Peugeot 308 1.2 THP 130 CV. 25.000 km y subiendo...
EN BANCO DA 131,55 CV

Peugeot 308 1.2 THP 130 CV. 25.000 km y subiendo...

Superados los 25.000 kilómetros de nuestra prueba de fiabilidad, hemos encontrado con lo que ya esperábamos: cero desgastes, cero problemas y cero fallos. Tras el desmontaje de las piezas sometidas a mayor desgaste, volvemos a dejarlo todo como estaba y nos echamos de nuevo a la carretera.

Redacción

5 de Diciembre 2014 12:06

Comparte este artículo: 0 0

Los kilómetros pasan como el tiempo, muy deprisa. Y nuestro Peugeot 308 1.2 Pure Tech 130 S&S lleva ya recorridos 25.000.000 de metros con el único objetivo de determinar si es un coche tan bien hecho como dicen. De momento, y aunque "sólo" hemos recorrido 25.000 kilómetros, nuestro protagonista no solo no muestra ni un solo indicio de fatiga, si no que se está viniendo arriba, ya que las últimas pruebas de nuestro centro técnico demuestran que acelera mejor, recupera antes, frena en menor espacio y también gasta un poco menos. Y todo ello aderezado con un pequeño gran detalle. Y es que al pasar de nuevo por el banco de potencia de la central de Bosch en Madrid, su rendimiento ha aumentado ligeramente pasando de 130 a 131,55 caballos.

Por manos de más de diez conductores

Pero antes de entrar en detalle sobre el desmontaje previsto de las piezas sometidas a mayor desgaste, hagamos un ligero repaso de los viajes realizados por el compacto francés desde que llegó a nuestra redacción con 417 kilómetros en el mes de junio pasado. El Peugeot sometido a la prueba de desgaste ha dado la vuelta a España varias veces durante estos meses y los últimos 5.000 kilómetros han sido realizados por tres conductores, dos hombres y una mujer. Una conductora que habitualmente lleva entre manos un deportivo de 275 caballos y a la que le ha sorprendido gratamente el rendimiento de un motor tan especial como este 1.2 Pure Tech de 130 caballos. En cualquier caso, desde el minuto 1, el 308 ha pasado de mano en mano por un grupo de diez conductores que se han recorrido España de norte a sur y de este a oeste, con escapadas puntuales a Portugal y Andorra. En general, el coche ha gustado y está gustando por muchas razones, pero podríamos destacar varios aspectos en los que ha habido coincidencia entre conductores desconocidos entre sí. El motor de 3 cilindros y 130 caballos ha sido, con diferencia, el que más piropos ha recibido puesto que su suavidad, refinamiento y rendimiento sorprenden cuando de lo que se habla es de una mecánica tricilíndrica, en general y hasta ahora muy propensa a vibraciones y sonoridad impropias de un automóvil moderno. 

También ha dado pie a muchos comentarios realizados en el libro de bitácora, la calidad general del coche. Calidad de ajustes, de materiales, de diseño o de asientos, estos últimos para muchos de los usuarios ocasionales son los mejores que han probado jamás.

Gasta algo más de los 4,8 l/100 km que homologa

Los apuntes realizados por los diferentes conductores también hacen alusión a un consumo muy sensible al tipo de conducción, es decir que se mantiene en cifras normales e incluso inferiores a lo habitual en un modelo de este porte con 130 caballos, pero que pueden aumentar fácilmente si se pisa mucho el acelerador, se abusa de las marchas más cortas en un tipo de conducción menos turística o se viaja muy cargado. Situaciones en las que el consumo aumenta no sólo en nuestro 308, sino en prácticamente todos los modelos a la venta. La media contabilizada en la prueba es de 7,2 l/100 km, una cifra alejada del consumo homologado por el fabricante pero muy coherente si pensamos que es consumo real y que en muchas ocasiones el coche ha ido cargado a tope y con el aire acondicionado funcionando al máximo dada la época del año. No obstante, en algunos viajes por autopista a velocidades legales, la media ha sido de 6,2 l/100 km. 

