miércoles, 6 julio 2022

Red Bull golea a un Ferrari que marca en propio meta

Max Verstappen cosechó dos abandonos en las tres primeras carreras. Desde entonces acumula cinco victorias y un tercer puesto. En las tres últimas, Charles Leclerc ha liderado todas y no ha ganado ninguna. Ni siquiera ha terminado dos de ellas por averías mecánicas. La de Mónaco, en cabeza y de paseo, por un clamoroso fallo estratégico. El monegasco llegó en un momento a superar en 35 puntos a su rival en la clasificación de pilotos. Tras el reciente Gran Premio de Azerbaiyán pierde 31 frente al piloto holandés. Ferrari, nada menos que 80 frente a Red Bull en Constructores. Cifras que ilustran la crisis en la que ha entrado el equipo italiano desde el Gran Premio de España.

Ferrari ha perdido una de sus virtudes en las primeras carreras: la fiabilidad. Sainz primero y Leclerc después habían abandonado en Bakú tras poco más de veinte vueltas por problemas mecánicos totalmente distintos. Pero si la estrategia falló en Mónaco, ahora era la parada en boxes en Bakú, un problema ya sufrido antes por Sainz. A medida que avanza la temporada, ese sólido equipo de las cuatro primeras carreras empieza a sufrir inesperadas vías de agua.

Ferrari se acabó en la calificación del GP de Azerbaiyán

El trazado de Bakú, una suerte de Mónaco y Monza encadenados, enfrentaba de nuevo las virtudes de cada monoplaza: la tracción y carga aerodinámica del F1-75 frente a la superior velocidad punta del RB18. El compromiso que adoptara cada equipo con su paquete aerodinámico para el conjunto del circuito marcaría la diferencia. Ferrari introducía un alerón trasero que parecía inclinar ligeramente esa balanza a su favor al ganar una velocidad punta marginal. Charles Leclerc lograba de nuevo la pole. Pero allí se acabó Ferrari.

El monegasco perdió la primera posición en la salida, y aunque arriesgó con la estrategia al parar muy pronto, su equipo volvió a fallar en boxes y le arrojó por detrás de Verstappen. Luego, cuando marchaba en cabeza tras la primera parada en boxes de sus rivales, un charco de aceite testificaba otro abandono por culpa de la unidad de potencia. Un fallo hidráulico también había noqueado a Sainz en la novena vuelta. La carrera se había acabado, tanto para Ferrari como para Red Bull. Tras la decepción de Montmeló, el fiasco de Mónaco y ahora el desastre de Bakú. Queda flotando la incógnita que Ferrari abre sobre su fiabilidad en las próximas carreras.

Carlos Sainz en el GP de Azerbaiyán de F-1 2022.

“No se trata de traer una nueva unidad de potencia, tenemos que tener claro cómo gestionar el tema a corto plazo”, indicaba Binotto al terminar la prueba. Aunque emplazaba a posteriores análisis en Maranello sobre las causas del incidente, no ofrecía garantías de que la fiabilidad sea un tema puntual o resuelto. ¿Deberíamos acortar el tiempo de uso de las piezas, o cambiar los parámetros operativos? Se preguntaba Binotto, al menos de cara a la galería. “Los componentes se enviarán de vuelta a Maranello y, como de costumbre, se desmontarán e intentarán comprenderlos y repararlos lo antes posible. ¿Es algo que depende de la calidad, la fiabilidad o el uso? No lo sé todavía, pero creo que no hay duda de que cuando tienes tantos problemas de fiabilidad, hay preocupación”.

Ferrari desfallece, Red Bull se rearma

Pero en Bakú no se trataba solo de fiabilidad. Ferrari empieza a desfallecer. “Más que donde estamos respecto a nuestros rivales en la clasificación, la única preocupación de hoy es lo que nos falta” resumía el responsable de Ferrari sobre el rendimiento global de Ferrari. “Hemos tenido problemas de fiabilidad, la salida de Charles no fue perfecta, hubo un error en la parada en boxes, hemos tenido problemas en las últimas carreras… Así que nos falta mucho para progresar sin mirar a los demás”, admitía Binotto. Mientras tanto, Red Bull sigue acumulando una victoria detrás de otra.

Fernando Alonso, por su parte, logró llevarse de Bakú una marca personal. Con 341 grandes premios en su haber, son ya 21 años y 3 meses desde que llegó a la Fórmula 1, convirtiéndose en el piloto con más amplia trayectoria en la disciplina. En lo deportivo, mientras tanto, pocos cambios. En Bakú puntuar por tercera vez consecutiva con su séptimo puesto. Pero, de nuevo, su A522 evidenció sus limitaciones.

Fernando Alonso en el GP de Azerbaiyán de F-1 2022.

Apostando por su mayor velocidad punta en este trazado, la menor carga aerodinámica le hizo sufrir en las zonas más sinuosas. De nuevo, Alonso extrajo petróleo de Bakú. “Hicimos una buena salida, una buena estrategia, una buena parada en boxes. Cuando haces esto en Bakú normalmente siempre ganas una posición por el caos que se genera delante de ti”. Alonso aplicó nuevamente esa teoría que tantos réditos le daba en el pasado ante la singular naturaleza de esta pista. “Salimos de Barcelona, Mónaco y Bakú con buenos puntos. A seguir en Canadá”. De tercer o cuarto monoplaza, nada de nada por el momento. Más bien, al contrario.