Nissan Note 1.5 dCi Tekna Premium Jugando entre líneas
Mezcla de utilitario y monovolumen

Nissan Note 1.5 dCi Tekna Premium Jugando entre líneas

Por su físico se puede enfrentar a los monovolumen del segmento, pero también se encuentra ahora más cerca de los modelos utilitarios, como el Seat Ibiza. A medio camino entre ambos, lo cierto es que el propulsor diésel le sienta de maravilla y es un privilegiado en asistentes de seguridad.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

7 de Marzo 2014 10:21

Comparte este artículo: 0 0

Si hacemos una encuesta estamos seguros de que a la hora de 'encasillar' al Nissan Note la mayoría lo haría como un monovolumen. Y eso que en esta nueva 'entrega' ha rebajado su altura y afilado un tanto su silueta.

Su objetivo es entablar batalla más directamente con modelos utilitarios, tipo Seat Ibiza o Renault Clio, que con los monovolumen del corte del Citroën C3 Picasso o el Ford B-Max, por ejemplo. Su altura queda fijada ahora en 1,53 metros, o lo que es lo mismo, está más cerca de los primeros que de los segundos, pero esa dualidad o su capacidad para 'jugar entre líneas', como diría un entrenador de fútbol, es lo que hace de este modelo japonés algo diferente.

Estamos en un segmento en el que el precio tiene un peso vital, por eso su interior se adorna con plásticos duros, aunque los ajustes son francamente buenos. El centro de gravedad y la postura al volante se han rebajado un tanto y el tacto general que ofrece es muy agradable. Eso sí, el volante sólo se regula en altura y la disposición de algunos mandos es mejorable, como los que gestionan el ordenador de viaje.

325 litros de maletero

El acceso a la parte trasera es magnífico debido a la generosa apertura de las puertas (casi 90 grados). Nuestra unidad, con el acabado superior Tekna Premium, presume de tapizados de asientos en piel y una banqueta trasera deslizable muy útil, que permite jugar con el espacio disponible para las piernas o la capacidad del maletero. Éste cuenta con un mínimo de 325 litros en la posición más retrasada del asiento y 411 si lo adelantamos, en ambos casos sumando un práctico hueco bajo el piso del maletero al prescindirse de la rueda de repuesto en favor de un kit reparapinchazos.

Como suele ser habitual en este tipo de vehículos, la cota de anchura en las plazas traseras es algo justa para que tres adultos compartan largas 'estancias'.

Aprovechando que 'el Pisuerga pasa por Valladolid', el Note monta el conocido propulsor diésel dCi de 90 caballos que su aliado Renault fabrica en esa ciudad de Castilla y León. Le sienta de maravilla y nos alegramos... Porque no hay opción de elegir más en gasóleo.

Es cierto que hay rivales que ofrecen más potencia, y que a alguien le puede parecer algo justo en un vehículo que con el cartel de aforo completo ronda la tonelada y media de peso, pero este propulsor resulta solvente en la mayor parte del uso que le vayamos a dar.

Su rendimiento es extraordinario y las prestaciones que ha registrado son francamente buenas. Su capacidad de trabajo a bajo régimen es brillante, y eso que el desarrollo en 5ª es muy largo.

De todas formas, en carretera y con el límite de velocidad a 90 km/h ya rodaremos con el par máximo rindiendo a tope. Y si queremos adelantar, pasar de 80 a 120 km/h en cuarta velocidad se traduce en 10,3 segundos y 288 metros de estar expuestos en el carril izquierdo, unas cifras más que aceptables.

Con sistema Start/Stop

Dicho esto, el Note dCi es un vehículo tremendamente agradable para circular por ciudad, por tamaño, manejabilidad y buena visibilidad. El sistema 'Start/Stop' alivia su sed en la urbe y cuando salimos de ella el vehículo cuenta con aliados que también cuidan nuestro bolsillo.

El primero es el programa ECO, que suaviza la respuesta del motor y del acelerador. Luego con dos asistente tan prácticos como intuitivos. Se trata del eco-pedal, que ofrece una escala de la posición del acelerador, y el eco-drive, que nos asesora por medio de colores en el cuadro (verde es el óptimo) sobre el tipo de conducción que realizamos, de cara a protagonizar la más eficiente y económica. Si lo cumplimos a rajatabla podemos obtener cifras en torno a los 4,0 litros en carretera y de un litro más por ciudad.

El nuevo Note parte desde una nueva plataforma, más ligera, y la puesta a punto se ha enfocado hacia el gusto de los clientes europeos. Esto quiere decir que los tarados de las suspensiones son algo más consistentes que antes, pero sin sacrificar en exceso el confort.

No cabe duda de que prefiere moverse por ciudad o cerca de ella, pero en zonas sinuosas tampoco desmerece, aunque no logra, por lógica, la eficacia y agilidad de modelos como los mencionados Ibiza o Clio. Sin embargo, también pone algo de tierra por medio con respecto al C3 Picasso.

