miércoles, 17 agosto 2022

¿Era inevitable que Fernando Alonso dejara Alpine?

Desde que llegaron Luca de Meo y Laurent Rossi a lo que hoy es Alpine, se marcharon Cyril Abiteboul al arrancar el proyecto. Después, Marcin Budkowsky, el ex campeón del mundo Alain Prost, y fue orillado el fichado Davide Brivio. En 2023 será Fernando Alonso, quien siempre había defendido que el equipo de Enstone ejercería como último remanso para su retorno y hogar donde acabar su carrera deportiva en la Fórmula 1.

Algo habrá fallado para Alonso si ha decidido no continuar con Alpine. Una oferta irrechazable frente a una hipotética falta de compromiso hacia sus aspiraciones. O ambos escenarios se han dado a la vez.

Alpine no ha sido el proyecto ganador que esperaba Fernando Alonso

Alpine no se convirtió en ese proyecto que “El Plan” pretendía, una suerte de metáfora con la que jugaban los aficionados en las redes sociales y fue alimentada por sus protagonistas. No ha sido el proyecto ganador que Alonso esperaba en la nueva era de la Fórmula 1. Por falta de suficiente compromiso económico, lentitud de respuesta ante los numerosos cambios en la cúpula o cualesquiera razones, a Alonso solo le faltaba tener que esperar meses para que la cúpula de Alpine (o el propio Luca de Meo) respondiera a sus demandas. Otros con más compromiso, velocidad y proyecto se han adelantado.

El equipo francés se encontraba atrapado en un difícil dilema: apostar por un doble campeón del mundo de indudable potencial mediático y gigantesca experiencia en la pista, capaz de amortizar su salario con los puntos en pista, o perder su gran apuesta de futuro abonada durante varios años en las categorías inferiores, el australiano Oscar Piastri. Si Alpine renovaba por dos años a Alonso, Piastri tendría la opción de marcharse de no encontrar acomodo en el equipo francés.

Hubo desavenencias económicas entre Alonso y Alpine

Otmar Szfnauer, el responsable del equipo, dejaba entrever en Hungría que también debían existir desavenencias económicas. En todo caso, resultaba evidente que la pelota estaba en el tejado del equipo francés, según se desprendía de las palabras del propio Alonso. “Cuando dos partes quieren ponerse de acuerdo en algo, tardan diez minutos. Cuando dos partes pelean para ponerse de acuerdo en algo, tal vez una de las partes no esté contenta. Así que no llevará más de diez minutos con lo que sea que esté hablando, si no, resultará extraño”, insinuaba misteriosamente el español la pasada semana. ¿Quién no estaba contento? En realidad, quizás en ese momento la decisión estaba ya tomada y simplemente cuajaron sobre un papel firmado las conversaciones habidas durante estos meses previos para el supuesto de que el Sebastian Vettel se retirara.

¿Vettel? El alemán acentuó durante este año su perfil reivindicativo, con decisiones loables desde el punto de vista mediático, pero difícilmente comprensibles en la lógica de la Fórmula 1 y de su relación con un equipo del perfil de Aston Martin. Como aquella camiseta y casco sobre cierto tipo de extracción de petróleo en Canadá, poniendo en una difícil posición a Lawrence Stroll, intervención incluida de una ministra local. Cada vez resultaba más evidente que el alemán no mantenía la actitud y perfil de quien busca un acuerdo con su equipo o la continuidad con la Fórmula 1. O también puede que Vettel comprendiera que tenía los días contados ante la posición de Lawrence Stroll y Martin Withmarsh, 25 años en McLaren y uno de los artífices del retorno de Alonso a McLaren. Es decir, recibir ofertas que no se podían aceptar.

Si Alpine quería conservar a Fernando Alonso, aunque con ofertas cicateras para los objetivos del español, quizás cometió un error de cálculo al no contar con la posible retirada de Sebastian Vettel. Y este supuesto entraba en su escenario de posibilidades, o De Meo y Rossi estuvieron romos de reflejos, pensaban que Alonso no tenía opciones o, simplemente, solo querían al español en sus propios términos. Incluso en Hungaroring los escalones inferiores del equipo parecían convencidos de que el español seguiría en el equipo.

Quizás Alonso y Aston Martin habían llegado a un preacuerdo si Vettel anunciaba su retirada. Quizás el alemán se vio obligado a tomar esta decisión ante la falta de compromiso por parte de Aston Martin, además de sus opciones de carácter personal. ¿Fue empujado Vettel hacia la retirada? Ya sin el piloto alemán, era cuestión de horas poner una firma.

El reto de Aston Martin

A la postre, quizás Fernando Alonso quedó seducido ante la oferta de Aston Martin, y solo alargó artificialmente su negociación con Alpine. O decidió que la falta de compromiso del equipo francés hacía más atractiva si cabe aquella. Sin duda, la oferta económica será superior a la de Alpine. En el comunicado se reincidía en el acuerdo ‘plurianual’, uno de los objetivos de Alonso, quien buscaría estabilidad para su última etapa en la Fórmula 1, la que no le ofrecía Alpine. Y, sobre todo, el español salta a una organización por ahora no tan competitiva como el equipo francés, pero está inmersa en la mayor reorganización actual en la Fórmula 1.

14 ALONSO Fernando (spa), Alpine F1 Team A522, action during the Formula 1 Aramco Magyar Nagydij 2022, Hungarian Grand Prix 2022, 12th round of the 2022 FIA Formula One World Championship from July 28 to 31, 2022 on the Hungaroring, in Mogyorod, Hungary – Photo Joao Filipe / DPPI

Nueva fábrica y túnel de viento, fichajes de alto nivel, tanto ejecutivos como técnicos (ingenieros de Red Bull), magnifico portfolio de patrocinadores… Fernando Alonso pone la guinda con su dimensión deportiva y mediática a un proyecto multimillonario. Y ejercerá como embajador para la marca como no podía hacerlo ya Sebastian Vettel. Sin duda, Alpine se había quedado pequeño para Alonso, y de aquí su marcha a Aston Martin.

A partir de ahora, muchos se quedarán sin vacaciones durante este mes de agosto para terminar de cuajar el mercado de fichajes. No será el caso de Fernando Alonso.