lunes, 8 agosto 2022

Sitios de la Comunidad de Madrid para hacer un circuito de Fórmula 1

La comunidad de Madrid, presidida por Isabel Díaz Ayuso, dio el primer paso para devolver a la capital un deseo que se le resiste desde hace 41 años: albergar una carrera de F1. Su carta al nuevo mandamás, Stefano Domenicali, fue una declaración de intenciones en toda regla. Enrique López, Consejero de Presidencia, insistió en que la región se encuentra en pleno desarrollo económico y social, destacando la gran cantidad de turistas que visitan la ciudad y las competencias deportivas que se desarrollan.

Es totalmente viable el desarrollo de un Gran Premio en Madrid, no cabe duda. Pero por ahora no hay proyecto. Hablamos, por tanto, de una ensoñación que, de materializarse, tendría que buscar su hueco en el calendario a largo plazo y ponerse a la cola de Las Vegas, ya confirmado, pero también de otros emplazamientos con un futuro más o menos claro: Sudáfrica, Marruecos o Niza, en sustitución quizá de Paul Ricard, llaman a la puerta.

Madrid y Montmeló son incompatibles

Con su interés por la Fórmula 1, el gobierno del PP en Madrid lanza un globo sonda como ya hiciera con su manifestación pública de volver a perseguir el sueño olímpico, algo que finalmente ha quedado en nada, y recuerda al interés profesado por el gobierno del mismo color en Andalucía, que también sueña tiempo ha con devolver la máxima categoría del motor a Jerez. Es decir, del deseo al hecho hay un trecho… y tampoco parece fácil tirar del calendario a un circuito consolidado como Montmeló.

El contrato con el trazado catalán termina en 2026. Fue renovado recientemente, pese a que no aporta grandes cifras económicamente, ni tampoco en lo mediático, y qué decir del desastre organizativo en su última edición, con miles de personas afectadas. Barcelona-Cataluña tiene los próximos años asegurados, pero camino de 2030 ya es otro cantar. Con un calendario tan apretado como el que se plantea en un futuro próximo es utópico contar con dos circuitos en España. Madrid quiere preparar el terreno para ser la alternativa en cinco años.

F1 en Madrid