Grafeno, las baterías del futuro. Nueva era para los eléctricos
PRIMERA FÁBRICA EN ESPAÑA

Grafeno, las baterías del futuro. Nueva era para los eléctricos

Su descubrimiento mereció un Nobel de Física y sus propiedades son inigualables. Se trata del grafeno, un material que revolucionará las baterías con prestaciones hasta ahora inalcanzables. A escala industrial sólo se produce en España y lo hace Graphenano, cuya filial Grabat Energy se prepara para fabricar baterías de polímero de grafeno para afianzar, entre otros, el futuro de los coches electricos.

María Jesús Beneit

María Jesús Beneit

25 de Mayo 2016 12:44

Comparte este artículo: 69 0

La primera planta de baterías de grafeno del mundo realiza los ultimos ajustes para tener prototipos operativos antes del verano y comenzar la fabricación de baterías comerciales en el segundo semestre del año. Serán productos que protagonizarán una revolución industrial invisible por sus propiedades y características inigualables y su aplicación en los más distintos sectores.

No en vano, el grafeno es un material revolucionario por sus infinitas posibilidades. Ligereza, dureza, resistencia, flexibilidad, transparencia y una altísima conductividad térmica y eléctrica son cualidades de ese nanomaterial con el espesor de un átono, formado por carbono puro que mejora los materiales a los que se aplica.

Graphenano, productor a escala mundial

Sobre esa base, Graphenano, el único productor de grafeno a escala industrial del mundo, la Universidad de Córdoba y Grabat Energy han conseguido un polímero para cátodos de batería y solventado los problemas para producirlo en masa. Han sido tres años de investigación para poder ofrecer un producto que deja muy atrás la tecnología existente más avanzada.

No es una simple declaración de intenciones, porque la seguridad y rendimiento de las baterías Grabat han sido certificadas por el TüV alemán y el español Dekra, dos organismos independientes que también corroboran que son las únicas baterías del mundo que siguen funcionando después de ser cortocircuitadas, que pueden soportar 400 ciclos de carga y descarga totales sin pérdida de capacidad, los 1.000 Wh/kg de densidad, cifra que multiplica por cinco las tecnologías de baterías actuales, y sus 2,3 voltios.

Son virtudes que, junto a la reducción de peso y tamaño y la gran modularidad del compuesto, nos acercan más la movilidad eléctrica, que empieza a ver superados algunos de sus más complicados retos, como autonomía y tiempo de recarga. De hecho, hay fabricantes de automóviles interesados en la nueva tecnología, aunque Grabat respeta las cláusulas de confidencialidad.

Cifras milagrosas del grafeno..

-200 veces más resistente que el acero

-Densidad similar a la fibra de carbono, pero es más flexible

-5 veces más ligero que el aluminio, Más duro que el diamante

-Con 1 gramo se puede cubrir un campo de fÚtbol.

...Y de sus baterías

-Son modulables y configurables.

-Pesan un 75% menos que su equivalente de ion-litio, ocupan entre el 20/30% menos y multiplican casi por 5 la autonomía

-Se puede recargar en 8 minutos

-Son las únicas que siguen funcionando tras ser cortocircuitadas

-Tendrán un precio similar a las de ion-litio

-Con un peso en torno a 100 kg pueden recorrer 800 km sin recargar

-Multiplican por 4 la vida de las de ion-litio

Quantino, con batería de flujo. Licencia para rodar por Europa

Las baterías de grafeno no son el único avance innovador en la movilidad eléctrica, porque nanoFlowcell AG prueba líquidos iónicos para producir electricidad sin emisiones aprovechando las sales contenidas en el agua del mar. Un sistema de bajo voltaje que, asociado al accionamiento nanoFlowcell, presenta un potencial considerablemente mayor que el de los vehículos eléctricos de alto voltaje.

Es el sistema que monta el QUANTiNO, el segundo modelo con esa tecnología, que se acaba de convertir en el primer eléctrico de bajo voltaje del mundo homologado para circular por Europa. Este cuatro plazas de 3,91 metros y 1.420 kilos de peso, recorre recorre 1.000 kilómetros en conducción normal con su tanque lleno de iones líquidos, llenado que se hace como en un gasolina o diésel (manguera y pistola).

Su propulsor de 48 voltios de tensión nominal le proporciona 108 caballos, permitiéndole alcanzar los 200 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en cinco segundos, dado que se trata de un deportivo de ciudad orientado a la vida cotidiana.Un paso más hacia el futuro de la movilidad limpia, con un modelo tan fácil de manejar como cualquier eléctrico convencional o coche de combustión, aunque su motor prácticamente no suena.

Globalización. Importante socio chino

Grabat Energy y Chint Group, que preside Nan Cunhui han firmado una cuerdo por el que el gigante asiático se hace con un 10 % de la compañía española a cambio de 18 millones de euros. El objetivo es producir los módulos básicos para las baterías de almacenamiento de energía y distribuir en exclusiva esos productos en China.

La alianza, a cuya formalización acudió el Secretario de Estado de Industria y Comercio Jaime García-Legaz, convertirá en realidad las baterías de grafeno en la planta que ultiman en Yecla y tendrá listos los primeros prototipos operativos antes del verano. Se invertirán 30 millones de euros para contar con 20 lineas de montaje y fabricación de baterías, que podrán hacer 80 millones de celdas al año. En 2017 estará listo un segundo centro de producción (en la misma localidad murciana) con una inversión de 350 millones de euros y una superficie que multiplicará por 10 los 7.000 m2 de la primera fabrica.Con cerca de 29.000 empleados, Chint Group abarca un amplio rango de productos, que van desde la baja tensión eléctrica a la transmisión de energía, pasando por la fabricación de piezas para el sector de la automoción o la generación de energía fotovoltaica.

Artículos recomendados