lunes, 5 diciembre 2022

Frenada automática de emergencia. Evita 1 de cada 5 accidentes

Uno de cada cinco accidentes de tráfico se podrían evitar si todos los vehículos que integran el parque automovilístico español contaran con Frenada Automática de Emergencia (AEB), lo que se traduce en 272 muertos menos en 2014. Lo reitera el Real Automóvil Club de Cataluña (Racc), que aboga por que esa tecnología se convierta en equipamiento de serie en los vehículos nuevos, como se consiguió con el sistema antibloqueo de frenos (ABS) y el control electrónico de estabilidad (ESC).

El sistema AEB ayuda a evitar los accidentes identificando con antelación las situaciones críticas y avisando al conductor, a lo que se añade que reduce la gravedad de las colisiones que no se pueden evitar reduciendo la velocidad del vehículo automáticamente. Evita colisiones por debajo de 40km/h y es especialmente útil en distracciones e imprevistos.

Demostrada efectividad

Se trata de uno de los avances más significativos en materia de seguridad de los vehículos desde el cinturón de seguridad o el airbag, aseguran los expertos, que resaltan la eficacia del sistema en las colisiones de vehículos en movimiento (golpes por alcance, colisiones múltiples o en caravana), la colisión del vehículo contra un obstáculo en la calzada y los atropellos

Además, si los turismos y furgonetas del parque de vehículos circulante español en 2014 hubieran contado con AEB, se habrían evitado el 20% de los accidentes y el 14% de los accidentes mortales, salvado al 16% de las víctimas que se cobran al año los accidentes de tráfico y rebajado un 14% las hospitalizaciones, además de evitado uno de cada cuatro heridos leves. Porcentajes que suponen 1.172 millones de euros, que se podría haber ahorrado en España asociados a la accidentalidad, teniendo en cuenta las 272 vidas salvadas, los 1.331 heridos graves menos y los 29.720 leves evitados, así como los daños de los golpes sin víctimas.

Camino por recorrer

Sobre la disponibilidad del AEB en la oferta de turismos en España queda un gran margen de mejora pues, aunque la oferta se duplicó entre 2013 y 2014, solo en 1 de cada 3 vehículos matriculados estaba disponible. Además, su presencia como equipamiento de serie se queda en el 4,2% del mercado, aunque 23 marcas ofrecen esta tecnología en alguno de sus modelos.

El panorama actual lleva al Racc a recomendar que se mantenga el programa de ayudas a la compra de vehículos nuevos, incorporando la condición de que cuenten con AEB. También propone exigir a la Comisión Europea que sea obligatorio en los turismos y furgonetas de nueva homologación y, mientras esa obligatoriedad llega, pide a los fabricantes incluirlo como equipamiento de serie en los nuevos modelos de turismos y furgonetas. La ultima recomendación del Racc es concienciar a los automovilistas de que su próximo coche debe estar equipado con AEB.