miércoles, 8 febrero 2023

Renault, a un paso de la tecnología V2G que iluminará, por ejemplo, tu casa

Mucho se habla de la carga obligada de los vehículos eléctricos. Lógico. Pero cada vez más se ofrece el servicio en sentido contrario, siendo el coche el que tendría capacidad de alimentar a otros elementos del exterior, incluida nuestra propia casa. Este es el principio del V2G, o vehicle-to-grid, una tecnología de intercambio bidireccional. Y muy pronto permitirá a los vehículos Renault devolver parte de la electricidad almacenada en las baterías para optimizar el funcionamiento de la red y compensar el carácter intermitente de las energías renovables.

Renault desarrolla la tecnología V2G.

Para ello, y para llegar aún más lejos, el CEA (Comisariado francés de la Energía Atómica y Energías alternativas), actor principal en investigación, y Renault Group, pionero y experto en vehículos eléctricos, ya están trabajando en las futuras generaciones de estas tecnologías V2G que se implementarán a finales de esta década.

Nuevas tecnologías más eficientes

Así pues, el CEA y Renault Group han desarrollado conjuntamente una nueva arquitectura de convertidor de potencia electrónico integrada directamente en el cargador del vehículo. Fruto de casi tres años de investigación y habiendo sido objeto de 11 patentes conjuntas presentadas, este convertidor de potencia desarrollado a partir de materiales innovadores, y ahora más compacto, reducirá en un 30 % las pérdidas de energía, mejorará el tiempo de carga del vehículo y garantizará la durabilidad de la batería. Mejor aún, será esencialmente bidireccional al almacenar la energía proveniente de la red eléctrica.

Los equipos de I+D del CEA y de Renault Group han combinado su experiencia en electrónica de potencia a bordo, en particular en los materiales semiconductores llamados ‘Grand Gap’, ya sean de nitruro de Galio (GaN) o carburo de silicio (SiC).

El resultado es la nueva arquitectura basada en componentes ‘Grand Gap’ que permite reducir en un 30 % las pérdidas de energía durante la conversión y disminuir el calentamiento otro tanto, facilitando la refrigeración del sistema de conversión.

Reducir el tamaño y los costes

Además, el trabajo de los ingenieros para optimizar los componentes activos (semiconductores) y pasivos (condensadores y componentes bobinados inductivos) ha permitido reducir el volumen y el coste del cargador. Gracias al uso de materiales de ferrita, dedicados a alta frecuencia, y un proceso de inyección de moldeo llamado ‘Power Injection Molding’, el convertidor es ahora más compacto.

Esta nueva arquitectura de convertidor ofrece una capacidad de carga de hasta 22 kW en modo trifásico, lo que permite cargar el vehículo más rápido y garantiza la durabilidad de la batería.

Renault desarrolla la tecnología V2G.

También permite que el cargador sea bidireccional pudiendo, por ejemplo, reenviar a la red la energía almacenada en la batería o bien utilizarla para satisfacer las necesidades energéticas de una vivienda autónoma, a poco que esta esté equipada con un contador bidireccional. La solución es compatible con la directiva de compatibilidad electromagnética (EMC) de las redes y del coche.

Al servicio de la red eléctrica

Jean-François Salessy, Director de Ingeniería Avanzada de Renault Group, explica: “Este proyecto con el CEA ha superado nuestras expectativas al confirmar la capacidad para lograr los resultados esperados en términos de eficiencia y compacidad. Se abren así altas perspectivas para la electrónica de potencia, lo que constituye un auténtico reto para el vehículo eléctrico a la hora de aprovechar al máximo las capacidades de las baterías. Con la recarga bidireccional, el vehículo se pone al servicio de la red eléctrica y permite al consumidor final reducir su gasto energético”.

“Estamos orgullosos de acompañar a Renault Group en este desarrollo”, comenta entusiasta Sébastien Dauvé, director del Instituto Leti del CEA. “Hemos sabido unir la visión de Renault Group sobre la electrificación del vehículo y de la unidad de potencia y la competencia de nuestros equipos en materia de arquitectura de convertidores y componentes; al final, implementamos una arquitectura adaptada a las necesidades y con alto valor añadido”.