Hyundai Bayon 1.0 T-GDi 100 CV Tecno 48V. ¡Divide y vencerás!
A FONDO

Hyundai Bayon 1.0 T-GDi 100 CV Tecno 48V. ¡Divide y vencerás!

Hyundai amplía su ofensiva entre los SUV B; más pólvora para la categoría de moda con dos frentes, Kona y Bayon, para proponer una alternativa a todos los niveles dentro del grupo, dividiendo sus opciones. Los argumentos del nuevo SUV son convincentes.

Comparte este artículo: 0 0

Hyundai sigue ampliando su oferta, diversificando su gama con nuevos modelos. Su última novedad es el Bayon, con el que entra en el segmento de moda, el de los SUV B, en el que ya estaba representado por un modelo de garantías como es el Kona. Sí, pero como la marca indica, de esta manera diversifica la oferta dentro de esta categoría con dos alternativas. Por un lado el Kona, con motorizaciones más potentes, desde 120 a 204 CV, y electrificadas (híbridos y completamente eléctricos). Y por otro el Bayon, con motores más modestos, todos de gasolina, con 85, 100 y 120 CV, estos últimos con hibridación suave de 48V (como opción en el 100 CV y siempre en el más potente) y por tanto con la etiqueta ECO de la DGT. Y con el punto de mira puesto en otros rivales dentro del segmento, especialmente en el 'best seller' de la categoría, el Seat Arona y sus mellizos, VW T-Roc y Skoda Kamiq. O, dentro de la casa, el Kia Stonic, además de Opel Crossland o Renault Captur.

Con etiqueta ECO

Elegimos para nuestra prueba la variante 1.0 T-GDI 48V de 100 CV, dotada de cambio manual inteligente iMT de 6 relaciones (también está disponible con cambio automático 7DCT), que se espera que sea la más demandada de la gama. Y en este caso con el acabado superior Tecno, que ofrece toda las opciones disponibles de serie (solo, como opción a añadir, la elección entre dos tipos de pintura), con numerosos asistentes que también monta el acabado Maxx, pero que no ofrece una dotación estándar tan completa.

El Bayon, que adopta el nombre de la ciudad francesa, ofrece una línea muy personal, con un estilo diferenciador dentro del concepto SUV (más bien crossover, pero no vamos a entrar ahora a definir la fina línea que delimita ambos conceptos), con cierto aire monovolumen. Unas formas que le permiten aprovechar al máximo el espacio interior sobre la misma plataforma del i20, con sus 4,18 m de longitud (14 cm más que el utilitario). Y es que todas sus cotas de habitabilidad son destacables en referencia a sus rivales. Ofrece una altura al techo que permite acomodarse a pasajeros muy altos sin problema tanto en las plazas delanteras como traseras. Y en éstas, el espacio para las rodillas es generoso, con una banqueta amplia en longitud aunque se estreche para la plaza central, complementaria como en todos los modelos 5 plazas de su tamaño, con un túnel central poco prominente, que apenas sobresale del suelo lo que la hace más utilizable.

Y el volumen de maletero también es generoso; con 411 litros, únicamente el 2008 con 434 l, el Captur con 422 l y el C3 Aircross con 416 l le superan entre los SUV B. Muy ancho, con 112 cm, no dispone de reglaje longitudinal de la banqueta trasera, basando su flexibilidad en los asientos abatibles por mitades y en el espacio hasta el techo. Para ello dispone de un original sistema de plegado de la bandeja, que se retrae sobre el respaldo posterior para perder el menor espacio posible y no tener que dejarla fuera del coche si vamos a cargar bultos altos, con una boca de entrada amplia y una línea de carga no muy elevada (73 cm). Volviendo al habitáculo, el acceso a las plazas delanteras es cómodo, sin tener que agachar mucho el cuerpo para asentarte en cualquiera de ellas.

De buena calidad

El interior, despejado, bien iluminado y con una excelente presentación. Aunque los plásticos duros están presentes y patentes, muestran una buena calidad visual en sintonía con la línea de diseño aplicado, con materiales de muy buena apariencia para un ambiente moderno y bien configurado, con una estudiada iluminación ambiental LED.

El salpicadero está digitalizado, con un amplio cuadro de instrumentación de 10,25 pulgadas configurable y una pantalla táctil para el infotainment en el salpicadero del mismo tamaño en el acabado Tecno -en vez de la de 8"-. Dispone de botones directos alrededor de la pantalla para acceder a determinadas funciones, lo que es de agradecer para hacer más intuitivo un menú claro y de rápido manejo, pudiendo adoptar tecnología Hyundai Bluelink. La app que da acceso a un amplio abanico de servicios que se pueden también manejar desde el smartphone. Al sistema operativo Apple CarPlay o Android Auto se accede de manera inalámbrica.

