347 - Carlos Sainz ya gana

347

Carlos Sainz ya gana

17 de Junio de 1990

Un momento histórico se contaba en la revista de esta semana de 1990, la primera victoria de un español en el Mundial de Rallys, en concreto en el Acrópolis. Carlos Sainz, con su Toyota, abría así una senda de triunfos en cuatro ruedas y se convertía en pionero del automovilismo español. Hoy su hijo, sigue manteniendo el apellido Sainz entre los elegidos. La portada de la semana mostraba las principales novedades para el verano. Por un lado el impresionante Opel Calibra y por otro las pruebas de dos descapotables para soñar: Mercedes 500 SL y Alfa Romeo Spider.
Descargar revista

Merece la pena la lectura del editorial de esta revista, en el que Alberto Mallo contaba la conversación con un empleado de Correos para poner un telegrama a Carlos Sainz, por su primera victoria en el Mundial de Rallys, una disciplina que en aquel 1990 empezaba a tomar auge en España de la mano de este madrileño que se ha convertido, como en tantas otras disciplinas deportivas españolas en un pionero, abriendo un camino por el que después llegaron muchos otros. Sainz certificaba su victoria en el Rally Acrópolis, por delante de Kankkunen y Biasion y mostraba a las claras que ahí había un futuro campeón del mundo... Lo mismo que demuestra su hijo hoy en la Fórmula 1.

Aquella semana también se celebraba un aniversario, en concreto el centenario de Peugeot desde que en 1890 Armand Peugeot vendiera el primer 'quadriciclo' con motor de dos cilindros. Una celebración que tendría lugar en Sochaux, en la primera edición de la Aventura Peugeot.

Una de las novedades de la semana era uno de los modelos más recordados de aquellos años 90, el Opel Calibra. Un deportivo de espectacular y aerodinámica silueta que conducíamos por primera vez esta semana en su versión 16 válvulas con 150 caballos de potencia.

Llegando al verano, las pruebas tenían que ver con dos descapotables de ensueño pues además de su carrocería atrayente de por sí, sumaban el encanto de pertenecer a dos marcas con mucha historia y muchos seguidores. Hablamos de Alfa Roomeo y Mercedes.

De la firma italiana probábamos el Spider, todo un clásico, del que llegaba su última actualización. El heredero del coche de la película 'El Graduado' contaba en esta ocasión con un motor de 126 caballos. Su clásica capota de lona y su estética eran puntos fuertes. Y los más flojos eran las reacciones del eje trasero, la posición de conducción o el pequeño maletero.

El descapotable de Mercedes era cualquier cosa menos pequeño. Hablamos del 500 SL, un imponente modelo de 326 caballos que era el culmen de los cabrio de la marca de la estrella. De este modelo que costaba más de 13 millones de pesetas, destacábamos su potencia, rigidez y seguridad. Y por ponerle peros hablábamos de la suspensión opcional, dura, o del molesto montante al entrar al coche. Pequeños defectillos para un coche tremendo.

Y de cara al verano, publicábamos un Extra con informaciones útiles para todos aquellos que ya estaban preparando las vacaciones: el estado de las carreteras, los controles de alcoholemia, consejos para el uso y la instalación de aire acondicionado en tu coche... Y un recorrido por algunos de los coches más espectaculares de la historia reunidos en la colección Barclay Fascination Cars.

Sigue Motor16
Salon