Nissan Qashqai con Propilot. Conducción autónoma al alcance de todos
TECNOLOGIA

Nissan Qashqai con Propilot. Conducción autónoma al alcance de todos

Nissan está dispuesta a sacar el máximo partido al control de velocidad adaptativo con asistente de distancia de seguridad, al que la firma japonesa denomina ProPILOT. Su objetivo es popularizar este sistema de conducción autónoma de Nivel 2 ofreciéndolo como parte del equipamiento en su gama.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter Google+

13 de Enero 2019 09:00

Comparte este artículo: 9 8 0

El sistema ProPILOT no es una novedad en el sector; sin embargo, sí lo es la estrategia de un grupo (Nissan-Renault-Mitsubishi) que ya ha establecido un calendario para su implantación y sus sucesivas evoluciones: 2018, movilidad autónoma con cambio de carril; 2020, utilización en ciudad con conductor; y 2022, autonomía completa Nivel 4 o Nivel 5. Ambiciosos planes que demuestran que esta y otras marcas estarán preparadas muy pronto -muchas ya lo están- para una conducción autónoma total, aunque el público y la mayoría de las grandes ciudades no estén tan preparados. Pero otro de los objetivos de Nissan democratizando estos sistemas es que el gran público cambie el chip a la hora de conducir.

Y es que poco a poco habrá que irse acostumbrando a que el coche tome más de una decisión por seguridad. El sistema ProPILOT refuerza el control del conductor asistiéndole en las tareas de dirección, aceleración y frenado. ProPILOT trabaja, de momento, en un único carril de la autopista, y está preparado para estar activo a cualquier velocidad.

Esta nueva tecnología, que ha llegado al Qashqai viene a sumarse al Escudo de Protección Inteligente Nissan, que ya equipaba el todocamino de la marca japonesa y que, entre otras ayudas, incorporaba aviso de cambio de carril involuntario, control del ángulo muerto, detección de objetos en movimiento y la frenada de emergencia con reconocimiento de peatones.

ProPILOT se estrenó en 2016 en la Nissan Serena vendida en Japón, pero ahora los ingenieros han tenido que adaptar el software al mercado europeo realizando 150.000 kilómetros de prueba para comprobar que se ajustaba a los gustos y a la forma de conducir de este lado del charco. Por ejemplo, con la función adelantamiento, o con la distancia respecto al coche de delante, que se ha adaptado a los gustos europeos ya que aquí se conduce, normalmente, mucho más cerca del vehículo precedente.

Uno de estos ingenieros, el español Victor García, ha participado activamente en esta adaptación, en la que también ha tenido mucho que ver el Brand Centre de la fábrica de Nissan en la Zona Franca de Barcelona.

Fácil de poner en funcionamiento

Pero pasamos a la acción y nos ponemos al volante de uno de los primeros Qashqai en montar este sistema. Probamos los Qashqai dotados del ProPILOT por autopista de peaje, con señalización horizontal en perfecto estado y con tráfico fluido pero mucho camión y vehículos lentos, por lo que se da la situación ideal para poner a prueba el sistema de la marca japonesa. Hacerlo funcionar es muy fácil porque está claramente destacado sobre los mandos del volante, y se puede activar o desactivar con el dedo pulgar de la mano derecha sin ni siquiera retirar las manos del volante. Ese es uno de sus puntos fuertes, pero hay más. Comprobamos que efectivamente el ProPILOT trabaja de forma muy lógica, y a diferencia de otros sistemas ayuda en vez de molestar o provocar rechazo. La forma de centrar el coche en el carril es suave y progresiva, sin el efecto 'ping pong' de otras tecnologías que 'escupen' el coche constantemente, e incluso de forma brusca, de un extremo a otro del carril.

Otra peculiaridad del ProPILOT del Qashqai es que cuando un vehículo interrumpe por baja velocidad su trayectoria y está funcionando su control de velocidad activo, basta poner la intermitencia del lado izquierdo para que el sistema entienda que el conductor quiere adelantar, y recupera de forma inmediata la velocidad programada. Por supuesto, si se aborta el adelantamiento, el sistema respeta una distancia de seguridad con el vehículo que va delante. La aceleración se produce de forma progresiva y la deceleración, también. El Nissan Qashqai dotado del sistema ProPILOT puede llegar a detenerse por completo si las condiciones del tráfico así se plantean. Si la detención es por un tiempo inferior a tres segundos, el vehículo retomará automáticamente la marcha cuando el coche precedente lo haga. Si la parada es superior a tres segundos, el conductor deberá presionar el botón 'RES +' o hacer una ligera presión sobre el pedal del acelerador para retomar la marcha y ProPILOT volverá a estar activo.

Pero con el sistema activo, el ProPILOT también se convierte en un sistema de seguridad muy interesante, ya que en caso de que el conductor no se esté haciendo cargo del control o supervisión del vehículo manteniendo una mínima presión sobre el volante, ya sea por omisión o por emergencia, el vehículo emitirá primero una serie de avisos sonoros, posteriormente realizará breves frenadas controladas y, finalmente, y si no hay respuesta por parte del conductor, el vehículo realizará una parada de emergencia de forma totalmente automática con la señalización pertinente -luces de emergencia- para incrementar la seguridad de la vía en la que circula.

Desde 2016 se han vendido ya 120.000 unidades dotadas del sistema ProPILOT. Y según Adrien Levesque, Product Manager de la gama crossover en Nissan Iberia, "al año, un conductor español pierde cinco días en atascos. Y con este sistema, incrementamos la seguridad y el placer de conducir en cualquier situación, reforzando el liderazgo absoluto de Qashqai en el segmento crossover".

Y este Control de Velocidad Adaptativo con Asistente de Distancia se combina en el Nissan Leaf con el iPedal y con el ProPILOT Park, dos sistemas de ayuda que poco a poco van conformando el denominado Nissan Intelligent Mobility.

Por ahora, el ProPILOT sólo está disponible de serie en las versiones Tekna y Tekna+ de Leaf y Qashqai, en este último caso asociado al motor diésel 1.5 dCi de 130 caballos con cambio automático XTronic, disponible desde 33.750 euros.

Propilot. Para relajarse, incluso en atascos

El sistema ProPILOT se basa en la lectura del tráfico y de las condiciones de la carretera que realizan, por un lado, la cámara frontal instalada en el parabrisas y, por otro, el sensor de radar ubicado detrás del logotipo de Nissan de la parrilla frontal. La información que generan estos dos elementos es analizada por una centralita, que es la que toma las decisiones activando la dirección eléctrica pilotada, el acelerador electrónico y el freno de mano eléctrico. El ProPILOT en el Qashqai combina tres sistemas que trabajan en equipo: el sistema de mantenimiento de carril con asistencia a la dirección, el control de velocidad y de la distancia respecto al coche precedente, y el control del acelerador a baja velocidad y en atascos.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16