jueves, 18 agosto 2022

Mercedes EQV, la hora del lavado de cara

El Mercedes EQV, la furgoneta eléctrica que la marca alemana fabrica en Vitoria –junto a sus versiones de combustión- se prepara para una actualización de su imagen. Con ello se prepara para distinguirse de una competencia que, también en el segmento de los comerciales eléctricos y sus versiones de pasajeros, cada vez es más dura.

Porque al Mercedes EQV se le suman modelos como el Volkswagen ID.Buzz, las alternativas de Stellantis: Citroën Spacetourer, Fiat Ulysse, Opel Zafira o Peugeot Partner. O también el inminente Ford Transit Custom eléctrico.

Por eso la marca de la estrella se ha propuesto actualizarlo al máximo para dar la batalla frente a todos sus rivales. Los cambios principales estarán en el exterior, sobre todo en la parte delantera.. Se trata de poner a punto la carrocería y modernizar la imagen. Y al mismo tiempo distinguirla en cierto modo de la de las versiones de combustión del Clase V de Mercedes.

La parte delantera del Mercedes EQV cambia

En la parte delantera se acumularán los principales cambios, con una parrilla que se modernizará y que ahora aún no podemos ver porque está bastante tapada por el camuflaje. Habrá una nueva rejilla y un nuevo paragolpes. Y posiblemente también unos nuevos faros.

En la parte trasera hay menos camuflaje y eso anuncia unos cambios más ligeros. Eso nos hace pensar que simplemente sean las luces traseras las que tengan algún cambio en el estilo de los gráficos. Aunque tampoco sería de extrañar que hubiera algún retoque en el paragolpes trasero. Y también puede haber algún cambio en el lateral, pues la zona inferior de las puertas ha sido ligeramente tapada para esconder alguna cosa.

Y en el interior del EQV vemos que hay bastante camuflaje, lo que indica, sin duda, que los cambios aquí van a tener incluso mayor importancia que los que se van a hacer en el exterior, en la parte delantera.

Una gran pantalla en el interior del Mercedes EQV

Quizás lo más llamativo, que ya no es un secreto, es que va a contar con una gran pantalla, en el mismo estilo que algunos de los últimos modelos de Mercedes. Será similar a las HyperScreen del Mercedes EQE, por ejemplo. Y también incorporará el nuevo sistema de infoentretenimiento MBUX que la firma alemana de la estrella inauguró con el Mercedes Clase A.

También parece que van a cambiar las salidas de aireación del interior, que habitualmente en la marca alemana son redondas y sin embargo aquí parece que su diseño es cuadrado. Aunque tampoco nos extrañaría que fuera, simplemente, algún truco de camuflaje hecho para despistar.

Su llegada está prevista para 2023 y aún no podemos confirmar si habrá cambios en la parte mecánica o en la de la propulsión. Podríamos pensar que pudieran ofrecer alguna otra alternativa a la única opción que ahora mismo está disponible como 0 emisiones. Pero aún no están claro que vaya a ser así.

En cualquier caso, los planes de Mercedes para el futuro EQV son bastante ambiciosos. Y los cambios que prepara reflejan esa ambición de la marca alemana.