viernes, 30 septiembre 2022

El legendario buggy Meyers regresa a la vida con mecánicas eléctricas

Corría el año 1964 cuando el artesanal carrocero Meyers Manx desarrolló un kit con una carrocería de fibra de vidrio para convertir en buggy el legendario Volkswagen Beetle. Pues ahora es vehículo regresa a la vida, pero con una mecánica totalmente eléctrica. Y todos sus detalles se darán a conocer en cuestión de días.

Meyers Manx acaba de presentar este sensacional buggy, que ahora tiene una mecánica 100% eléctrica. Y todo después de que el diseñador del modelo original, Bruce Meyers, vendiera la empresa en el año 2020 antes de fallecer un año más tarde a los 94 años de edad. La empresa ahora pertenece a Trousdale Ventures, que tiene a Philip Sarofim al frente. Y este es todo un apasionado del mundo del automóvil.

Conserva el diseño exterior del buggy original de Meyers

Meyers Manx 2.0 Buggy. Imagen estática frontal.

Sabiendo de lo que tenía entre sus manos, contó con Freeman Thomas, quien ha colaborado en la creación de vehículos tan icónicos como los Audi TT y Volkswagen New Beetle. El está al frente del desarrollo de este Meyers Manx 2.0 como director ejecutivo de la compañía.

A diferencia del buggy original, esta criatura no cuenta con un motor bóxer refrigerado por aire que sobresalga por su parte trasera. Sin embargo, el resto recuerda poderosamente a aquel mítico vehículo que causó furor hace cerca de 60 años. También a diferencia del particular Volkswagen ID.Buggy Concept que fue mostrado en 2019 como una reinterpretación moderna del Meyers Manx original, este que ahora tienes ante tus ojos se mantiene tal cual la receta original. Es por ello que presenta una carrocería formada por una única pieza, donde guardabarros y faros quedan más expuestos. Este buggy también contará con un techo rígido desmontable, barras protectoras y un interior sencillo y de aire retro, donde hay un volante de tres radios y dos asientos sin reposacabezas.

Con 204 CV y hasta 480 km de autonomía

Meyers Manx 2.0 Buggy. Imagen frontal.

Sarofim aseguró que a pesar de mantenerse fiel al original en materia de diseño, cada pieza de este Meyers Manx 2.0 ha sido revisada. Con la excepción de las carcasas de los faros, que es lo único que hereda de su antepasado.

Pero esta nueva criatura no está relacionado a nivel mecánico con el legendario Volkswagen Beetle. Muestra de ello es que este Meyers Manx 2.0 está sustentado sobre una arquitectura monocasco de aluminio que viene de un proveedor del que no han dado más detalles. Además en la parte trasera hay dos motores eléctricos que producen un total de 150 kW de potencia (204 CV) y 325 Nm de par motor. Estos dos motores se alimentan gracias a unas baterías de iones de litio que ofrecen 20 o 40 kWh de capacidad. Y esto dicen que se traduce en una autonomía de 150 y 300 millas respectivamente. Eso lo puedes traducir en 240 y 480 kilómetros respectivamente.

Las primeras 50 unidades de este buggy llegan en 2023

Meyers Manx 2.0 Buggy. Imagen trasera.

Meyers ofrece unas prometedoras cifras de autonomía, pero gracias también al ligero peso de este sensacional buggy. Muestra de ello es que las versiones con batería de 20 kWh pesan apenas 680 kilos. Esa tara aumenta hasta los 750 kilos en el caso de los que esconden la batería de 40 kWh. Este último también se permite el lujo de acelerar de 0 a 60 millas por hora (96 km/h) en cuestión de 4,5 segundos.

La compañía producirá las primeras 50 unidades de este Meyers Manx 2.0 en el año 2023. A estas unidades se les sumarán más en 2024, que será cuando arranque la producción de manera regular en unas instalaciones en Estados Unidos.

Lo que se mantiene en absoluto secreto son los precios de este sensacional buggy eléctrico. Sin embargo estos podrían desvelarse en cuestión de poco tiempo, porque la compañía lo va a presentar al público en el evento The Quail Motorsports Gathering. Allí también comenzará a aceptar los primeros pedidos.