Kia Proceed GT 1.6 T-GDI 204 CV. Bonito y funcional
PRUEBA

Kia Proceed GT 1.6 T-GDI 204 CV. Bonito y funcional

Kia lo borda con el ProCeed, un familiar que consigue atraer las miradas como lo saben hacer sólo algunos deportivos. Pero aún así, su silueta 'shooting brake' no condiciona su funcionalidad, siendo una alternativa ideal para quienes no puedan renunciar al espacio interior... ni a la belleza.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

1 de Octubre 2019 21:00

Comparte este artículo: 23 10

Kia ha echado el resto con su nuevo Ceed, hasta el punto de diversificar su gama para adaptarse a las necesidades de prácticamente todo el mundo. Y tú no serás una excepción entre esos nuevos clientes que la firma coreana quiere atraer con su Ceed.

Sobre todo si te encanta viajar en familia o practicar deportes en los que valores el espacio de carga de tu vehículo. En ese caso, un Ceed Tourer sería perfecto. Pero... ¿aburrido? Es posible que su silueta de 'típico' familiar no te llegue a seducir; pero hay solución. Y si no te van los tan de moda SUV y crossover -Kia lanzará en breve el XCeed-, es muy probable que este atractivo familiar con el nombre de ProCeed llame tu atención. Sí, porque ahora el ProCeed no es la versión de tres puertas del compacto de Kia, sino un sorprendente 'shooting brake' que no pasa desapercibido; tanto, que atrae más miradas que muchos deportivos, pero con un extra de funcionalidad.

Para acentuar su dinamismo, Kia lo ofrece sólo con los acabados GT-Line y GT. Y este último se encuentra disponible exclusivamente con el potente corazón 1.6 T-GDI, un bloque de gasolina que eroga 204 CV de potencia y 27,0 mkg de par motor. Precisamente el que esconde nuestro llamativo protagonista.

Gracias a este propulsor, de prestaciones no anda escaso. Y a las pruebas me remito, porque en la práctica calca la aceleración oficial de 0 a 100 km/h -7,6 segundos- y sale lanzado del primer kilómetro, arrancando desde parado, a 194 km/h. Y es que el 1.6 T-GDI empuja con gran energía, por más que se ayude de una transmisión manual cuyo tacto, precisión y recorrido son sólo correctos, pues nos parece que la personalidad de este ProCeed GT pide algo más contundente. Tampoco lo han bordado con sus desarrollos, su talón de Aquiles, y responsables de que sea aconsejable invertir los 1.700 euros que cuesta el cambio DCT7 de doble embrague. Más que nada, porque esa inversión se recupera al final en forma de ahorro de combustible.

Lo decimos porque el desarrollo final -sexta- de la caja manual hace que a 120 km/h el motor gire a 3.225 rpm, cuando en el DCT7 va a 2.665 rpm en séptima. Incluso la sexta del manual es más corta que la sexta del automático, que se sirve de esa séptima marcha para reducir sonoridad y consumo, que crece en exceso según elevamos el ritmo en carretera. Aunque el gasto medio de la versión probada no es para escandalizarse -7,6 l/100 km-, los 50 litros que caben en su depósito no dan para muchas alegrías.

Descrita la única pega de este ProCeed GT, te diré que esos cortos desarrollos no te obligarán a tener que andar reduciendo de marchas a la hora de adelantar o ganar velocidad, pues en sexta te permite pasar de 80 a 120 km/h en sólo 8,4 segundos. Ya decía al comienzo que de prestaciones no va escaso, y si lo haces en cuarta, te pegará con contundencia a sus sensacionales asientos, pues requiere 3,4 segundos menos e invierte apenas 140 metros.

Acelera con ganas

Para acentuar su dinamismo los ingenieros de Kia lo han puesto a punto en el circuito de Nürburgring. Ese sinuoso 'laboratorio' dio con las claves, como instalar unas suspensiones 10 milímetros más bajas que en el resto de los Ceed y equipar unos muelles un 13 por ciento más firmes delante y un 44 por ciento más duros detrás. También hay barras estabilizadoras específicas, de forma que su comportamiento es sensacional cuando te puedes permitir el lujo de negociar curvas y más curvas.

No cabe duda de que también ayudan sus neumáticos Michelin Pilot Sport 4 en medida 225/40 R18, su rápida dirección, su equipo de frenos -de 120 km/h a 0 ha frenado como un Porsche 911 Carrera 4S-, el diferencial electrónico y el modo de conducción Sport -hay otro Normal, pero no admiten configuraciones independientes, sino que varían de golpe parámetros como la dirección, la gestión del motor o el sonido del mismo, acentuado en su interior por un equipo JBL que emite un 'feo' ruido en el programa Sport-. Tan bueno es el comportamiento, que con cada curva te ayuda a quitarte años de encima.

Pero este ProCeed también sabe cuidarte en su justa medida en viajes por vías rápidas, y no se puede tildar de incómodo.

Muchos pensarán que esa atractiva silueta condiciona su amplitud o funcionalidad. Nada más lejos de la realidad, pero sí es cierto que no puede equipar portón eléctrico por ejemplo, aunque también es verdad que será uno de los pocos inconvenientes que se pueden poner a su equipamiento, donde solo la pintura se paga aparte.

Su maletero cubica 594 litros, apenas 31 menos que el Ceed Tourer, pero aquí han sumado el espacio de su doble fondo, pues bajo su bandeja apenas hay 40 centímetros de altura, al tener una línea de cintura diferente -más baja- a la de su hermano más familiar. Ahora bien, sus formas permiten aprovechar todo el espacio.

Emplea la misma plataforma del Ceed Tourer, lo que le permite tener idéntica amplitud, que no es poco. Sólo en la cota de altura trasera se pierden 35 milímetros, y en parte se debe a que en el GT hay techo panorámico... de serie. Pero si no mides más de 1,85 de estatura, el techo quedará lejos y entrar no requiere de maniobras de contorsionismo. También el túnel central es mínimo, de modo que tres adultos caben bien, pues en la segunda fila hay los mismos 69,5 centímetros de hueco para piernas que en el Ceed Tourer con un conductor de 1,75 metros al volante.

Esta versión GT recibe unos sensacionales asientos delanteros, que te atrapan para disfrutar de un puesto de conducción muy bien organizado y que irradia calidad. No en vano, este atractivo familiar, cuyos rivales directos brillan casi por su ausencia, también presume de 7 años de garantía; toda una declaración de intenciones, como el descuento de hasta 5.030 euros -se puede quedar en 28.195 euros- para presumir de estética, dinámica y funcionalidad con este exclusivo familiar que difícilmente pasará de moda.

LA CLAVE

Me considero un defensor de los 'familiares', pero este ProCeed se defiende sólo con verlo. Y ese diseño no condiciona su funcionalidad o su amplitud interior. Es más caro que un Ceed Tourer, pero no encontrarás nada igual en una marca generalista. Y si puedes, paga los 1.700 euros del cambio DCT7.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16