domingo, 3 julio 2022

Volvo inicia su nueva era con el C40

Con el Volvo C40, la marca sueca entra en una nueva dimensión, en una nueva época. No hablamos solo de que se centre absolutamente en la movilidad eléctrica (es el primer modelo creado cien por cien como eléctrico y que no tendrá ningún otro tipo de variante), sino que también explora otras tendencias de futuro. Por ejemplo, la venta online –va a ser el primer modelo de la marca en el que todo el proceso se hace a través de la web , aunque la entrega de los vehículos se produce siempre en un concesionario de la marca, que se hará cargo del mantenimiento y el seguimiento de cada C40 entregado–, las actualizaciones de software over the air, de manera inalámbrica o las casi infinitas posibilidades que ofrece Google como entorno de comunicación.

Pero el C40 es mucho más que estas tendencias de futuro. Un modelo que está desarrollado sobre la misma base que el XC40 –el automóvil de más éxito de la firma sueca en nuestro país– lo que garantiza unas características que lo van a hacer apetecible, por dimensiones, por comportamiento, por tecnología, por seguridad… Y también porque para esta nueva etapa, en Volvo han apostado por una combinación de carrocería que cada vez está más de moda: SUV y coupé.

Volvo C40

Unas características que apuestan por el dinamismo –es más bajo que el XC40– pero también por la versatilidad, con un interior igual de amplio y habitable, con espacio ideal para toda la familia. Y gracias a ese aire de coupé que se aprecia sobre todo en la parte trasera con la caída del techo. Y eso con un maletero de 413 litros de capacidad –más 31 litros bajo el capó delantero– que no es el mejor del segmento, es cierto, pero ofrece una capacidad más que suficiente para las necesidades de una familia.

El Volvo C40 ofrece un confort de marcha sobresaliente

En el interior, el carácter eléctrico se traduce en un silencio de marcha y un confort de máximo nivel. Además, está fabricado con exquisito gusto y con un aire sostenible –uno de los pilares de la filosofía de Volo–; por ejemplo, gran parte del interior está fabricado con materiales reciclados o en cuanto a las tapicerías se ha desechado el cuero animal para los asientos. Es una iniciativa que se va a poner en marcha en la gama eléctrica de Volvo pero que, no sería extraño que se ampliara a otros modelos de la marca.

Los acabados son irreprochables y además el estilo interior brilla por el rigor y la ergonomía. Todo está perfectamente ordenado y ubicado en su sitio. La pantalla central es el eje para manejar el coche y gracias al uso de la tecnología de Google se puede convertir el coche en una prolongación de las funciones de tu teléfono. Eso ayuda a un manejo intutivo de las funciones del coche, ayudado también por la posibilidad del manejo por voz.

Hay otro avance técnico que puedes resultar sorprendente, que es el arranque sin llave. No hay ningún botón ni mando para arrancar el coche. Simplemente detecta que estás dentro y que tienes la llave y en cuanto seleccionas la posición D o R en el selector del cambio, el coche se pone en marcha. Exactamente igual al parar. Basta con pulsar la tecla de Parking ‘P’, el coche se parará.

Hasta 408 caballos para el Volvo C40

Pero lo que define a este coche además de todo esto es la tecnología de conducción, el comportamiento, las prestaciones. En la gama del Volvo C40, la marca sueca ofrece dos alternativas. La variante de acceso se denomina Single y acaba de llegar al mercado. Cuenta con un solo motor de 231 caballos con lo cual hablamos de un tracción delantera. Su batería ofrece 67 kWh de capacidad, con lo que homologa una autonomía de 438 kilómetros y en ciudad esta autonomía supera los 600 kilómetros. Esta versión de acceso acelera de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos y su velocidad máxima se ha limitado a 160 km/h.

La auténtica joya de la gama, pues combina perfectamente prestaciones con eficiencia está en las versiones Twin, que cuentan con dos motores (uno en cada eje). Con ello se se convierte en un tracción total con 408 CV en la suma de pontencia de sus dos motores. Su batería crece en cuanto a capacidad hasta los 75 kWh. Eso le permite que, pese a sus mayores prestaciones, su autonomía también sea superior. En concreto son 4550 los kilómetros homologados como consumo medio; y en ciudad llega hasta los 580 kilómetros. La versión más potente acelera de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos y alcanza los 180 km/h.

Volvo C40

La máxima potencia de recarga con corriente alterna del C40 es de 11 kW, de forma que para completar la batería hacen falta unas siete horas y media. En un enchufe doméstico convencional prácticamente harían falta unas 20 horas para el mismo proceso. En cambio, en los puntos públicos de carga rápida la situación es muy distinta, ya que en corriente continua el C40 Recharge admite hasta una potencia de 150 kW. En estas condiciones su carga puede pasar del 0 y 80% en 40 minutos.

Máximas prestaciones

En la toma de contacto con el nuevo C40 hemos tenido a nuestra disposición la versión Twin, con 408 caballos. Un auténtico misil en cuanto pisas sin contemplaciones. Su aceleración es instantánea, casi sin fin. Eso sí, en medio del silencio más absoluto y la mayor suavidad. Su comportamiento es de superdeportivo, con un centro de gravedad que le dota de una magnífico comportamiento. Y eso ayuda en un coche que corre muchísimo –aunque a los 180 km/h ya no vaya más allá– y que tiene carácter deportivo, como una dirección perfecta, unos frenos que tienen un tacto muy bueno –no parece que estemos en un eléctrico– o unas suspensiones que con el bajo centro de gravedad mantienen un aplomo sobresaliente.

Hay otra cosa que sorprende del Volvo C40, como ya nos ocurrió cuando probamos el Volvo XC40 Recharge: su sencillez. En lugar de ofrecer una capacidad de cambiar y modular los modos de conducción, el C40 lo hace todo automáticamente, eligiendo en cada momento la mejor alternativa para un balance en el que estén compensados las prestaciones y la eficiencia.

El Volvo C40 ya está disponible con una oferta muy interesante en la que se incluye el mantenimiento y el seguro para los tres primeros años. En el caso de la versión de 231 caballos, se ofrece con tres niveles de acabado y precios que parten de 48.884 euros (si no se quiere mantenimiento y seguro se descuentan 2.600 euros) que se pueden rebajar con las ayudas del Moves III. Y para la versión Twin el precio de partida es 57.342 euros (que también se pueden rebajar con los 2.600 euros si no eliges el seguro y el mantenimiento).