miércoles, 6 julio 2022

CanAm Nichols N1A: la reedición del sueño americano

La Canadian-American Challenge Cup, más conocida como CanAm, fue una famosa competición de prototipos que tuvo ligar en Canadá y Estados Unidos entre los años 60 y 80 del siglo pasado. Ahora, un ingeniero ha creado su propio coche inspirado en los modelos de carreras de esa disciplina americana. Se llama Nichols N1A.

Muchos sueñan con crear su propio coche, pero solo unos pocos lo consiguen. Ser ingeniero aeroespacial y haber estado involucrado en el desarrollo de algunos de los Fórmula 1 más rápidos de la historia, como el McLaren MP4/4 de Ayrton Senna y Alain Prost facilita mucho las cosas.

Es el caso de Steve Nichols, un americano que trabajó en la Fórmula 1 hasta que dejó de ser el Director Técnico de Jaguar Racing al final de la temporada 2001. Hasta entonces también pasó por McLaren, Ferrari y Sauber. Esa experiencia acumulada a lo largo de casi dos décadas le ha servido para dar forma a su propio sueño.

Un CanAm moderno y perfeccionado

Se llama Nichols N1A y es lo más parecido a un coche de competición de la disciplina CanAm que puede utilizarse para circular por la calle. Steve Nichols se ha inspirado en el McLaren M1A de mediados de los años 60, de hecho, el apellido del coche de Nichols es muy parecido al de modelo de competición inglés.

El diseño exterior e interior del Nichols N1A también tiene mucho que ver con el del McLaren M1A que compitió en la Can-AMG hasta principios de los años 70. Eso sí, Steve Nichols se ha tomado ciertas licencias para dar forma a un coche más eficaz. No en vano, se trata de su gran capricho y ha buscado la perfección.

650 CV para 900 kg

El resultado es un salvaje deportivo sin techo que se asienta sobre un chasis de fibra de carbono y aluminio. Las suspensiones tienen un esquema moderno y el encargado de dar vida al Nichols N1A es un motor V8 capaz de desarrollar hasta 650 CV. Este bloque de origen General Motors manda toda la potencia a las ruedas traseras a través de una caja de cambios manual de seis relaciones.

Lo mejor de todo es que ese músculo sirve para mover un conjunto que detiene la báscula en 900 kg, por lo que las prestaciones están más que garantizadas. Nichols también ofrecerá a sus clientes la posibilidad de montar un motor menos potente en su Nichols N1A. En este caso hablamos de una mecánica V8, también General Motors, pero con 450 CV.

La historia se repite con el Nichols N1A

Lo que no está claro es cuántas unidades se fabricarán de este monstruo. “No partimos con la intención de entrar en producción”, ha dicho Steve Nichols. “Era una idea de la que John Minett, director ejecutivo de Nichols Cars, y yo, habíamos estado hablando durante un tiempo. Al final, pensamos que también podríamos construir uno y ver cómo funciona. Una vez que la gente lo vio, la respuesta fue increíble. Es un poco como el M1A original que inició toda la historia de McLaren. Bruce McLaren lo construyó como una pieza única para su uso personal. ¡Entonces la gente comenzó a preguntarle si podía producir algunos más!”.

Esto invita a pensar que Nichols no solo fabricará un Nichols N1A, aunque, en cualquier caso, su producción será muy limitada. Al fin y al cabo se trata de un coche artesanal y muy exclusivo.

Homologado para la vía pública

“Uno de los aspectos más gratificantes del proyecto”, añade Nichols, “ha sido la oportunidad de trabajar con algunos increíbles expertos mundiales en estructuras y suspensión, con sede aquí en el Reino Unido, así como con algunos colegas fantásticos de mis días en McLaren”.

En cuanto a su uso, el Nichols N1A puede conducirse en circuito y en la carretera. Lo sabemos porque la primera unidad fabricada incorpora faros y matrícula. La placa es de Reino Unido. Pero no debería existir ningún problema a la hora de utilizarlo en cualquier otro lugar de Europa. Cuando arranque su comercialización a finales de este año saldremos de dudas.