viernes, 19 agosto 2022

Peugeot 9×8, nacido para la épica

La ausencia de alerón en el Peugeot 9X8, presentado para Le Mans, promete marcar una nueva época para la competición de resistencia, junto a un esquema mecánico híbrido que abre el camino para la electrificación de uno de los campeonatos que mejor resumen la esencia del automovilismo.

Las 24 Horas de Lemans de 1967 marcaron un hito tecnológico con la aparición del primer coche de resistencia con alerón, se trataba de un Chaparral 2F. Desde entonces los alerones han sido casi obligados en la competición, hasta que este año la marca del león ha decidido ir un paso más allá presentando el Peugeot 9×8, un concept muy definitivo con el que la marca tiene pensado tomar la salida en las 24 Horas de Le Mans. Pese a las dudas iniciales, parece que los test que está llevando a cabo la firma van viento en popa y finalmente el 9×8 podrá estar en la parrilla de la mítica prueba de resistencia.

Un verdadero icono conceptual

Matthias Hossan, responsable de Peugeot Design, habla de este proyecto con verdadera pasión; «habrá un antes y un después del Peugeot 9×8. Rompe completamente con el código de los coches de competición, la clave era que estábamos diseñando un Peugeot, no un coche de carreras, hemos intentado crear un superdeportivo que pudiera conducirse tanto en un circuito como en la carretera».
De hecho,el 9×8 esconde gran cantidad de guiños a los Peugeot de calle, tanto presentes como futuros. Tanto es así que su carrocería fue el primer sitio en el que pudimos ver el inédito logotipo de la marca gala. Además de un coche de carreras de trata de un verdadero icono conceptual destinado a anticipar el futuro estilístico de la firma, algo que vemos en detalles como el logo con led de la marca, o las tres garras presentes tanto en la iluminación delantera como en la posterior.

Motor eléctrico de 270 caballos, y tracción integral

El color verde Kryptonita, que ya hemos podido ver en alguno coches de calle como el 508 PSE forma parte también de la identidad del nuevo 9×8, un color que en palabras de Matthias sirve para expresar el cambio tecnológico y cultural que simboliza, de hecho el 508 PSE comparte características tecnológicas con el 9×8. El equipo de ingeniería trabajó con un boceto completo del coche gracias a un casco de realidad virtual.
Peugeot puede considerarse un verdadero innovador en materia mecánica especialmente en las 24 Horas de Le Mans, de hecho en 2009 ganó la prueba con el mítico 908 V12 HDI-Fap. Ahora quiere repetir la misma gesta con el 9×8 híbrido, que combina un motor V6 de 2.6 litros biturbo con 680 caballos con un motor eléctrico de 270 caballos, y tracción integral.

DCC086

Personalidad reconocible durante la noche

Capítulo aparte merece el código de iluminación del coche, en el que ha primado dotarle de una personalidad reconocible durante la noche, que sea diferente a cualquier otro y que sea fácilmente identificable gracias a las tres garras tanto delante como detrás.
En el interior se mantiene vigente el esquema i -Cockpit, aunque en este caso adaptado al milímetro al piloto. Todo con un elevado grado de ergonomía e intuición. Una puesta de largo de verdadero lujo de la mano de Agnieszka Doroszewicz, una conocida fotógrafa que ha hecho del automóvil y la competición su verdadera pasión, y que ha convertido al Peugeot 9×8 en protagonista en una de las sesiones más espectaculares que han pasado por nuestras páginas, con una iluminación muy particular que ha sacado a la luz todo el atractivo de este hypercar.

Gama De prototipos y competición. Fábrica de sueños

La historia de Peugeot está jalonada por prototipos espectaculares y coches de competición que han marcado una época. Detrás de ellos ha estado siempre tanto Peugeot Sport como Peugeot Design. Entre los primeros destacan piezas como el Asphalt, un biplaza roadster con planteamiento de competición con motor gasolina de 90 caballos y un peso de 580 kilos, que vio la luz en 1996. El EX1 Concept, con 344 caballos, nació como un roadster de fibra 100% eléctrico que batió varios récords de aceleración en 2010, año de su lanzamiento. Sin dejar de lado al Oxia de 1988, un concept de 680 caballos que adelantaba muchos de los rasgos que con posterioridad veríamos en varios coches de calle de la firma. En materia de competición sus creaciones son sencillamente míticas, como las versiones para el Pikes Peak, con el 405 T16 con el que Ari Vatanen batió el récord de la subida marcado por Walter Rohrl. O el 208 Pikes Pike edición Mont Ventoux con el que Loeb conquistó la mítica cima, sin dejar de lado los 205 WRC que se hicieron con dos títulos del mundial de marcas, dos de pilotos y posteriormente con el Dakar.