Completo y funcional, puede que el acabado no sea de '10', pero el kuga está bien hecho y presume de agrado general. El cambio manual va bien, pero en ciudad se agradecería una caja automática.

Artículo anteriorPrueba Ford Kuga 2.0 Ecoblue MHev ST-Line 2
Artículo siguientePrueba Ford Kuga 2.0 Ecoblue MHev ST-Line 4