Peugeot 208 GT Line Puretech 130 EAT8. Con 20.000 km y ganas de más
BAJO LA LUPA

Peugeot 208 GT Line Puretech 130 EAT8. Con 20.000 km y ganas de más

Está gustando, y mucho, este Peugeot 208 GT Line Puretech de 130 caballos y cambio automático EAT8. Corre incluso más de lo necesario, gasta menos de lo esperado, se agarra al asfalto con garra y su aspecto llama la atención allá por donde pasa. Ya llevamos 20.000 kilómetros.

Redacción

30 de Enero 2021 22:00

Comparte este artículo: 0 0

Como no hay nada mejor que las historias contadas por sus propios protagonistas, y cuando ya llevamos 20.000 kilómetros recorridos con el Peugeot 208 GT Line Puretech 130 EAT8, en esta ocasión vamos a conocer de primera mano la experiencia de los probadores que más kilómetros han recorrido con el coche en las últimas semanas. Y uno de ellos es Santiago, el más joven del equipo. "Las dos últimas semanas de agosto, el 208 y yo recorrimos unos 3.000 kilómetros, comenzando por Jávea, donde estuve recorriendo la zona y sus alrededores: Denia, Calpe, Oliva o el Parque Natural del Montgó. El consumo medio, contando con el viaje, que fue por autopista la mayor parte del tiempo, siempre rondó los 6,5-7,0 l/100 km, circulando casi siempre en modo Normal, probando el Sport en algún momento puntual y usando el modo ECO cuando circulaba con el depósito más bajo de combustible. Este último restringe bastante la respuesta del coche, pero sin duda logra su objetivo estirando bastante la autonomía cuando se realiza un tipo de conducción turística. Tras disfrutar una semana por Alicante, de vuelta a Madrid para pasar la noche y, enseguida, casi con el motor aún caliente, salir hacia Castropol, en Asturias.

En viajes largos, al menos en mi caso -mido 1,81 metros-, sí notas algo la fatiga por la postura algo forzada que te obliga a llevar el original y atractivo puesto de conducción i-Cockpit del 208. Esa en el que el volante tiene que estar situado en una posición más baja de lo normal para poder ver bien todos los relojes. Y esto, al menos por mi postura de conducción, acababa cargándome un poco el cuello al cabo de varias horas. Por lo demás, mismos consumos que los citados anteriormente, siempre entre los 6 y los 7 litros cada 100 kilómetros, circulando en modo Normal y una sola persona a bordo con su equipaje.

Como detalle a destacar, todas las personas que se montaron en el coche en destino lo encontraron cómodo, agradable y bien acabado. Además, el diseño exterior gustó a todos a quienes pregunté, llegando incluso a pararme por la calle un lector de Tapia de Casariego para preguntarme qué tal iba la prueba.

Diario de ruta algunos pueblos visitadosDiario de ruta algunos pueblos visitados

La respuesta de este 208 con sus 130 CV es muy buena, lo que hace que sea cómodo de conducir por las carreteras comarcales que abundan en Asturias y Galicia. Sin embargo, lo que menos me ha gustado, aunque no estoy seguro de si será fallo de esta unidad en concreto o que el problema lo provocaba mi smartphone, es el sistema de infoentretenimiento. Este se quedó 'congelado' varias veces; siempre, eso sí, con mi móvil conectado para poder hacer uso del Bluetooth. Siempre sucedió al arrancar el coche, en los primeros minutos de uso, nunca cuando llevaba un rato funcionando. Tendremos que probar más con otros móviles y os contaremos el resultado".

Por otra parte, Felipe, nuestro colaborador más veterano pero curiosamente también el más incansable, se alegró mucho cuando le ofrecimos la posibilidad de hacer más kilómetros con este ejemplar que ya había probado en otra ocasión. "Entre el confinamiento y este verano tan raro que hemos tenido, estuve a punto de no volver a coger este tremendo 208 GT Line. Por eso, cuando me comunicaron que todavía quedaban kilómetros por cubrir, me faltó tiempo para acudir a su encuentro. Y me sigue fascinando el cambio de ocho marchas. Creo que los fabricantes están ya rizando el rizo y que va a ser muy difícil superar las últimas versiones de automatismo. Es una delicia su utilización. Casi todo mi recorrido se desarrolló por autovía, pero aun así pude disfrutar de una estructura y suspensión, para mí gusto casi perfectas. Si bien en los llanos de La Mancha su comodidad equivale a la de un vehículo de un segmento superior, cuando la carretera comienza a serpentear el conjunto se transforma en un auténtico GTI, e incluso creo que a más de uno le sacaría los colores.

No sería justo si no destacara la sujeción y comodidad del asiento del conductor, que es el que yo probé, y, por supuesto, un equipo de radio que te permite llegar a la costa y volver con tu emisora favorita, pues se sintoniza automáticamente por las diferentes comarcas por donde transitas. Por último decir que el color azul añil le venía de perlas por su toque deportivo; y que lo más increíble de todo, como dije la vez anterior, es que su motor sea un tres cilindros, porque desde luego empuja con la fuerza de uno más grande, sin vibraciones ni un sonido que le delate".

Pedro también se las ha visto con el 208 en un viaje por la provincia de Córdoba donde ha visitado con interés numerosos pueblos desconocidos, pero bellísimos y con historias muy interesantes. Él comenta que "el 208 es un coche muy agradable de conducir en el día a día porque el motor y el cambio se llevan muy bien. Me parece un coche seguro para viajar, fiable y de calidad. Muy divertido en zona de curvas, aunque para mi gusto le sobran vueltas de volante. Tiene 3 cuando lo normal ya son 2,5 o 2,7. Parece poca diferencia, pero en carreteras de mucha curva cerrada se nota. Lo digo por experiencia, pues hice la carretera más virada que recuerdo, entre Fuente Obejuna y Hornachuelos, 72 kilómetros sin atravesar pueblo alguno. En mi opinión, otros aspectos a mejorar serían las plazas traseras, algo pequeñas para viajar; y un cuentavueltas que se lee con dificultad por su diseño. Respecto al consumo, he detectado en mi recorrido habitual que aunque comenzó siendo algo elevado para un motor de tres cilindros, este se ha ido reduciendo de los 7,2 a los 6,8 l/100 km, e imagino que seguirá bajando algo".

Cuando el 208 llegue a los 25.000 kilómetros haremos el informe final, pero todo apunta, salvo esos mínimos problemillas cuyo origen estamos estudiando, a un resultado general magnífico tras el desmontaje efectuado por nuestro mecánico de cabecera.

Neumáticos con desgaste raroNeumáticos con desgaste raro

Neumáticos con desgaste raro y cortina de techo desobediente

El 208 se deja querer y, en general, la nota de los probadores es de notable alto. Pero hemos detectado desgastes raros y fallitos que vamos a estudiar de cara al veredicto final. Sobre el primer punto, hemos comprobado que los neumáticos delanteros han sufrido un deterioro muy marcado en el borde exterior, que incluso ha llevado a perder trocitos de goma. Son Michelin Primacy 4, uno de los mejores neumáticos del mercado, que siempre han llevado la presión recomendada por el fabricante y cuya vida útil debería superar los 50.000 kilómetros. Y aunque esta prueba de 25.000 es exigente, ese desgaste, manteniendo todavía una profundidad legal del dibujo, no es normal. Las puertas han decidido no abrirse con el sistema manos libres, aunque los botones del mando remoto funcionan bien. Y el estor que cubre el techo de cristal cobra vida y se abre solo.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon