miércoles, 28 septiembre 2022

Tesla estrena una nueva generación de baterías indestructibles chinas llamadas Blade

En marzo de hace dos años, el fabricante chino BYD presentaba una nueva generación de baterías indestructibles Blade denominada Blade Battery. Están fabricadas mediante un proceso denominado química FLP de litio ferrofosfato que las hace literalmente indestructibles.

Baterías indestructibles Blade

Su proceso de fabricación las hace indestructibles, tal y como han demostrado en diferentes pruebas de crash test e incluso en explosiones controladas o incendios. Entre las pruebas se han llevado a cabo calentamiento en un horno a 300 grados, sobrecargas eléctricas, presión equivalente a 46 toneladas o penetración con objetos punzantes.

Blade2 Motor16


Su estructura no esta configurada con módulos conectados en celdas, sino que es de una sola pieza lo que la hace más pequeña y compacta, al evitar numerosas conexiones, lo que ahorra también peso.

Ya en el Tesla Model Y

De acuerdo con algunas web chinas, Tesla habría empezado ya a usarlas en algunas unidades del Model Y que se fabrica en la factoría de Berlín.

Recordemos que este modelo es el único que por el momento se ensambla en la gigafactoría de la firma. De hecho el fabricante norteamericano habría empezado a usar esta nueva tecnología en una corta serie de unidades en el mes de agosto.
Hace ya un año que se hizo público un contrato de suministro de baterías por parte de BYD y Tesla. Se materializa ahora en esta serie de unidades que debería llegar a la calle en el mes de septiembre.

El acuerdo fue ratificado públicamente por Lian Yubo, vicepresidente ejecutivo de BYD, que confirmó el suministro de esta nueva tecnología a la firma norteamericana aunque sin especificar unidades.

Aranceles a productos chinos

El problema ahora es que recientemente el Senado norteamericano ha presentado un plan de ayuda a la electrificación que incluye una aportación de 7.500 dólares a los norteamericanos que se compren un coche eléctrico. Unas ayudas que excluye específicamente todos los coches que incluyan cualquier tipo de componente de origen chino en su fabricación.
Con este panorama, fuentes de Tesla han confirmado que el uso masivo de esta nueva tecnología podría no producirse hasta 2023.