Toyota RAV4 120D, todocamino tirando a berlina
CON NUEVO MOTOR

Toyota RAV4 120D, todocamino tirando a berlina

Toyota ha conseguido para su nuevo RAV4 el refinamiento y agrado de conducción necesario para que parezca que conducimos una berlina 'premium' pero sentados al volante a una altura considerable.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

31 de Mayo 2014 16:08

Comparte este artículo: 19 0

Quién le iba a decir a Toyota y a otras muchas marcas de genuinos, rudos y eficaces todoterreno, que no sólo iban a terminar haciendo modelos todocamino urbanos sin la garra de sus hermanos mayores, sino también que al final, en muchos países como España, los preferidos por el comprador tendrían solo tracción a un solo eje en vez de tracción total. De hecho, según los datos de Toyota, en nuestro país el 58 por ciento de los clientes de este segmento se inclina por la tracción delantera porque sencillamente ni han pisado, ni pisan, ni pisarán el campo. Además, la marca japonesa espera que un 53 por ciento de las ventas del nuevo RAV4 en nuestro país se las lleve el modelo que hoy traemos: un tracción delantera, con nivel de acabado medio y un nuevo motordiésel con una potencia de 124 caballos y consumos muy ajustados. Es decir, el RAV4 más equilibrado de la gama.

Toyota lleva tiempo trabajando en su todocamino para ir adaptándolo poco a poco a las necesidades tremendamente cambiantes del comprador. Y parece que el objetivo marcado para esta cuarta generación se ha cumplido. Porque dentro de la hoja de ruta que han tenido que seguir los ingenieros nipones la prioridad número uno ha sido la de ofrecer mayor espacio interior. Esto se debe a las quejas de los clientes a los que el anterior RAV4 se les quedaba pequeño, por lo queterminaban comprándose un monovolumen Verso (está claro que muchos compradores llegan al concesionario a por un coche, no a por un modelo concreto)

Características del Toyota RAV4 120D 2014.

Ahora la cuarta generación del RAV crece 20 centímetros hasta los 4,57 metros, con una batalla también alargada 10 centímetros. Vamos, que han conseguido tanto sitio que podrían haber instalado incluso una tercera fila de asientos, aunqueal final han hecho bien porque el que habría terminado quitando clientes al Verso habría sido el RAV4.

Aparejado a este crecimiento que convierte al todocamino japonés en el más amplio y cómodo de su clase, el RAV4 ha sustituido su portón trasero de apertura lateral por uno tradicional de apertura vertical, pero tan grande que abrirlo ocerrarlo requiere maña y rapidez para no terminar pegándote con él. Y la opciónde apertura y cierre eléctrico, novedad también de la nueva generación, sólo está disponible de serie en el acabado más caro.

La butaca trasera ya no cuenta con desplazamiento longitudinal, innecesaria ante tanto despliegue de espacio, sin embargo los respaldos se inclinan hasta 8 posiciones lo que ha obligado a Toyota a recurrir a la nefasta solución de una bandeja con trozos de plásticoadicionales que se engancha con clips a los reposacabezas traseros. Pero no parece que nadie haya inventado algo mejor. En el lado positivo, unos respaldos que se abaten con un solo toque dejando una superficie plana enrasada con elmaletero, un juego de barras y red para compartimentar este a diferentes alturas, perchas, 4 ganchos de sujeción... Son 547 litros de espacio más 100 liberados bajo el plano de carga si uno se conforma con el kit de reparaciónpara pinchazos de serie. Un error que el cliente -esta vez sí porque hay sitio-, puede corregir comprando una rueda de repuesto normal y colocarlamanteniendo esos 547 littos.

Pero lo de saltare a la torera este detalle, lo hacen por espacio, pero sobre todo por peso. Las cifras cantan, y a pesar del crecimiento experimentado, el nuevo RAV4 pesa igual que el anterior lo que supone un ahorro de hasta 85 kilos.

Toyota RAV4 120D 2014 por dentro

El interior del nuevo RAV4 es original y en general transmite calidad, pero algunos detalles no muy importantes pero sí molestos del cuadro no terminan de convencernos. Por ejemplo encima de la pantalla táctil debería verse siempre la temperatura exterior y no tenerla que buscar en el ordenador de viaje. El modo automático del limpiaparabrisas tarda muchísimo en parar cuando deja de llover y en general encontramos muchos mandos desperdigados y sin iluminación, o tapasnegras de plástico donde suelen ir interruptores en versiones más equipadas, que dan una pobre impresión a la vista.

Detalles que no empañan una agradable sensación general de amplitud, refinamiento y confort propia de una berlina, mezclada con mucho maletero y una gran versatilidad.

El RAV4 se disfruta mucho en familia pero también con un solo ocupante, porque el conductor sabrá valorar virtudes como agrado de uso, manejabilidad, silencio de rodadura y el que sus cuatro ruedas se asienten sobre la carretera de una formatan eficaz que transmite un aplomo envidiable impropio de un todocamino. Toyotaha mantenido el esquema de suspensiones conocido, pero ha revisado concienzudamente los reglajes, ha incrementado el diámetro de las barras estabilizadoras, ha mejorado el tacto de la dirección y al final se han conseguido menores balanceos, mayor precisión, una estabilidad intachable y uncomportamiento divertido y noble. Todo ello arropado por un cambio de seis marchas preciso y rápido que nunca da pereza utilizar y unos frenos de buen tacto y excelente recorrido que no obstante han dado unas distancias de frenado más largas de lo normal, debido seguramente a unos neumáticos que no han terminado de convencernos del todo.

Sí nos ha convencido y mucho el nuevo motor D-4D 2.0 de 124 caballos con 310 Nm de par, de los cuales 300 ya están disponibles a tan sólo 1.400 rpm. Esto quiere decir que antes de la frontera habitual de las 1.500 rpm en la que normalmente un turbodiésel comienza a empujar claramente, el RAV4 120D ya está dando que hablar con una respuesta decidida que permite abusar de las marchas largas abaja velocidad sin mayor problema. Sí que es cierto que entre 4.000 y 5.000 rpm, el motor sube de vueltas de una forma más perezosa, pero en general, este motor nos ha parecido más equilibrado, ahorrador y silencioso que el 2.2 150D de 150 caballos, y por lo tanto más recomendable. En una utilización normal y respetando los límites, resulta difícil que gaste de media más de 6 l/100 km (con una o dos personas y teniendo en cuenta que es el único RAV4 que lleva'Start/Stop' de serie), lo que se convierte en una autonomía de cerca a 1.000kilómetros con un depósito. Un argumento más del nuevo RAV que sube un escalónpara estar en la pelea.

Artículos recomendados

Sigue Motor16