La dirección es suave pero bastante precisa, el tacto de la palanca del cambio acompaña y sólo cuando se fuerza algo más de la cuenta sale a relucir su tendencia subviradora, aunque el control de estabilidad, siempre activo, evitará males mayores.

Si analizamos las distancia de frenado registradas, comentar que están dentro de los parámetros esperados y coherentes, pero en el eje trasero apuesta por tambores, una solución menos progresiva y 'glamurosa' de cara a la galería que los discos.

Si hacemos un balance del Note hasta ahora comprobamos que se trata de un vehículo sumamente equilibrado. No es el más potente, ni el más dinámico... pero sí que podemos afirmar que se trata del modelo más listo de su clase. O al menos si analizamos la tecnología en seguridad de la que hace gala.

El mérito no reside en ofrecer asistentes de última 'hornada', sino hacerlo sin que el precio se incremente drásticamente. Es el caso del denominado Escudo de Protección Inteligente, de serie con nuestro acabado y 'artilugio' que engloba tres sistema de seguridad actualmente en auge.

Hablamos de un detector de vehículos en el ángulo muerto generado por los retrovisores, una alerta de cambio involuntario de carril y un asistente de tráfico cruzado en la zaga. Lo curioso es que estos tres sistemas se gestionan por medio de una cámara... pero situada detrás, por eso los costes se recortan considerablemente.

Como esa zona es más propensa a la suciedad, la cámara cuenta con un sistema de limpieza automático. Cuando se mancha, ella solita se limpia aplicando un chorro de agua y de aire para que no pierda eficacia.

No es costumbre en este segmento presumir de estos tres asistentes de una tacada, y funcionan bien, pero es cierto que no pasaría nada si los avisos sonoros de alerta que generan fueran algo más 'contundentes', porque en ocasiones pasan muy desapercibidos.

Otro elemento que suma puntos por ser un 'lujo' en este segmento es la cámara de visión periférica (360º), también de serie, y que nos ofrece una panorámica de todo lo que rodea al vehículo generada por cuatro cámaras, muy útil a la hora de aparcar.

El equipamiento de serie se completa con elementos como el denominado Nissan Connect 2.0, que integra una pantalla táctil en color de 5,8 pulgadas, Bluetooth y un sistema de navegación que permite planificar rutas desde casa y transferirlas luego al coche gracias a Google.

Por último, el acuerdo entre Nissan y la selección española de fútbol ofrece la posibilidad de personalizar el Note, como en nuestra unidad, con el Pack La Roja, que consiste en unas alfombrillas, unos protectores de umbrales de las puertas, el logo trasero o una práctica bolsa deportiva, todo por 120 euros.

Rivales

Nissan Note 1.5 dCi 90 CV Visia

Precio: 16.000 €Consumo: 3,6 l/100 kmLongitud: 4,100 mmMaletero: 325/411 l

Su carrocería se sitúa a medio camino entre un utilitario y un monovolumen. También su habitabilidad, maletero y hasta el comportamiento dinámico. El propulsor diésel de 90 caballos es muy refinado y comedido en cuanto a consumo. Su precio de partida con el acabado de acceso Visia es el más barato y, sin embargo, no es el peor equipado de serie.

Citroën C3 Picasso HDI 90 Attraction

Precio: 17.260 €Consumo: 4,0 l/100 kmLongitud: 4,101 mmMaletero: 385/500 l

Monovolumen puro y duro, es el modelo que ofrece una mayor sensación de amplitud, un maletero más generoso y gana puntos en cuanto a modularidad se refiere, como la banqueta trasera deslizable de serie. El motor diésel es muy suave, el cambio es de cinco relaciones y no tiene 'Start/Stop'. En la dotación de serie con este acabado se echa en falta el ESP o los airbag laterales.

Renault Clio 1.5 dCi 90 Expression

Precio: 17.250 €Consumo: 3,4 l/100 kmLongitud: 4,062 mmMaletero: 300 l

Comparte tecnología con el Note debido a la alianza entre ambas marcas, como el propulsor 1.5 dCi que se fabrica en Valladolid, pero debido a su menor corpulencia se muestra más comedido en consumo. El Clio ofrece un compromiso entre confort y dinámica ejemplar y el equipo de serie es el más completo, con aire acondicionado, ESP, radio CD, pantalla táctil y hasta navegador.

Seat Ibiza 1.6 TDI 90 Reference

Precio: 16.750 €Consumo: 4,2 l/100 kmLongitud: 4,061 mmMaletero: 292 l

Nadie le 'tose' a nivel de ventas año tras año. El Seat Ibiza es algo más caro y ofrece un tacto deportivo y una dinámica con mayores sensaciones al volante. El propulsor TDI ofrece un gran rendimiento, pero es el que más consume, entre otras cosas porque no incorpora el sistema 'Start/Stop'. Su equipo de serie con el acabado Reference es el más completo, tras el Clio.

Artículos recomendados

Sigue Motor16