Porsche 911 Carrera Cabriolet

Porsche 911 Carrera Cabriolet

El Porsche 911 Carrera Cabriolet es la versión descapotable del Porsche 911 Carrera Coupé. Porsche lleva fabricando el modelo 911 desde 1963, cuando fue presentado en el Salón del Automóvil de Fránforct, en Alemania. El 911 fue el sustituto del también mítico del Porsche 356. La generación actual, presentada en 2019, es la octava (992).

La plataforma sobre la que está construida el Porche 911 Carrera es la denominada MMB, que es la misma que la de la generación anterior, pero con cambios tan importantes que incluso tiene prevista una futura versión híbrida.

La longitud exterior del Porsche 911 Carrera Cabriolet es de 4,51 metros. De anchura mide 1,85 metros y de altura, 1,29 metros. La distancia entre ejes, o batalla, es de 2,45 metros de longitud. Por su parte, el volumen del maletero es de 132 litros de capacidad. La capota es de lona y accionamiento eléctrico y tarda doce segundos en abrir o cerrar y admite hacerlo en marcha hasta 50 km/h. El interior ofrece cuatro plazas y las traseras son un poco más estrechas que en el Coupé debido al espacio que necesita la capota.

Tracción trasera o total y hasta 650 CV

Lo mismo que el Porsche 911 Carrera Coupé, el Porsche 911 Carrera Cabriolet se puede elegir con tracción trasera o con tracción a las cuatro ruedas. Son el Carrera y el Carrera 4S, respectivamente, y que en esta generación tienen ambos la misma anchura.

A similitud de modelos por potencia y equipamiento, el 911 Carrera Cabriolet es más de 15.000 euros más costoso. El motor es siempre alimentado por gasolina y trasero longitudinal. Y la caja de cambios, o manual de siete velocidades o ocho relaciones de cambio de doble embrague (PDK). La diferencia de peso entre la caja manual y la automática es de 45 kilos a favor de la primera.

Prácticamente, el Porsche 911 Carrera Cabriolet comparte las mismas mecánicas que el 911 Carrera Coupé. Las potencias van desde los 385 hasta los 650 caballos. En total, cuatro niveles de potencia distintos. Todos superan muy ampliamente los 100.000 euros de precio de compra. A diferencia del Coupé, el Porsche 911 Carrera Cabriolet no tiene versiones tipo o de denominación GT3, etc.

Así, el Porsche 911 Carrera Cabriolet tiene un motor de 6 cilindros de tipo Bóxer de 3,0 litros de cilindrada con inyección directa, sobrealimentación por turbocompresor, intercooler y 385 caballos a 6.500 revoluciones por minuto. El par máximo declarado oficial es de 450 Nm entre 1.950 y 5.000 revoluciones por minuto. Las prestaciones son de 291 kilómetros por hora de velocidad máxima y 4,4 segundos para pasar de 0 a 100 kilómetros por hora. De esta también está el Porsche Carrera 4 Cabriolet.

Con 450 caballos, está el Porsche 911 Carrera S Cabriolet, así como el Porsche 911 Carrera S Cabriolet PDK, el Porsche Carrera 4S Cabriolet y el Porsche 911 Carrera 4S Cabriolet PDK. El motor es el 3,0 litros de cilindrada tipo Bóxer con inyección directa, sobrealimentación por turbocompresor, e intecooler. La potencia mencionada de 450 caballos está disponible a 6.500 revoluciones por minuto y el par máximo declarado oficial es de 530 Nm entre 2.300 y 5.000 revoluciones por minuto.

El Porsche 911 Turbo Cabriolet tiene un motor de 6 cilindros tipo Bóxer de 3,7 litros de cilindrada con inyección directa, sobrealimentación por turbocompresor de geometría variable, intercooler y 581 caballos a 6.500 revoluciones por minuto. El par máximo declarado oficial es de 750 Nm entre 2.250 y 4.500 revoluciones por minuto. Alcanza los 320 km/h. de velocidad máxima y acelera de 0 a 100 Km/h. en 2,9 segundos.

Por último, el Porsche 911 Turbo S Cabriolet cuenta con un motor de 6 cilindros tipo Bóxer de 3,7 litros de cilindrada, inyección directa, sobrealimentación por turbocompresor de geometría variable, intercooler y 650 caballos a 6.750 revoluciones por minuto. El par máximo oficial declarado es de 800 Nm entre 2.500 y 4.000 revoluciones por minuto. La velocidad máxima oficial es de 330 kilómetros por hora y la aceleración para pasar de 0 a 100 kilómetros por hora es de 2,8 segundos.

Súper equipado

El Porsche 911 Carrera Cabriolet puede tener el Porsche Active Suspensión Management, o PASM. Es un chasis deportivo con la carrocería 10 mm. más cerca del suelo y con muelles y amortiguadores más duros. Eso lo hace todavía, si cabe, más deportivo porque además las barras estabilizadoras son de mayor grosor. Una de las múltiples virtudes del Porsche 911 Carrera Cabriolet es su gran rigidez.

Este descapotable cuenta o puede contar con elementos como el programador de velocidad activo que puede completarse con el sistema InnoDrive que hace que el coche puede ajustar la velocidad a la vía y al coche que va por delante. Puede tener corrección de altura delantera para subir el eje delantero 40 mm. El mecanismo es hidráulico y sirve para, por ejemplo, pasar por la rampa de un garaje y no tocar los bajos y permite, incluso, programarlo con el GPS para lugares determinados. Puede tener también iluminación ambiental de siete tonos, cristales más ligeros y aislantes. El cambio manual de siete velocidades tiene una función denominada "rev-match" que iguala las revoluciones de la caja de cambios y el motor en la reducción, como en un "doble embrague".

También tiene o puede tener arranque y parada del motor automático, sistema de asistente de frenada de emergencia en ciudad con detección de peatones, faros matriciales de leds, sistema de visión nocturna, sistema de alerta de cambio involuntario de carril, frenos de discos carbocerámicos, y un largísimo etcétera. Muy completo.

El interior destaca por la alta calidad de ejecución, así como del tacto y la impresión que causan los materiales simplemente a la vista. El salpicadero destaca también porque el cuadro de instrumentos es digital, aunque mantiene en el centro el cuentarrevoluciones analógico tan típico de la marca. A los lados de este, dos pantallas digitales conforma redonda donde puede verse el navegador, ordenador de a bordo, el velocímetro, etc. Pueden configurarse para ver también algunos elementos de conducción del coche. Son muy completas. En el volante hay un botón para elegir o configurar varios programadas de conducción: Normal, Sport, Sport+, Individual y Wet.

En el centro del salpicadero está la pantalla táctil de 10,9 pulgadas del sistema multimedia, muy a la mano y a la vista, además de tener menús bastante fáciles de utilizar.

La diferencia de peso entre el Porsche 911 Carrera Cabriolet y el Porsche 911 Carrera Coupé es mayor en el primero. Así, por ejemplo, mientras que el Porsche 911 Carrera Cabriolet de 385 caballos arroja un peso oficial de 1.650 kilos, en el Coupé esa cifra es de 1.580 kilos. Esto es así por los necesarios refuerzos que las carrocerías descapotables deben tener para asegurar su correcta rigidez.

Versiones y precios del Porsche 911 Carrera Cabriolet

Marca Modelo Año Versión Precio

Sigue Motor16
Salon