Sorprende el nuevo todocamino de Seat por su aplomo y la eficacia de su motor tricilíndrico pero con mucho genio.

Artículo anteriorPrueba Seat Arona 1.0 TSI Xcellence. Exterior
Artículo siguientePrueba Seat Arona 1.0 TSI Xcellence. Interior