Conducimos los Jeep híbridos enchufables
MECÁNICAS DE 190 Y 240 CV PARA RENEGADE Y COMPASS

Conducimos los Jeep híbridos enchufables

Jeep se suma al mercado de los híbridos enchufables con las versiones 4xe de Renegade y Compass, disponibles con 190 y 240 CV, en ambos casos con tracción total. Y las primeras impresiones al volante son favorables, pues hay mucha eficiencia sin pérdida de identidad.

Redacción

5 de Agosto 2020 22:00

Comparte este artículo: 7 3

En realidad, la nueva oferta híbrida enchufable 4xe de Jeep se despliega en seis modelos, porque tanto el Renegade como el Compass están disponibles con las mecánicas de 190 y 240 CV, y mientras que la menos potente se vincula solo al acabado Limited, la más enérgica da a elegir entre el nivel S, de tono más deportivo y lujoso, y el Trailhawk, de personalidad más aventurera y con equipamientos específicos que optimizan el rendimiento fuera de carretera. Seis variantes que arrancan en los 39.750 euros del Renegade 4xe 190 CV Limited o en los 43.200 del Compass 4xe 190 CV Limited, aunque Jeep propone ahora condiciones comerciales de lanzamiento que parten de los 220 euros al mes en el Renegade y los 275 euros en el Compass.

Los dos SUV más compactos de la firma americana (4,24 metros de longitud mide el Renegade y 4,39 el Compass) comparten plataforma y mecánica; y hasta planta de producción, pues desde hace unos meses el Compass se fabrica también en la factoría italiana de Melfi, y no en la mejicana de Toluca. Eso, por ejemplo, ha aparejado una pequeña actualización del coche y una mejora de la calidad general que a nosotros no nos ha aparecido tan evidente; y según la marca agilizará mucho las entregas, que ahora podrán hacerse en la mityad de tiempo desde que el cliente firma su pedido hasta que le entregan el vehículo.

Con etiqueta 0 Emisiones

Esa mecánica común se traduce, en el caso de estas nuevas versiones híbridas enchufables 4xe de etiqueta 0 Emisiones, en la incorporación bajo el motor del nuevo motor 1.3 GSE T4 (un cuatro cilindros de aluminio con turbo e inyección directa), que rinde 130 CV en la versión 4xe de 190 CV totales y 180 CV en la variante 4xe de 240 CV en total. Como complemento al propulsor de combustión, en la parte trasera encontramos un motor eléctrico de 60 CV, y también hay un segundo motor eléctrico que actúa como generador, un cambio automático de seis velocidades y una batería de iones de litio de 11,4 kWh ubicada bajo el suelo y entre los ejes, de manera que no roba capacidad al maletero, de 330 litros en el Renegade y 420 litros en el Compass.

El funcionamiento del sistema también es idéntico, y podemos controlar el sistema de toda esa nueva arquitectura híbrida desde el cuadro de instrumentos, que es digital, y la pantalla central, pues ambos adoptan funciones específicas relacionadas con la eficiencia, los flujos de energía, el historial de consumo, los procesos de recarga... Nuevos también en el interior son los tres botones de los modos de conducción (Electric, Hybrid y e-Save), que a nuestro juicio quedan demasiado abajo en la consola central, lo que obliga a mover el cuerpo para pulsarlos. Aunque seleccionemos Hybrid, los Jeep 4xe funcionarán siempre en modo eléctrico sin emisiones mientras tengan carga en la batería, no superemos los 130 km/h de velocidad máxima eléctrica o no aceleremos con mucha fuerza. Así parecen garantizados los aproximadamente 50 kilómetros de autonomía eléctrica que homologan de media nuestros protagonistas. Además, si pulsamos el botón e-Save conservaremos la carga que haya en ese momento en la batería, aunque realmente e-Save tiene una segunda función (esto ya se activa desde la pantalla central) que incluso permite aumentar la carga de la batería durante la marcha.

Y mediante un botón situado en la base de la palanca de cambios podemos activar también el modo e-Coasting, que permite recuperar más energía al reducir la velocidad incluso con el pedal de freno suelto.

Prueba por el circuito del Jarama

En nuestra primera y rápida prueba por las inmediaciones del circuito del Jarama, en Madrid, usamos los tres programas básicos de conducción electrificada, así como las dos funciones (Ahorro y Recarga) del modo e-Save, y todo funciona como dice la teoría, siendo posible firmar promedios bajísimos, incluso de 0,0 l/100 km en cortos recorridos tanto por ciudad como por carretera. De hecho, en el test alternamos varios tipos de uso, incluso reservando batería para más tarde, y acabamos con un promedio de 4,2 l/100 realmente prometedor. Aunque habrá que ver más adelante cómo se enfrentan estos nuevos Jeep 4xe a los viajes más largos, pues los 36,5 litros que caben en el depósito de Renegade y Compass deberían limitar un poco la autonomía real. Todo dependerá de cuánta gasolina gastan una vez que la batería se ha agotado, y eso no lo sabremos hasta un ensayo más pausado. Hasta entonces, damos por válidos nuestros primeros cálculos y esos 2,1 l/100 que homologan de media.

En cuanto a la recarga de la batería, todo dependerá del punto elegido y el tipo de cargador, pues Jeep habla de unas 5 horas cargando a 2,3 kW en una toma doméstica, pero el tiempo se reduce a solo 100 minutos (una hora y tres cuartos, para entendernos) usando un wallbox que cargue a 7,4 kW.

Otra ventaja reseñable es que los nuevos Jeep 4xe mantienen las posibilidades off road que se les suponen a los modelos de la marca, incluso con el aliciente de que estos Renegade y Compass híbridos enchufables serán, a partir de ahora, los únicos de sus respectivas gamas con tracción total. De hecho, conservan los cuatro programas del sistema Jeep Selec-Terrain (Auto, Sport, Snow y Snad/Mud), que son cinco (añade la posición Rock, idónea para superar los terrenos más abruptos) en las versiones Trailhawk. De hecho, Jeep afirma que podremos realizar vadeos de corrientes de agua ya que toda la parte eléctrica ha sido aislada y es estanca. Y siempre dispondremos de tracción total, incluso si la batería se ha agotado, pues ésta reserva una porción de electricidad para esa posible necesidad de tracción. No obstante, como al funcionar en modo 4x4 la tracción trasera corre a cargo del motor eléctrico posterior de 60 CV y la motricidad delantera depende del 1.3 turboalimentado de gasolina, si circulamos con tracción total será siempre porque el motor de combustión está funcionando, mientras que algunos modelos de la competencia con tracción total y mecánica plug-in hybrid sí pueden operar en 4x4 exclusivamente con tracción eléctrica.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon