Hyundai i10 1.0 MPI Tecno Plus. Pequeño, tú vales mucho
SÓLO CON MOTOR DE GASOLINA

Hyundai i10 1.0 MPI Tecno Plus. Pequeño, tú vales mucho

Hyundai siempre ha sido una marca especializada en vehículos urbanos. Modelos como el Atos y el anterior i10 así lo constatan. Ahora, llega la nueva generación de este urbanita, con más empaque, más calidad, más espacio y más seguridad. Si lo vamos a utilizar para desplazarnos por la ciudad con mucha frecuencia, el propulsor 1.0 de 66 CV es una opción ideal por agrado, economía de uso y precio de compra.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

31 de Marzo 2014 10:43

Comparte este artículo: 0 0

En 1997 Hyundai lanzó el Atos, un vehículo de 3,47 metros de largo y con aspecto de micro-monovolumen que nos permitía movernos por la ciudad con gran agilidad. Por aquel entonces, sus rivales se contaban con los dedos de una mano, pero hoy son legión los vehículos que se encuadran dentro del segmento de los pequeños utilitarios, contando hasta 23 modelos de distintas marcas. De ellos, algunos como el Citroën C-Zero o el Peugeot iOn son eléctricos, y muchos otros sólo se ofrecen con carrocería de tres puertas -Fiat 500, Ford Ka, Renault Twingo, Toyota iQ...-.

Más amplio que su predecesor

Esta mayor competencia hizo que Hyundai 'se pusiera las pilas' con la nueva generación del i10, que para empezar suma centímetros a lo largo y ancho. Se estira hasta los 3,66 metros, mientras que su anchura es de 1,66 metros, lo que le hace ganar 7 y 6 centímetros respectivamente frente al anterior i10. Aunque es más grande, sus dimensiones siguen permitiendo moverse con una agilidad sin igual por la ciudad. No obstante, y para que se hagan una idea los nostálgicos, es cinco centímetros más largo de lo que mide todo un clásico como el Seat 127.

Pero su nueva imagen también le imprime un aspecto de 'más coche', algo cuestionable en su antecesor. Su frontal recibe el actual lenguaje de Hyundai, y con este acabado Tecno Plus se incluyen luces diurnas LED, que además de incrementar la seguridad por la mayor visibilidad que ofrecen, le aportan personalidad.

De puertas adentro, Hyundai ofrece la posibilidad de elegir tres tonos interiores para los diferentes plásticos del salpicadero y las puertas, que van a juego con la tapicería. Así se ofrece un habitáculo muy colorido y desenfadado, algo apreciado por el cliente tipo de este segmento, quien pasará más de un momento estresante entre atasco y atasco. Sus mandos están distribuidos de manera lógica entre el salpicadero y el volante, son grandes y visibles, facilitando su manejo desde un puesto de conducción unos centímetros más elevado que en un turismo convencional, lo que ayuda a que la visibilidad sea óptima. Y aunque carece de volante con regulación en profundidad, la posición de conducción es cómoda, independientemente de nuestra estatura.

Hay numerosos huecos para dejar pequeños objetos repartidos por el habitáculo, y detrás hay mucho espacio a lo largo, pero a lo ancho es otro cantar con su 1,22 metros entre puerta y puerta. Es una pega común con sus rivales, por lo que la mayoría limita el aforo a cuatro ocupantes, mientras que este i10 está homologado para cinco. Detrás caben tres niños, pero no tres adultos.

27 litros más de maletero

Su mayor longitud, ayuda a ganar 27 litros de maletero frente a su antecesor. Arranca en 252 litros, y si abatimos los respaldos, crece hasta los 1.046 litros. Además tiene rueda de emergencia.

El nuevo Hyundai i10 sólo se ofrece con motores de gasolina, y eso que el modelo anterior contemplaba un 1.1 CRDi de 75 CV. Pero no es algo criticable, pues la mayoría de sus rivales tampoco ofrecen una mecánica diésel. Y es que en este segmento, la gran mayoría de las ventas se centran en motores de gasolina, pues no suelen ser vehículos que se compren para realizar muchos kilómetros. El precio final suele mandar y sus pequeños motores de gasolina ofrecen un consumo bajo y prestaciones coherentes.

Entre el 1.0 y el 1.2 de Hyundai nos hemos quedado con el escalón de acceso, una opción magnífica si nos vamos a mover por la ciudad y alrrededores. Se trata de un motor sencillo y fiable, con tres cilindros, sin turbo, sin inyección directa, e incluso sin 'Start/Stop', un sistema que ayudaría a reducir el gasto urbano, en un vehículo precisamente ideado para dicho hábitat. Aún así, los 6,4 l/100 km reales no están nada mal.

