Hyundai Tucson a los 45.000 km. De la ciudad a la nieve
Bajo la lupa

Hyundai Tucson a los 45.000 km. De la ciudad a la nieve

Además de realizar alguna escapada a esquiar y para que también el Tucson pisara la nieve por primera vez, esta parte de la prueba de fiabilidad con el todocamino de Hyundai se ha centrado en realizar muchos kilómetros en ciudad y alrededores.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

16 de Mayo 2016 19:47

Comparte este artículo: 52 0

La prueba de fiabilidad del Tucson, a punto de cumplir con esos 50.000 kilómetros, está llegando a su fin y durante los últimos kilómetros hemos decidido centrarnos en una utilización masiva en ciudad alternando con algún viaje a la nieve. Lo de recorrer kilómetros en ciudad es importante de cara a la comprobación de los desgastes propios de un uso intensivo en el entorno urbano, sistemas como los frenos, el cambio o el embrague que sufren especialmente en estas condiciones.

Y decidimos poner el foco en ese entorno de atascos, circulación lenta y vías de circunvalación al comprobar que el tipo de utilización estaba un poco descompensado y habíamos realizado demasiados kilómetros por autovía, autopista y carreteras de segundo orden y muchos menos en el entorno urbano. Por eso hemos dedicado cerca de un mes, con algún que otro viaje de por medio, a circular básicamente por Madrid o Barcelona y sus barrios limítrofes, sobre todo de la primera. El objetivo se cumplió con creces ya que pudimos recorrer un total de 1.900 kilómetros a una velocidad máxima de 100 km/h, pero también a velocidades ridículas en muchos de los atascos que uno se puede encontrar en una gran ciudad.

Además, durante este tiempo también hemos aprovechado a realizar la revisión de los 45.000 kilómetros y nos hemos escapado a esquiar a Baqueira Beret, y a visitar Jaca, León o Trujillo, en Cáceres.

Muy agradable para viajar

El Hyundai Tucson 2.0 CRDI 136 4x2 Bluedrive sigue su periplo sorprendiendo a todo el equipo de probadores que se encuentra con uno de los coches más agradables para viajar que ha pasado por nuestras manos. Apenas se nota el paso de los kilómetros y siempre apetece seguir. Y en estos viajes una de los aspectos que más sorprende es la capacidad de su maletero. Son casi 500 litros de volumen, un espacio que se puede ampliar abatiendo fácilmente por partes asimétricas el respaldo trasero. En el viaje a Jaca nuestro compañero Jesús consiguió realizar una pequeña mudanza y llenó el maletero, quizá de una forma un poco desordenada, incluso con los respaldos traseros abatidos y aprovechando el máximo espacio disponible.

Pero da igual que viajen 5 ocupantes, el espacio que queda bajo la bandeja trasera es también muy generoso, con la ventaja adicional de que debajo del plano de carga se oculta una rueda de repuesto de tamaño normal con todo lo que este detalle implica a nivel de seguridad y comodidad de cara a no tener que andar preocupado por si un pinchazo nos va a partir por la mitad un viaje.

Baqueira Beret es una de las pocas estaciones españolas que siempre tiene nieve suficiente. Su orientación propicia las precipitaciones. El Tucson no tiene miedo a la nieve ni a las carreteras deslizantes. A pesar de no llevar neumáticos de invierno ni ser 4x4, nuestro protagonista se movió como pez en el agua.Baqueira Beret es una de las pocas estaciones españolas que siempre tiene nieve suficiente. Su orientación propicia las precipitaciones. El Tucson no tiene miedo a la nieve ni a las carreteras deslizantes. A pesar de no llevar neumáticos de invierno ni ser 4x4, nuestro protagonista se movió como pez en el agua.

Revisiones y a seguir rodando

Nuestro Tucson pasa la revisión de los 45.000 kilómetros sin despeinarse. El Control Preventivo que realiza Hyundai en cualquier concesionario arroja un resultado de 19 casillas en verde, de 'Comprobado y OK', 2 en naranja de 'Atención en breve' y una en rojo de 'Atención inmediata'. Las dos en naranja nos indican que las ruedas traseras están comenzando a mostrar síntomas de desgaste (las delanteras las cambiamos con 30.000 kilómetros durante la segunda revisión oficial) pero el técnico que realiza este control nos indica que aguantan sin problemas 5.000 kilómetros más hasta el final de la prueba. Y la casilla en rojo nos pone sobre aviso de que las pastillas de freno delanteras hay que cambiarlas.

