un accidente en el año 2006 en el que tuvieron que amputarle los dos brazos. Sin duda alguna, digno de admiración.

Sin embargo, después de ese terrible accidente que cambió por completo la vida del piloto Bartosz Ostalowski, este continuó compitiendo al máximo nivel en carreras drift con un sensacional Nissan Skyline R34 GT-R. Sin embargo a día de hoy lo ha cambiado por un salvaje BMW M3 debidamente adaptado para disputar el Campeonato Polaco de Drift y diferentes series por toda Europa.

El drift más rápido sin manos arrancó a 277 km/h

Esta montura ha sido la que ha llevado junto a su equipo a la pista principal del aeropuerto de Pila, en Polonia. Allí Bartosz Ostalowski pisó a fondo el acelerador de su BMW M3 hasta alcanzar los 277 km/h de velocidad punta antes de tocar con sutileza el freno de mano con uno de sus pies, arrancando así un derrape controlado a lata velocidad a través de una zona de medición de 50 metros. En ese recorrido se registró una velocidad media de 231,66 km/h en un ángulo máximo de giro de 60 grados, cifras que le han valido para entrar en el Guinness World Records como el derrape controlado a mayor velocidad, siendo conducido con los pies.

Y no sólo se fue a casa con dicho récord, sino que también estableció la velocidad media más alta para un piloto polaco de drift, anteriormente en manos de Jakub Przygoński con un registro de 217,97 km/h.

El BMW M3 que usa en drift genera 1.000 CV

BMW M3 Drift Récord. Imagen movimiento.

“¡Estoy increíblemente feliz de haber logrado la meta que me propuse!” Dijo Ostalowski después de establecer el récord. “A esta velocidad sientes cada desnivel, todo sucede extremadamente rápido. Esta es una experiencia que es difícil de comparar con cualquier otra cosa. Estoy orgulloso, porque una vez más demostré que en cada uno de nosotros hay un gran potencial, ¡gracias al cual podemos alcanzar el éxito!”

Este BMW M3 utilizado por Ostalowski para sus hazañas en drift es un ejemplar de la generación E90, que esconde debajo de su capó delantero un corazón LS3 ‘made in USA’. Este bloque 7.0 V8 ha sido equipado además con dos turbocompresores que le permiten generar 1.000 CV de potencia y 1.280 Nm de par motor, enviado exclusivamente a sus dos ruedas traseras por medio de un cambio automático ZF 8HP90.