viernes, 9 diciembre 2022

Audi produce el diésel del futuro

Audi no sólo trabaja en el desarrollo de nuevos coche, sino que también investiga en nuevos combustibles con un objetivo claro, que sean más limpios. Y en este sentido, la firma alemana acaba de empezar a producir un diésel sintético que desde su producción hasta el momento en que los gases de la combustión salen por el escape, tienen unas emisiones de CO2 neutras. Es el Audi e-diesel. 

En tan sólo cuatro meses, de las instalaciones para investigación que Audi tiene en Dresden ha salido la primera partida de este combustible cuya primera prueba en circunstancias reales ha sido llevada a cabo por la ministra federal de Educación e Investigación, Johanna Wanka, que utilizó los primeros cinco litros en su coche oficial, un Audi A8 3.0 TDI clean diesel quattro.

Toma el dióxido de carbono de una planta de biogás

En este proyecto con el que se crea este combustible utilizando agua y dióxido de carbono, Audi tiene como socio a la corporación tecnológica Sunfire de Dresden, que se ocupa del funcionamiento de la planta de producción, que trabaja según el principio «power-to-liquid» y utiliza energía verde para producir un combustible líquido. El CO2 utilizado es suministrado desde unas instalaciones de biogás y además se puede extraer directamente del aire del ambiente gracias a una tecnología creada por Climeworks.

El proceso de producción de Audi e-diesel tiene varios pasos: primero, el agua calentada para formar vapor se descompone en hidrógeno y oxígeno, a través de un proceso de electrolisis a alta temperatura. Este proceso, para el que se necesita una temperatura superior a los 800 grados centígrados, es más eficiente que las técnicas convencionales porque, por ejemplo, se recupera energía del calor

El segundo paso es el que transforma el hidrógeno junto con el CO2 en reactores de síntesis, de nuevo bajo presión y a alta temperatura. El producto de dicha reacción es un líquido formado por compuestos de hidrocarburo conocido como crudo azul. Este crudo azul, como ocurre con el petróleo se puede refinar para obtener el producto final, el Audi e-diesel.

Se puede combinar o utilizar solo

Este nuevo combustible sintético no contiene azufre ni hidrocarburos aromáticos y además se puede mezclar con el diésel de origen fósil o utilizarse como único combustible, sin combinar con otros, aunque esta característica aún está en fase de ensayo.

En Audi, ven este tipo de combustible como un complemento para la movilidad eléctrica. Reiner Mangold, responsable de Desarrollo de Producto Sostenible en Audi afirma que: «En el desarrollo del Audi e-diesel estamos promoviendo otros combustibles basados en el CO2 que nos permitirán realizar largos desplazamientos sin un impacto real en el medio ambiente. La utilización del CO2 como materia prima representa una oportunidad no sólo para la industria del automóvil en Alemania, sino también por la posibilidad de transferir este principio a otros sectores y otros países».