Hyundai i30 1.6 CRdi 136 CV. Cuestión de cambios
CON CAMBIO AUTOMÁTICO DE DOBLE EMBRAGUE

Hyundai i30 1.6 CRdi 136 CV. Cuestión de cambios

Hyundai actualizó su i30, y además de modificaciones estéticas también introdujo cambios mecánicos, como la llegada de una transmisión automática de doble embrague y 7 relaciones. Funciona de maravilla y junto al motor 1.6 CRDi de 136 CV da como resultado un coche muy interesante y apetecible si sumamos descuentos.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

8 de Agosto 2015 19:44

Comparte este artículo: 0 0

Hace unos años no era habitual, pero se ha ido generalizando un alternativa con cambio automático en la mayoría de los vehículos, y raro es el modelo que no ofrece esta opción que repercute directamente en el confort, y en ocasiones en el placer de conducir y la eficiencia.

Esta mayor oferta ajusta los precios, pues el cambio automático de nuestro protagonista requiere un desembolso extra de 1.850 euros, en línea con sus rivales. Sí, es dinero, pero si financiamos el coche a cinco años -lo que dura su garantía-, no supondrá más de 35 euros extra al mes, y la verdad es que Hyundai ofrece un cambio 'redondo'.

7 relaciones que sacan lo mejor del propulsor

Hablamos de una transmisión de doble embrague, semejante a las conocidas S tronic, DSG, Powershift, EDC... En esta ocasión con 7 relaciones que sacan lo mejor del propulsor 1.6 CRDi de 136 CV -esta combinación motor-cambio también se ofrece con 110 CV y acabado Techno por 3.250 euros menos-.

Además de que han mejorado la insonorización, este 1.6 CRDi gana 8 caballos, no es ruidoso y si muy agradable. Empuja con energía y sólo hay que echar un vistazo a sus prestaciones para darse cuenta de que este Hyundai i30 anda más que de sobra, rebajando en siete décimas la aceleración de 0 a 100 km/h respecto a lo homologado. Recupera con rapidez, lo que permite afrontar adelantamientos en carreteras de doble sentido sin complicarse la vida. Y es que para pasar de 80 a 120 km/h demanda sólo 1,3 segundos más que un Seat León 2.0 TDI 150 CV con cambio DSG.

Interior sencillo y espacioso

Sabemos que este i30 corre, y ahora te voy a contar cómo es y cómo va. Su presentación interior es sencilla, con mandos bien ubicados, huecos para dejar pequeños objetos y, en este Style, con elementos como los sensores de lluvia y luces, climatizador bizona, apertura y arranque sin llave, techo panorámico, navegador con pantalla táctil... Todo lo que estás pensando lo equipa de serie -le falta la opción de unos faros de xenón-.

Es espacioso, pero para rematar la jugada le falta que al abrir las puertas se enciendan las luces en la parte trasera, salidas de ventilación atrás o que se eliminara el sonido de 'click' de los botones de los elevalunas, que da sensación de 'low-cost', algo que no es este i30, con materiales interiores de calidad.

Su propulsor 1.6 CRDi es la opción ideal para impulsar al Hyundai i30, más si optamos por este cambio, que es muy rápido, con saltos entre marcha y marcha prácticamente inapreciables para el conductor. No tiene levas en el volante, pero podemos cambiar desde su palanca y en este modo cuenta con recomendador de marcha.

Un precio atractivo

A 70 km/h introduce séptima velocidad para minimizar el gasto, que se ha incrementado frente al homologado, al no montar sistema de arranque y parada automático, que tampoco lo equipa con el cambio manual, que anuncia un consumo cuatro décimas inferior que con el 7DCT. Aún así, los 5,7 l/100 km medidos en condiciones reales de uso son bastante coherentes para todo lo que ofrece este renovado i30, que además goza de un buen comportamiento.

Esta versión cuesta 28.225 euros, un precio que lo puede dejar fuera de mercado -28.045 euros cuesta un Golf 2.0 TDI DSG Advance-. Pero si nos acogemos a todos los descuentos que ofrece Hyundai se queda en 20.548 euros, y este sí es un precio sumamente atractivo.

Artículos recomendados

Sigue Motor16
Salon