domingo, 2 octubre 2022

Max Verstappen sigue envuelto en una nube, ahora de color naranja

Max Verstappen lograba en Zandvoort la cuarta victoria consecutiva desde el pasado Gran Premio de Francia. Pero lejos de cualquier idea preconcebida ante semejante racha, ganar ante su público fue tarea laboriosa y, en algunos momentos, dudosa. Entre otras razones, porque un tercero en discordia complicó la vida a Red Bull y su piloto. No fue Ferrari.

El aplastante paseo de Spa no se repetía en Zandvoort, pero el resultado fue el mismo. Con una sola recta y una larga sucesión de curvas sin respiro, a priori se antojaba terreno favorable a Ferrari. Pero muy pronto quedó desmentida la premisa. En las primeras vueltas Charles Leclerc y Carlos Sainz conocieron su destino. De no ser por el incidente de Checo Pérez en los entrenamientos el sábado, quizás los Mercedes hubiera salido por delante de los monoplazas italianos. Incluso Hamilton pudo haber logrado la pole con el ritmo que llevaba en su vuelta final. Fue un anticipo para el domingo, porque aquellas características de Zandvoort que parecían favorecer a Ferrari jugaron, sin embargo, a favor de Mercedes.

VERSTAPPEN 1 Motor16

Una carrera laboriosa para Max Verstappen

Fue una carrera compleja, revuelta en su recta final por el coche de seguridad virtual de Tsunoda y el real de Bottas, con diferentes estrategias posibles, y los dos Mercedes luchando por la victoria gracias a una agresiva estrategia a una parada, que fue trastocada por las interrupciones mencionadas. En su primera parte parecía, la carrera parecía sentenciada por el holandés tal y como controlaba a los Ferrari, Verstappen se escapaba hacia el triunfo hasta que los Mercedes pasaron al ataque quedándose en la pista. Era evidente que Verstappen tendría que sudar. Quién sabe qué hubiera ocurrido si el holandés no hubiera podido montar los blandos en la recta final de la carrera gracias a las interrupciones.

HAMILTON Motor16

Los Mercedes jugaron a doble baraja con Hamilton y Russell tras la salida del coche de seguridad. Fueron ambiciosos. Ganó la de Russell, que dejó a su compañero echando humo por la emisora contra su equipo, para luego disculparse. “La estrategia y el coche habían sido tan buenos hasta ese momento, las paradas fueron fantásticas, las mejores que habíamos tenido en todo el año. Me estaba animando, estaba pensando que todos estábamos acertando. Tenía muchas esperanzas de que íbamos a lograr un doblete juntos como equipo”. Tenía razones para ello el británico. Al final, fue el propio Hamilton quien se quedó fuera del podio. Pero Mercedes había luchó por el triunfo como nunca antes esta temporada. Russell estaba seguro de que, sin el coche de seguridad, un Mercedes habría ganado.

Mercedes dejó en evidencia a Ferrari

LECLERC Motor16

Sin embargo, más que la puntual resurrección de Mercedes, el Gran Premio de Holanda dejó en evidencia a Ferrari. De no mediar revolución de rendimiento en el equipo italiano, a este ritmo de pérdida de puntos de Leclerc frente a Verstappen será cuestión de llegar pronto a la carrera en la que Verstappen se proclamen matemáticamente campeón. A este ritmo, incluso en el Gran Premio de Singapur.

“El tercero era el máximo posible”, reconocía Charles Leclerc al terminar la carrera, Pero a la pérdida de rendimiento comparativo se unía en Zandvoort el desastroso trabajo de Ferrari con Sainz. “Todo lo que podía salir mal, salió mal”, reconocía abatido el español. Su primera y eterna parada en boxes, el retorno posterior a la pista tras el coche de seguridad…Pero, sobre todo, Ferrari vuelve a dejar la impresión de haber tocado techo esta temporada. “Es el ritmo de carrera dónde nos estamos perdiendo. No estoy contento con cómo se sintió el coche en la carrera, fue muy difícil de conducir, siempre peleábamos con la parte trasera, mucho sobrecalentamiento, y necesitamos averiguar por qué el monoplaza no es tan fuerte en la carrera como en la clasificación”, resumía el piloto español.

SAINZ Motor16

“No estamos satisfechos hoy”, confirmaba un desconcertado Mattia Binotto. “Nos faltó ritmo y ya ha estado ocurriendo durante algunas carreras. Cuando te preocupa el ritmo, entonces no estás a la altura de las expectativas, y hay que investigar las causas”. El mismo discurso que en Spa, pero ahora en una pista teóricamente más favorable. Si Red Bull ha dado un salto cualitativo en términos de evolución del RB18 y Ferrari se ha estancado con el F1-75 es algo a lo que Mattia Binotto no sabía responder a final de la carrera. Las últimas victorias de Verstappen en pistas de distinta naturaleza confirman que el monoplaza austríaco ya supera al italiano allá donde antes este dominaba a su rival. La próxima cita, en Monza, es de los peores escenarios para el F1-75 en comparación a Red Bull.

Fernando Alonso, espléndido

ALONSO Motor16

Fernando Alonso, sin embargo, completó un espléndido fin de semana. De los mejores desde su retorno. Su remontada hasta la sexta posición era impensable hasta para el propio piloto. Adelantamientos en pista a los AlphaTauri hasta la primera parada en boxes, ritmo espectacular con los duros para superar a su compañero de equipo (que había rodado cuatro puestos por delante), ataque a Lando Norris y defensa posterior al británico… En el fin de semana del fiasco de Oscar Piastri, en Alpine deben preguntarse muchos de sus miembros por qué han dejado escapar a semejante piloto, por razones de edad. «Probablemente, la mejor carrera del año desde el punto de vista del pilotaje», reconocería el propio Alonso, “la verdad es que sexto no lo hubiésemos imaginado el sábado» «Muy exigente, muy física, ¡fueron 72 vueltas clasificatorias!». ¿Edad? Fernando Alonso dejó una nueva tarjeta de visita en Zandvoort, y un mensaje para quien duda de su evolución como piloto. Cada día, mejor.