Lexus CT 200h Black & Grey Edition. Soy el más exclusivo
PRUEBA

Lexus CT 200h Black & Grey Edition. Soy el más exclusivo

Probamos esta serie especial del compacto de acceso a la gama Lexus, un soplo de aire fresco para actualizar un modelo ya veterano.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

25 de Marzo 2019 21:00

Comparte este artículo: 6 14

El CT 200h se presentó en 2010, y desde entonces ha ido recibiendo ligeras actualizaciones estéticas y mejoras en su equipamiento, aunque el vehículo en sí, incluido su sistema de propulsión híbrido, sigue siendo el mismo. La última puesta al día corresponde a esta serie especial Black & Grey Edition.

Por precio, nuestro protagonista se sitúa en la zona media de la gama, entre los acabados Eco y Business y los más completos Executive y F Sport. Su principal baza es de imagen, con un exclusivo color negro grafito y el techo rematado en gris, además de montar unas llantas específicas.

Y en su generoso equipamiento encontramos un control de crucero adaptativo, faros LED, cámara trasera, pantalla en color de 4,2 pulgadas o los asistentes que componen el Lexus Safety System+, como el 'pro-colisión' con detección de peatones, mantenimiento de carril, luces de carretera inteligentes y reconocimiento de señales.

No hay cambios en la hibridación. El motor térmico y el eléctrico suman una potencia total de 136 CV. El último se alimenta gracias a la energía de una pequeña batería que se recarga por medio de la frenada regenerativa, y nos permite circular apenas un par de kilómetros seguidos con emisiones cero.

El cambio automático de variador continuo es bipolar. Agradable a más no poder en ciudad, en carretera, si forzamos el ritmo, eleva la sonoridad y presenta un efecto 'patinamiento' no muy llevadero, incluso con el programa Sport -también contempla perfiles de conducción Normal y Eco-.

En marcha la suspensión resulta más bien firme, que no incómoda, la dirección transmite y el gasto es comedido -4,3 litros por ciudad y alrededores siendo cuidadosos-, aunque la media real, sin 'miniconsumo', fue de 5,6 litros.

LA CLAVE

Me seduce por su agradable tacto general y el refinamiento en conducción tranquila, pero la cosa cambia si queremos 'correr' porque el cambio no acompaña. Se ha quedado algo pequeño detrás, aunque se remata con calidad y está muy bien equipado.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16