Por si no conocías a los antepasados de la actual gama Skoda, seguro que te era completamente desconocida la historia que llevaron a cabo el empresario checo Bretislav Ene Prochazka y su copiloto Jindrich Kubias en el año 1936 a bordo de uno de los primeros Skoda Rapid fabricados y equipado con un propulsor 1.4 de gasolina que apenas proporcionaba 30 CV de potencia. Ambos se embarcaron en un viaje para recorrer el mundo, que comenzó en Checoslovaquia el 25 de abril de 1936.

Artículo anteriorMercedes-AMG Project ONE, la bestia con alma de Fórmula 1
Artículo siguienteT-Roc, el nuevo crossover de Volkswagen