Todos han destacado el eficaz funcionamiento de la dirección, muy precisa y siempre con el tacto adecuado. Han hablado maravillas del maletero, donde cabe todo el equipaje de una familia en vacaciones. Y han disfrutado con los sistemas de infoentretenimiento, con las ayudas a la conducción o con los equipamientos de gamas superiores, como los asientos con masaje, el acceso y arranque manos libres o la pantalla táctil que concentra todos los mandos de climatización, sonido, ordenador...

Algún fallo con la bandeja y los faros Full LED

Claro que no todo han sido aplausos y dada la variedad de conductores era lógico que no todo estuviese a gusto de todos. Por ejemplo, un probador ha escrito en el cuaderno de a bordo que la bandeja trasera a veces se queda subida al cerrar el portón. Al comprobarlo tras un viaje, nos dimos cuenta de que no estaba bien ajustada con sus abrazaderas a los laterales, lo que provocaba este problema. Otro probador ha comentado que las luces de cruce se quedan justitas por amplitud de campo más que por calidad y luminosidad del haz, una iluminación algo escasa que sorprende por tratarse de un sistema Full LED. Aunque también ha destacado la calidad de los faros LED en las luces largas o de carretera. Y es que cada faro delantero se compone de 31 LED (13 para la firma luminosa, 10 para las luces de cruce y 2 módulos de 4 microLED para las de carretera.

Desmontado pieza a pieza

Como estaba previsto, el 308 1.2 Pure Tech ha pasado por el taller de Motor 16 cuando ha recorrido una parte de su prueba de fiabilidad. Y allí, se ha procedido a desmontar las piezas sometidas a un mayor desgaste. Amortiguadores delanteros y traseros, discos y pastillas de freno, caja de cambios, embrague, transmisiones, neumáticos... A diferencia de otras pruebas de fiabilidad, tanto nuestras como de nuestra competencia, esta vez hemos decidido desmontar parte del coche con un kilometraje digamos de rodaje (25.000 kilómetros), para más tarde y muchos miles de kilómetros después comprobar la evolución y el desgaste real de esas mismas piezas. Como siempre, partíamos de unos datos proporcionados por el fabricante y de nuestras propias pruebas realizadas cuando el cuentakilómetros marcaba 5.000 kilómetros. Pero este despiece ligero realizado cuando nuestro protagonista ha recorrido ya 25.000 kilómetros nos ha proporcionado pistas muy valiosas de cara al resultado final. Es cierto que en un coche moderno el kilometraje recorrido hasta ahora es ridículo y resultaría extraño que hubiese surgido problema alguno. Sin embargo lo que ya no es tan normal es que todas y cada una de las piezas desmontadas tras rodar y rodar sin descanso durante cuatro meses, esté como el primer día, sin apenas desgaste y con una larga vida útil por delante. Ha sido el caso de los frenos, tanto los discos como las pastillas; de los amortiguadores, con los mismos valores en las curvas de amortiguación medidas con dinamómetro; del disco de embrague o incluso con unos neumáticos que mantienen su banda de rodadura intacta. 

El desmontaje de las piezas del 308 analizadas ha sido cómodo ya que su ubicación y los útiles necesarios no han dado ningún problema a los mecánicos que han valorado positivamente la utilización de órganos clásicos pero de muy buena calidad. Tan sólo han tenido que recurrir a un taller de la marca para que les proporcionase el útil necesario para desmontar el muelle del amortiguador delantero, un útil especial del que carecíamos. Por lo demás, desmontaje y montaje ha sido pan comido para los técnicos, que esperan con interés comprobar el desgaste sufrido por los mismos órganos mecánicos analizados, con el paso de los kilómetros. Mientras tanto, el 308 1.2 Pure Tech de 130 caballos y sistema Stop/Start sigue rodando de cara ahora a un invierno que promete llegar con crudeza.

Artículos recomendados

Sigue Motor16