En datosEn datos

Para darle vida al motor, presionamos el botón de arranque escondido tras la palanca derecha del limpiaparabrisas. Pero en este caso, con el motor asociado al cambio inteligente iMT, la puesta en marcha requiere una particular liturgia. Siempre debemos estar en punto muerto para poder arrancar y pisar el pedal del freno, como con una transmisión automática. Un protocolo sencillo pero que hay que interiorizar para que no te ocurra todas las veces, como a mí, después del primer intento pisando simplemente el embrague, que no arrancamos. El motor 1.0 T-GDi, sobrealimentado, toma vida en silencio, que apenas se rompe al insertar la primera velocidad y comenzar a andar a ritmo tranquilo, de ciudad. En este terreno se mueve como 'pez en el agua' desde una posición elevada de conducción, muy equilibrada con sus numerosos reglajes, con una respuesta adecuada a bajas revoluciones para el ritmo 'acelerar-frenar' entre semáforos y tráfico. Sus compactas dimensiones le hacen muy ágil, con una dirección suave y directa y un notable confort de marcha. En carretera, donde muestra un buen aplomo sobre unas suspensiones suaves, con un ligero subviraje en curvas pronunciadas, donde el tren delantero abre con suavidad su trayectoria con reacciones muy progresivas y previsibles, el motor se muestra consistente. Permite acelerar con decisión para alcanzar rápidamente un buen ritmo que mantiene sin necesidad de echar mano del cambio de manera continua; incluso adelantando se muestra alegre y con gran solvencia para sus 100 CV. A ello ayuda el compacto generador eléctrico que forma parte del sistema de hibridación y que se asocia al motor térmico al iniciar la marcha o al acelerar en determinadas circunstancias, con una batería de 48 voltios bajo el piso del maletero, el motor de arranque (MHSG) y un convertidor LDC. El MHSG permite recuperar al sistema energía cinética en las frenadas para almacenarla en las baterías de 48 V. Con ello consigue una gestión más eficiente y disponer de la etiqueta ECO que le convierte en un buen ciudadano.

6,2 l/100 km de consumo medio

Si bien en ningún momento se conducirá exclusivamente con energía eléctrica, permite moderar los consumos; nos hemos movido en una media de 6,2 l/100 km sin buscar la máxima eficiencia en nuestra conducción por nuestro circuito mixto habitual, con un consumo en ciudad de 6,5 l/100 km. Cifras muy razonables.

Para aprovechar las ventajas en este apartado, la tecnología híbrida se asocia a la transmisión manual inteligente (iMT) que desconecta el motor al levantar el pie del acelerador en modo ECO, moviéndonos por inercia siempre que la batería esté con carga suficiente. Cuando aprovechamos ese 'modo vela' observamos cómo unas veces la aguja del cuentarrevoluciones cae a cero apagándose el motor o se queda al ralentí, en torno a 1.000 rpm, dependiendo de la lectura de la centralita que tiene en cuenta diferentes parámetros, como la temperatura, la carga o el terreno. Al pisar el freno o el acelerador el motor vuelve a funcionar en la marcha engranada.

El precio de la versión más equipada, nuestra protagonista, es de 25.815 euros, algo elevado, pero competitivo con los descuentos de hasta 5.200 Euros

LA CLAVE

Muy amplio y versátil en su interior, ofrece un completo equipamiento de confort, con un diseño moderno y funcional. Es ágil en ciudad y sólido en carretera, con un motor vigoroso para su potencia, y eficiente con el sistema micro híbrido 48V. Avanzada tecnología, aplicada en el amplio abanico de asistentes y conectividad.

EL DETALLE

Cambio 6iMt. Función Rev Machine

El Bayon 1.0 T-GDi dispone de la función Rev Matching que, en modo Sport, ajusta automáticamente las revoluciones del motor cuando el conductor reduce de marcha para hacer más suaves y confortables las transiciones, realizando un 'doble embrague'. Un sistema que sin duda se agradece, porque en modo ECO y Comfort la transición entre marchas es algo brusca y hay que poner especial atención en dosificar el acelerador para evitar los tirones, lo que este avanzado sistema mitiga de forma evidente. Como ayuda a la conducción, bajo el paraguas Hyundai SmartSense, el Bayon dispone de una amplísima batería de asistentes a la conducción, todos de serie.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon