Renault Mègane Zen 1.5 dCi 110 EDC. Ahorro y comodidad
110 CABALLOS Y CAMBIO AUTOMÁTICO

Renault Mègane Zen 1.5 dCi 110 EDC. Ahorro y comodidad

De los tres diésel ofrecidos por el nuevo Mégane, el intermedio, de 110 CV, ofrece la caja automática EDC, que eleva el agrado pero no el consumo.

Pedro Martín

Pedro Martín

2 de Agosto 2017 22:54

Comparte este artículo: 85 0 0

Tres de los motores ofrecidos por el nuevo Mégane están disponibles con el cambio automático EDC de doble embrague, pero sólo uno de ellos es diésel. Se trata del 1.5 dCi de 110 CV, todo un clásico de la firma gala que exhibe su equilibrio entre agrado, eficiencia y prestaciones desde hace muchos años y en los vehículos más variados. Actualizado constantemente, en el caso de la variante que nos ocupa rinde 26,5 mkg de par a sólo 1.750 rpm, y eso es sinónimo de respuesta a bajo régimen, pese a una cilindrada algo justita para un compacto de 4,36 metros. Pero el nuevo Mégane no es un coche pesado, y la caja EDC funciona con suficiente rapidez, aunque destaque más por suavidad que por deportividad, detalle acentuado por la ausencia de levas en el volante, lo que torna más incómodo el manejo manual.

El cambio simplifica la conducción

Y es que la firma gala da a su dCi 110 EDC un enfoque más económico -implica un sobrecoste de 1.500 euros- o utilitario, pues simplifica la conducción urbana o con atascos, y el consumo no crece en comparación con la variante manual, ya que ambas homologan 3,7 l/100 km de media. En cuestión de consumo real también andan a la par, pues si el Mégane dCi 110 necesita unos 5 litros de media, en el modelo aquí probado han sido 5,4 l/100 km, que es poco. De hecho, los 47 litros del depósito dan para mucho entre repostajes.

Y las prestaciones tampoco decepcionan si pensamos en esta versión como alternativa 'familiar' destinada a uso turístico, pues el cambio EDC saca más partido del motor dCi 110 que la caja manual. En este sentido, el chasis responde bien a las necesidades, aunque una amortiguación un poco más firme no vendría mal.

Y también nos gustaría que se puliese algún detalle de calidad -como ciertos ruiditos procedentes del salpicadero- o que la caja EDC se ofreciera también con el nivel Intens.

La clave

Estaría bien que la gama Mégane ofreciese más versiones diésel automáticas, como un 1.6 dCi 130 EDC. Pero hasta que eso ocurra, bien está este 1.5 dCi 110 EDC, que mejora la agilidad y el agrado respecto a la versión manual, pero sin incrementar el consumo.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16