Son 66 CV los que ofrece, sin duda suficientes para desenvolverse con soltura entre semáforo y semáforo, donde también ayuda su tamaño, su agradable cambio manual de 5 velocidades y un radio de giro contenido. A pesar de ser un motor tricilíndrico, han trabajado para que no haya una rumorosidad acusada -mejora mucho la insonorización-, ni vibraciones hasta la zona media del cuentavueltas. Pero si superamos las 5.000 rpm -tricilíndrico, pero llega a 6.300 rpm-, nos damos cuenta de que no es un cuatro cilindros como el 1.2 de 87 CV, que según apunta Hyundai, tendrá un 40 por ciento de la ventas.

En carreteras de extrarradio también se defiende, pues aunque sus prestaciones son discretas, como demuestran los 15,6 segundos que necesita para acelerar de 0 a 100 km/h -homologa 14,9-, la sensación que transmite es bien distinta y el agrado es la nota dominante, por lo que pocas veces echaremos en falta más potencia, siempre y cuando circulemos en la marcha adecuada -incluye recomendador-. De esa forma el consumo se ajusta aún más.

Pero si nuestra idea es afrontar algún que otro viaje, por esporádico que sea, no sería descabellado pagar 500 euros más y decantarnos por el propulsor más potente. Este Hyundai i10 está creado sobre una nueva plataforma, en la que se han empleado aceros de alta resistencia, que le permiten ser un 27 por ciento más rígido que antes. También suma unas nuevas suspensiones, y presenta un punto de gravedad 40 milímetros más bajo que antes -mide 1,5 metros-, ofreciendo así una dinámica que nos ha sorprendido gratamente y que nos anima a viajar.

En ese caso sí que echaremos en falta potencia. Y es que mantener cruceros de 120 km/h nos obliga, ante el más mínimo repecho, a reducir una marcha, elevando en exceso el consumo, y no digamos para mantener los 140 km/h... Adelantar en una carretera de doble sentido también se alarga más de la cuenta, pues son 20,8 segundos los que demanda para pasar de 80 a 120 km/h en 4ª velocidad -17,4 necesita un Seat Mii de 60 CV-, recorriendo 595 metros.

La seguridad se ha tenido presente en este i10, que curiosamente equipa discos de freno detrás, aunque también incluye el control de estabilidad, el sensor de presión de neumáticos o los ocho airbag, a los que este acabado añade en materia de confort el aire acondicionado, los cuatro elevalunas eléctricos...

Todo ello por 12.600 euros, aunque con los descuentos actuales su precio se ajusta considerablemente. Y en su lanzamiento tenemos un Hyundai i10 desde 6.500 euros si nos acogemos al PIVE y además lo financiamos.

Rivales

Hyundai i10 1.0 66 CV Tecno Plus

Precio: 12.600 € Consumo: 4,7 l/100 km Longitud: 3,665 m Maletero: 252/1.046 l

Esos centímetros extra se notan en el interior y el maletero, el más amplio de todos. La calidad es muy buena y el equipamiento, en este Tecno Plus, es completo y carece de opciones. Su comportamiento es magnífico y el motor de 66 CV solvente si los viajes largos, o cargados, no van con nosotros. En uso real gasta poco. Precio de partida ajustado y 5 años de garantía.

Fiat Panda 1.2 69 CV Lounge

Precio: 12.000 € Consumo: 5,2 l/100 km Longitud: 3,653 m Maletero: 225/870 l

Mide lo mismo y por dentro hay mucho espacio, pero menos maletero. La quinta plaza es opcional por 155 euros, pero el equipamiento también es completo. El 1.2 de 69 CV es algo veterano y cuatro cilindros. Anda algo mejor que el i10, pero gasta más, pues tampoco hay 'Start/Stop'. Sí ofrece una versión alimentada por GLP y opción diésel. Precio competitivo.

Kia Picanto 1.0 69 CV Concept

Precio: 11.185 € Consumo: 4,2 l/100 km Longitud: 3,595 m Maletero: 200/870 l

Es el hermano gemelo. Comparten plataforma y motor, con prestaciones muy parejas. Anuncia menos consumo ya que pesa menos y sus ruedas son más estrechas, pero tampoco tiene 'Start/Stop'. Sí hay una versión con tres puertas. Tiene menos maletero al ser más corto que el i10. También es algo más barato, pero  no equipa ESP entre otras cosas.

Seat Mii 1.0 60 CV Style Ecomotive

Precio: 11.751 € Consumo: 4,1 l/100 km Longitud: 3,557 m Maletero: 251/951 l

Clon del Citigo y Up!, el Seat Mii es el más vendido del trío. Más corto, pero el espacio está muy aprovechado y calca el maletero. Sólo es cuatro plazas. El 1.0 de 60 CV tiene tres cilindros y el Ecomotive suma 'Start/Stop'. Hay versiones sin él, que gastan 4,5 l/100 km, ahorrando 400 euros, y podemos pedirlo con cambio manual pilotado. El Style viene muy completo.

Artículos recomendados

Sigue Motor16