domingo, 5 febrero 2023

V-Charge. La nueva forma que tiene Volkswagen de cargar tu coche eléctrico

Como deciamos en la entrada, Volkswagen aspira a convertirse en el lider de los coches eléctricos de aquí a unos años. En este sentido y centrándonos en uno de sus tantos proyectos llegamos al denominado V-Charge. Este programa desarrollado con la Unión Europea pretende hacer la vida de los usuarios más fácil a la hora de aparcar y tener su coche eléctrico completamente cargado. ¿Que cómo lo va a hacer? ahora te lo explicamos.

Centrados en la automotricidad de los coches 

El servicio de aparcacoches, especialmente en EE.UU., es todo un éxito. Tu llegas con tu coche a un centro comercial y el personal del servicio de aparcacoches aparca por usted su vehículo devolviéndoselo cuando usted lo necesite. No se pierde tiempo buscando un hueco en el que aparcar, sino que es el propio centro el que ya lo hace por usted. Pues bien, esta ha sido la idea base que ha movido a Volkswagen a crear su proyecto V-Charge.

Su objetivo de desarrollo se basa en la automatización de los coches en busca de una plaza de aparcamiento ('valet parking') dentro de las zonas definidas, como en los aparcamientos de varios pisos. Aunque éste es solo un ejemplo de las multiples ventajas que ilustra el concepto de V-Charge.

Pero para aquellos que no les ha quedado claro el cómo seria esto posible pondremos un ejemplo: un viajero se da cuenta de que va a llegar tarde a una importante reunión en su empresa. Con el V-Charge sería capaz de llegar a la entrada, dejar su coche en la zona habilitada de aparcamiento y establecer el vínculo que le permite aparcar su vehículo a través de la aplicación de teléfono móvil. Operando de forma totalmente automática, el vehículo cuenta con un mapa digital transmitido a su centralita, le guiará al área de estacionamiento de manera autónoma. Si además se trata de un vehículo eléctrico, el sistema prioriza una plaza de aparcamiento con instalación de carga automática.

Los peatones, ciclistas y otros vehículos son identificados por las cámaras y sensores de ultrasonidos integrados dentro del vehículo. Por lo tanto, se permite que el vehículo pueda viajar en el llamado 'tráfico mixto'. La zona de aparcamiento seleccionada no tiene que ser un dominio cerrado ni contar con un equipo técnico complejo. A medida que el vehículo eléctrico se acerca a su destino, el sistema reconoce a través de sensores locales si se toma la plaza de parking. Si está vacío, la maniobra de aparcamiento se hace completamente automática, posicionando el vehículo exactamente por encima del punto de carga inductiva. Cuando el proceso de carga se ha completado, el vehículo se mueve automáticamente a otro espacio de estacionamiento, dejando la estación de carga gratuita para otro coche eléctrico.

Cuando el conductor vuelve al aparcamiento, él llama al vehículo como si fuera el mismísimo Michael Knigth a través de su aplicación móvil. El vehículo se desplaza al lugar de entrega definido sin que el conductor haya tenido que poner un pie en la zona de estacionamiento o aparcamiento de varios pisos.

La intención de Volkswagen, como se ha visto en el ejemplo gráfico, se centra en la automatización de la búsqueda de una plaza de aparcamiento y en la carga de los vehículos eléctricos. La mejor parte de esto es que el vehículo no sólo ve de forma automática un espacio de estacionamiento vacío, sino que es capaz de aparcarse solo. Si además es eléctrico, puede iniciar su carga de forma inductiva para que cuando sea necesario la bateria del coche esté cargada completamente. Una vez que el proceso de carga ha finalizado, se libera automáticamente de la bahía de carga y busca una plaza de aparcamiento convencional para que otro vehículo de carga eléctrica pueda utilizarlo. El 'V-Charge' significa Servicio de Carga y está señalando el camino hacia el futuro del estacionamiento automatizado.