Volvo XC40 T3 Inscription. Apuesta impar
PRUEBA

Volvo XC40 T3 Inscription. Apuesta impar

El XC40 es el modelo de entrada a la gama SUV de Volvo y el primero en estrenar un motor tricilíndrico en la marca sueca. Pero no te dejes engañar, porque hereda la calidad y la tecnología de sus hermanos mayores, pese a que los 163 CV del propulsor T3 no abruman.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

10 de Agosto 2019 21:00

Comparte este artículo: 22 3

El XC40 llegó con un pan debajo del brazo en forma de un prestigioso galardón, como fue el de Coche del Año en Europa 2018. Y desde entonces todo va viento en popa. Era de esperar porque hereda la experiencia -que no la plataforma- de sus hermanos mayores, el XC90 y el XC60, y hasta conserva en parte el diseño y la tecnología.

Con sólo 4,43 metros de longitud ha sido más fácil 'arriesgar'; por eso es el encargado de hacer debutar en Volvo un bloque de tres cilindros, el T3 de gasolina que nos ocupa. Se trata de la versión de acceso a la gama porque se rodea, además, de tracción delantera y de una caja manual de seis relaciones.

Si analizamos este propulsor por su grado de sonoridad o de vibraciones, señalar que es tremendamente refinado en este sentido, y resultará muy complicado adivinar en marcha su naturaleza impar.

Si valoramos su rendimiento, va bien en la zona medio-alta y cumple a bajo régimen, pese a que el peso del conjunto acaricia los 1.800 kilos y los desarrollos finales del cambio son generosamente largos. Además, el par máximo, de 27 mkg, tampoco abruma.

Esto provoca que acelere con ganas, pero que las recuperaciones sean más modestas. Por eso, pese al agradable tacto de la caja manual, preferimos gastar 2.263 euros y apostar por la transmisión automática Geartronic de ocho relaciones, ya que resulta más resolutiva y confortable.

En cualquier caso, realizar un adelantamiento, y pasar de 70 a 100 km/h en cuarta, se traduce en 8,0 segundos y 203 metros. No está mal, pero tampoco quita el hipo. Algo similar ocurre con el consumo, de 7,4 litros durante la prueba, aceptable sin duda pero que no bate récords.

Destacar la eficacia de los frenos

Con unas distancias registradas sobresalientes, como los 50,1 metros que necesita para detenerse por completo desde 120 km/h. Las generosas y hasta exageradas llantas de 20 pulgadas -son opcionales-, con neumáticos 245/45 R20, también ayudan en esta faceta.

Si hay algo que destaca en cualquier Volvo, amén de la seguridad, es el confort de marcha que ofrece. También en el XC40. No tiene, lógicamente, la pisada y el tacto de sus hermanos mayores, pero a cambio presume de una mayor agilidad dinámica debido a su menor talla.

El chasis puede ser estándar, deportivo -con unos tarados más firmes- o el Four-C, ya con suspensión adaptativa. Pero no contempla la más sofisticada, ya con muelles neumáticos.

Desde el asistente Drive Mode podemos elegir entre los programas Eco, Dynamic, Comfort y Off Road. Sí, has leído bien, porque pese a su condición de tracción delantera presenta esta opción que ajusta la electrónica hasta los 30 km/h. También ofrece un modo Individual.

Por habitabilidad se sitúa en la media del segmento, en confort sube la nota y el maletero ofrece 460 litros. El equipamiento es avanzado, con elementos como el asistente de conducción semiautónoma Pilot Assist, aunque gran parte de la tecnología hay que pagarla aparte.

LA CLAVE

El primer motor tricilíndrico de Volvo no desentona en el XC40 en cuanto a refinamiento. Es agradable y hasta resolutivo si lo llevamos 'alegre'. Quizás por 650 euros más la opción diésel D3 con 150 CV sea más eficiente y hasta resolutiva. Donde lo borda es a nivel de confort y se rodea de una tecnología muy avanzada, aunque mucha hay que pagarla aparte.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16