miércoles, 5 octubre 2022

La guerra de Ucrania le cuesta 5 millones de euros en pérdidas a Continental en sólo seis meses

El fabricante de neumáticos y componentes para vehículos Continental tiene pérdidas netas atribuidas de 5,3 millones de euros en la primera mitad del año. Frente a los 992,9 millones de euros que ganó un año antes, según las cifras presentadas este martes por la compañía.

Escasez de componentes

La compañía alemana resaltó que las incertidumbres geopolíticas como consecuencia de la guerra en Ucrania, la interrupción de las cadenas de suministro y el aumento de los precios de las materias primas, la energía y la logística. Junto con la escasez de componentes y las consecuencias de los cierres por coronavirus en China, afectaron «fuertemente» a los resultados del semestre.

Continental neumatico Motor16

Continental obtuvo unas ganancias operativas de 210,7 millones de euros hasta el pasado mes de junio, un 81,44% menos. Con un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 1.780 millones de euros, una caída del 20,7% respecto al primer semestre del año previo.

La compañía con sede en Hanover cerró el semestre con una facturación de 18.722 millones de euros. Esto se traduce en un aumento del 10,6% en la comparativa con los ingresos de 16.929 millones de euros contabilizados entre enero y junio de 2021.

Solamente en el segundo trimestre de este año, las pérdidas netas de la compañía ascendieron a 250,7 millones de euros, frente a las ganancias de 545,3 millones del mismo período de 2021.

Continental tiene pérdidas

Esto se debe, en gran parte, al deterioro de activos por valor de unos 75 millones de euros en Rusia como consecuencia de las sanciones impuestas. Además, en los últimos tres meses se produjeron gastos de reestructuración por valor de 63 millones de euros en el sector del grupo ContiTech. Todo ello para la transformación de algunos centros de producción.

Las pérdidas operativas fueron de 164,6 millones de euros, frente a las ganancias de 472,7 millones de un año antes. Mientras, el Ebitda se situó en 848,6 millones, lo que supone una regresión del 17,8%. La facturación aumentó un 13%, con 9.444 millones de euros. Como consecuencia de ello, Continental tiene pérdidas.