Volkswagen Golf GTI 35 DSG. Tarta de cumpleaños
230 caballos de potencia

Volkswagen Golf GTI 35 DSG. Tarta de cumpleaños

Pocos vehículos tienen el honor de cumplir 35 años y continuar en plena forma. El Golf GTI celebra ese cumpleaños y para conmemorarlo han lanzado una versión potenciada de la que sólo llegarán 200 unidades a España. Seguro que va a ser un gran reclamo para los más 'puristas'.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

15 de Septiembre 2011 12:00

Comparte este artículo: 0 0

Gran Turismo Inyección. Eso es lo que significan las siglas que decoran la carrocería de algunos Golf desde hace 35 años. Y es que en 1976 Volkswagen lanzaba un Golf con un motor 1.6 de 110 CV, que denominaron GTI. Sin embargo, nadie sabía la repercusión que tendrían esas tres letras mágicas. Ahora, y tal como pasó con su 20, 25 y 30 aniversario, Volkswagen ha sacado una edición limitada para celebrar esa fecha. Su 35 cumpleaños.

Esta nueva edición conmemorativa deriva del actual GTI, pero cuenta con ligeros detalles estéticos como el faldón negro que decora su paragolpes delantero, los retrovisores negros, las llantas 'Watkins' de 18 pulgadas con neumáticos 225/40 o los pequeños logos '35' de sus aletas. Y como sobran las presentaciones, no hay ninguna referencia exterior al Golf, ya que en su zaga sólo encontramos esas tres letras que han marcado cátedra.

Interior con pocas sorpresas

Su habitáculo se diferencia del resto de Golf en pocos detalles, ya que mantiene su gran amplitud, su maletero de 350 litros con rueda de repuesto de emergencia o incluso las salidas de ventilación traseras. Y aunque para algunos sea un sacrilegio, por 650 euros lo podemos pedir incluso con carrocería de cinco puertas. Entre esos detalles que lo diferencian del GTI convencional se encuentran unas estriberas específicas, una tapicería con la inscripción '35' y costuras rojas -abandonando así los clásicos cuadros-, un pomo que nos remonta a la década de los 70 al simular una pelota de golf y... nada más, pues cualquier otro detalle de deportividad interior ya lo incorpora un Golf GTI 'normal'.

Un salpicadero excesivamente sencillo, pero de mandos lógicamente situados, unos asientos perfectos por dureza y sujección, y una postura de conducción ideal -sólo molestan en la visión los reposacabezas traseros, específicos del GTI- hacen que nos sintamos con ganas de ponerlo en marcha.

El acceso 'manos libres' y el arranque por botón -no es de un toque y requiere mantenerlo pulsado hasta que se pone en marcha- es una de las pocas opciones de este equipadísimo Golf, junto al aparcamiento asistido, el techo solar, el sistema de navegación o los airbag laterales traseros. Y es que este Golf comparte con el GTI 'normal' elementos como los faros de xenón con luz diurna LED, control de velocidad, climatizador bi-zona o los pilotos traseros LED, entre otras muchas cosas.

El sonido del motor anuncia lo que hay

Nada más arrancarlo un suave bramido invade el habitáculo y nos prepara para lo que estamos a punto de experimentar. La combinación DSG -de 6 velocidades con embrague en baño de aceite- con el motor 2.0 TSI apunta maneras desde el principio y se muestra realmente agradable cuando hacemos un uso 'civilizado' de él, ya que nada más acariciar las 2.000 rpm sube de marcha para ahorrar carburante y puede dejar el motor a sólo 1.400 rpm. Pero tranquilos, ya que con un leve roce al acelerador gana velocidad sin necesidad de reducir de marcha. Todo esto es realmente efectivo en ciudad y en vías rápidas, pues aumenta el confort que se puede perder por culpa de su suspensión, aunque no es nada para alarmarse. Además, para los más 'delicados' se ofrece en opción un chasis adaptativo DDC, por 920 euros, que permite variar la dureza en tres modos: Sport, Confort y Normal.

