Las prestaciones están dentro de lo esperado por sus 84 CV, pero no ponen en apuros a un chasis muy equilibrado. Nos ha sorprendido su excelente capacidad de frenado, con unas distancias medidas muy llamativas.

Artículo anteriorPrueba Hyundai i10 1.2 MPI at style exteriores
Artículo siguientePrueba Hyundai i10 1.2 MPI AT Style interiores