Lo cierto es que de cara al cliente, si las pastillas no están desgastadas hasta llegar al límite de uso y no hay que cambiarlas de forma inmediata pero tampoco aguantan 15.000 kilómetros más hasta la siguiente revisión, el concesionario lo evalúa y en caso negativo le informa para que decida si cambiarlas anticipadamente o volver a revisarlas después del kilometraje recomendado por el asesor de servicio.

El valor estándar de las pastillas de serie del Tucson es de 11 mm y el límite de servicio está en 2 mm. En el momento de la revisión las pastillas todavía tenían un grosor de 6 milímetros, aunque dado el tute que le estamos dando al coche y lo que le espera cuando se enfrente a su tercer Correvit por parte de nuestro centro técnico el asesor de servicio ha preferido cambiarlas aunque aún había material para que el todocamino coreano frenara sin pegas al menos 5.000 kilómetros más.

Todavía no hemos tenido que recurrir a las cadenas para superar una zona nevada. Sin ser neumáticos de invierno, los Continental ContiPremium Contact se están portando de maravilla en casi cualquier circunstancia, pero si nos hemos librado de poner cadenas ha sido más por cuestión de suerte que por otra cosa. Con su tracción delantera (la tracción total supondría un incremento en el precio de 2.000 euros), el Tucson se defiende bien por caminos y pistas de dificultad baja y media, sobre todo por su buena altura libre al suelo, pero un buen manto de nieve sobre el asfalto con un puerto de montaña por delante le habría puesto en apuros en cuanto hubiera tenido que detenerse.

Con todo, el coche ha visitado la estación invernal de Baqueira Beret superando una nevada de 5 centímetros de espesor sin ningún problema, arrancando por la mañana a 6 grados bajo cero y traccionando con bastante eficacia sobre el frío asfalto de primera hora. Y también le ha dado tiempo a ir a Jaca, a Trujillo y a León.

Sube el consumo en ciudad

En esta parte de la prueba lo que sí ha cambiado un poco ha sido el consumo porque obviamente la ciudad y los puertos de montaña no son entornos que favorezcan la reducción del gasto si no todo lo contrario. Recordemos que el Tucson protagonista de nuestra prueba mantenía hasta ahora un consumo medio de alrededor de 6,5 litros cada 100 kilómetros. Sin embargo los atascos de la gran ciudad le han pasado factura y durante los días en los que el Hyundai todocamino se ha movido exclusivamente en el entorno urbano la cifra ha aumentado hasta los 7,5 l/100 km, cifra que se ha mantenido en los viajes cuyo recorrido incluía una buena parte de puertos de montaña.

El objetivo sería terminar la prueba con un consumo medio total de 6,5 l/100 km reales. Una cifra que aunque contrasta con los 4,8 l/100 km homologados por la marca, se puede considerar una marca excelente para un todocamino de 136 caballos y 1.600 kilos.

Las pastillas  de freno que monta de serie el Tucson son de excelente calidad. Con 45.000 kilómetros tenían menos de un 50 por ciento de desgaste.Las pastillas de freno que monta de serie el Tucson son de excelente calidad. Con 45.000 kilómetros tenían menos de un 50 por ciento de desgaste.

Frenada espectacular. Mejor que un superdeportivo

Con un equipo de discos ventilados delanteros (305 mm) y discos macizos traseros (302 mm) el Hyundai Tucson de nuestra prueba de larga distancia ha conseguido unos datos de frenada sorprendentes. Las pruebas realizadas en el INTA sitúan al todocamino de Hyundai en este aspecto por delante de modelos como el superdeportivo BMW i8 o el Land Rover Discovery Sport. De hecho, el Tucson frena a 60 km/h en 14 metros, a 100 km/h en 37 metros y a 120 km/h en 52 metros. Y el tacto del pedal o la mordiente son perfectos.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Sigue Motor16
Salon