Sin embargo, la firme suspensión de origen es la que le proporciona a este Golf una pisada excepcional cuando avivamos el ritmo. Ahora echamos de menos que el sonido invada en mayor proporción el habitáculo -el sonido es controlado por un actuador en su sistema de escape-. Pasamos el cambio a modo secuencial -cuenta con levas de serie- como si cambiásemos el chip a modo 'carreras'. En carreteras reviradas es noble, predecible, frena de maravilla, el ESP es totalmente desconectable, su cambio efectúa en las reducciones un perfecto punta-tacón y corre que da gusto -su velocímetro sobrepasa los 200 km/h con una facilidad pasmosa-... ¿Qué más podemos pedir?

No hubiera estado de más una dirección más directa -tiene 2,9 vueltas entre topes- y con mayor dureza a alta velocidad, o un tren trasero que nos diera algo más de sensación de aplomo, aunque bien es cierto que cuando le 'coges el truco' es sumamente divertido. También podrían haberse decantado por un autoblocante delantero mecánico, y no por el electrónico XDS. No por efectividad, pues minimiza las pérdidas de tracción, sino porque realiza un trabajo contranatura, ya que cuando patina alguna rueda en aceleración, lo que hace es frenarla -funciona de manera similar al ESP-. Así, en conducción deportiva sin haber desconectado el ESP, y sin haber tocado los frenos, nos podemos llegar a quedar sin éstos. Y todo ello por acelerar más de la cuenta. Cuando menos, curioso. Menos mal que dicho equipo de frenos cumple con nota por resistencia.

Sin embargo, el XDS es vital para domar los 235 CV extraídos del motor del Golf R. Sí, así es. Este motor, que tiene reforzadas bielas, pistones y cigüeñal, no es una versión potenciada del GTI, sino una variante 'descafeinada' del R -que también es un 2.0 TSI-. Con esto se asegura su fiabilidad. Gana 24 CV respecto al GTI -cada uno de esos caballos ganados cuesta 111,67 euros- y pierde 35 CV frente al R -en cada caballo perdido nos ahorramos 141,43 euros-.

Más sensaciones que décimas

Según los datos oficiales, con los 6,6 segundos que necesita el '35' para acelerar de 0 a 100 km/h, es 0,3 segundos más rápido que el GTI. También gana 7 km/h de velocidad máxima, llegando a los 247 km/h. Sin embargo, para que su propietario aprecie esa leve mejora de prestaciones en la calle, realmente le haría falta tener un sexto sentido, pues ya un GTI de 211 CV corre 'que se las pela'.

Pero nosotros hemos buscado esas diferencias reales. Un Golf GTI que pasó por Motor16 con cambio DSG hizo el 0-100 km/h en 6,3 segundos -0,6 segundos más rápido que lo homologado-, y nuestro '35' en 6,4. Mal empieza. Aquel GTI cubría los 1.000 metros en 26,4 segundos, y el '35' ha necesitado 26,3. Sólo gana por una décima. La misma décima que mejora a la hora de efectuar una simulación de adelantamiento respecto al GTI 'a secas'. Esto se debe más que al aumento de potencia, a que en el '35' los desarrollos del cambio son ligeramente más cortos, algo que además le ha servido para penalizar en el consumo -en uso real gasta justo un litro más de media que el GTI-, aunque nos ha dado un gasto totalmente lógico.

Con estos datos; ¿interesa ese desembolso extra de 2.680 euros respecto a un GTI, a igualdad de cambio?

Pues la respuesta debería ser afirmativa, aunque sólo sea para que todos aquellos enamorados de los GTI puedan decir que conducen una unidad que conmemora sus 35 años de vida. Personalmente, yo destinaría esa diferencia a dotar a mi GTI DSG 'a secas' de algo de equipamiento opcional. Además, nadie me podría negar que conduzco una leyenda del automovilismo que todos han querido imitar, pero que nadie ha podido igualar.

Artículos recomendados

Sigue Motor16