Kia Xceed 1.6 CRDI 136 Emotion DCT. Amor a primera vista
PRUEBA

Kia Xceed 1.6 CRDI 136 Emotion DCT. Amor a primera vista

Este crossover de 4,40 metros de longitud se desmarca claramente de la oferta actual en el segmento generalista con un diseño que huye de la rutina. Y no solo eso. El Kia XCeed derrocha calidad y combina un brillante propulsor diésel con unos consumos muy bajos. Un modelo muy a tener en cuenta.

Redacción

11 de Abril 2020 22:00

Comparte este artículo: 46 11

El que no arriesga no gana. Y esa sentencia referida al diseño en el sector automovilístico a veces funciona y a veces no. La lista de desastres en la segunda opción es extensa: Renault Vel Satis, Lancia Thesis, Seat Toledo III... Sin embargo, ganan por goleada los modelos que arriesgaron y triunfaron. Con el XCeed Kia ha arriesgado, pero lo justo porque se ha basado en dos estilos de éxito: los crossover y los coupé. Y ha aprovechado la corriente en el mercado Premium, que ha puesto de moda este tipo de carrocerías. Un estilo que cuesta encontrar en el segmento generalista, al que pertenece un modelo de marca coreana diseñado, concebido y construido al cien por cien en Europa. Y arriesgando lo justo, el XCeed va a ser de los que ganan.

Lo primero que comprobamos antes de nada es si la línea descendente del techo en la parte posterior para lograr ese estilo tan personal perjudica la comodidad de acceso a las plazas traseras. Y la realidad es que entrar o salir de la zona trasera del XCeed se realiza sin pegas y sin miedo a hacerse un chichón, independientemente de la altura del pasajero. Además, detrás hay hueco para que al menos dos adultos de buena talla viajen sin pegas, mientras que un tercer ocupante trasero se las tendrá que ver con un apoyabrazos central delantero que invade bastante el espacio útil reservado. También apreciamos una ligera reducción de la visibilidad por el espejo retrovisor interior al reducirse el tamaño de la luna trasera. No obstante, en el lado positivo hay que valorar lo poco voluminoso que es el túnel central del piso, el espacio generoso que hay a nivel longitudinal incluso para ocupantes de casi 1,90 de estatura, que no rozarán en el respaldo delantero, una altura libre al techo desde el asiento trasero también con centímetros de sobra para pasajeros de talla elevada y, por último, algo que muchos compradores valoran sobremanera. Y es que, frente a un Ceed de cinco puertas, nuestro protagonista tiene los asientos 42 milímetros más elevados, lo que facilita enormemente acceder y sentarse en el coche. Incluso el maletero crece 31 litros respecto al Ceed compacto, homologando 426 litros, que no es una cifra para hacer una fiesta pero que va en línea con lo ofrecido por sus rivales directos y también por algunos de los SUV tradicionales como el más vendido Nissan Qashqai.

Nuestro protagonista nos convence

Durante todas estas comprobaciones, mediciones e idas y venidas de adelante a atrás y de atrás a adelante, detectamos una calidad general fuera de serie. Y es que tanto los materiales como los ajustes se han cuidado con mimo; tanto, que no encontramos muchas diferencias respecto a un modelo de marca alemana y premium. Y, por supuesto, la clase que vemos en el XCeed es muy superior a la de muchos de sus rivales de marca generalista europea, muy en línea de lo que se ve en la matriz Hyundai. Este cuidado en los detalles y el empeño en hacer un coche fiable que transmita solidez y refinamiento se traslada a su forma de funcionar. Porque el XCeed con el motor 1.6 CRDI de 136 caballos, en combinación con el cambio automático de doble embrague DCT y siete marchas, convence desde que avanzas unos metros. Primero porque está perfectamente insonorizado, un trabajo apuntalado por un amortiguador dinámico en el eje trasero que limita el ruido de rodadura y las vibraciones estructurales. El motor diésel apenas se siente en cuanto a sonoridad, pero sí se le siente en cuanto a empuje porque tiene la potencia ideal para mover con solvencia los 1.440 kilogramos del XCeed, y forma equipo con un elemento decisivo en el aprovechamiento de la fuerza sin derrochar en consumo. Hablamos de un cambio automático de doble embrague cuyo funcionamiento no tiene nada que envidiar al de otro más conocido, denominado DSG. De hecho, el XCeed 1.6 CRDI de 136 caballos acelera de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos, sólo dos décimas más de lo que tarda un VW Tiguan 2.0 TDI de 150 CV con cambio DSG. Y si lo que te preocupa es el consumo, nuestro protagonista se conforma con menos de 6,0 l/100 km de media en conducción real, con una autonomía de más de 800 kilómetros. Por lo que teniendo en cuenta que solo cuesta 800 euros más que la versión equivalente en gasolina -el 1.4 T-GDi DCT-, y que este último gasta casi 2 litros más cada 100 kilómetros...

Al chasis del XCeed le ha afectado muy poco la mayor altura libre al suelo -42 mm más que el Ceed normal-. Recurre a un calibrado específico de la suspensión y recibe algunos componentes nuevos como los topes de extensión hidráulicos en los amortiguadores para suavizar la marcha y unos muelles delanteros y traseros un 7% y un 4% respectivamente más suaves para que trabaje más el amortiguador y ganar en confort y estabilidad. La realidad es que en el firme liso de las autovías, autopistas y carreteras de segundo orden bien asfaltadas el coche resulta cómodo y eficaz, incluso con un toque deportivo que permite olvidar que conducimos un crossover ya que desborda agilidad y nobleza a partes iguales. Pero en asfalto bacheado la suspensión tiene un punto seco que sacrifica un poco el confort sin que el comportamiento cambie.

El coche no viene mal equipado de serie -salvo que hay que pagar por el color de la carrocería, sea el que sea-; sin embargo, para el más sibarita la marca ofrece un interesante 'Pack Yellow' que, por 2.400 euros, incluye: sistema de asistencia de frenada de emergencia -colisión frontal- con reconocimiento de peatones, control de crucero adaptativo con función Stop&Go, asistencia para seguimiento de carril con tráfico intenso, tapicería deportiva, volante calefactable, asientos delanteros regulables eléctricamente -8 posiciones conductor- con ajuste lumbar y función de memoria -en el asiento del conductor-, asientos delanteros y traseros calefactables, panel de instrumentos digital tipo Supervision de 12,3 pulgadas, sistema de Audio Premium (JBL) y portón trasero 'manos libres'. Todo un despliegue que unido a un precio muy competitivo de partida -26.434 euros con descuentos- convierte al XCeed 1.6 CRDI Emotion DCT en una alternativa interesantísima para el que busca desmarcarse de la rutina en diseño. Y no olvidemos los 7 años de garantía, un respaldo de la marca que todavía nadie ha conseguido igualar de serie en España.

LA CLAVE

No es fácil encontrar un crossover con carrocería coupé en el segmento del Kia XCeed. Un estilo que, sin embargo, sí está de moda entre los SUV de categoría Premium. Pero poco le falta a nuestro protagonista para estar entre ellos. Por calidad, tecnología, diseño... el XCeed es exclusivo y eficaz, y este motor turbodiésel es quizá la mejor elección de toda la gama.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon