Audi RS 5 Sportback. Quiere curvas...
PRUEBA

Audi RS 5 Sportback. Quiere curvas...

No le quedan nada mal las siglas RS al A5 Sportback, porque con 450 caballos, cambio tiptronic de 8 marchas y tracción total quattro, el nuevo miembro de la familia RS combina una personalidad deportiva innegable con una carrocería muy práctica y versátil. Eso sí, el coche cuesta lo suyo.

Andrés Mas

Andrés Mas Twitter

24 de Marzo 2020 21:00

Comparte este artículo: 15 13

En marzo del año pasado Audi presentó en el Salón de Nueva York el RS 5 Sportback, una carrocería elegante, deportiva y muy versátil que nunca se había combinado con las siglas RS, sinónimo de emoción sin límite al volante. El coche ha tardado en llegar a Europa pues antes se comercializó en Canadá y Estados Unidos, sin embargo el RS 5 Sportback, cuyos rivales se pueden contar con los dedos de una mano y sobran cinco, ofrece unas características fuera de serie aunque, eso sí, a un precio que pone los pelos de punta: 102.940 euros, o lo que es lo mismo, el precio de un apartamento de 70 metros al borde del mar. Además, lejos de llevar un todo incluido en ese precio en cuanto a equipamiento, nuestra unidad contaba con una dotación extra por valor de 35.000 euros, incluidos un color Azul Navarra metalizado o una cámara de visión trasera, además de extras de alta tecnología como el diferencial trasero deportivo, los frenos cerámicos, los faros Matrix LED, la dirección dinámica, el tren de rodaje deportivo plus RS con Dynamic ride control o los escapes deportivos, entre otros muchos elementos. Hemos probado pues un RS 5 Sportback con el precio de un Porsche Carrera S Coupé, que aunque no es comparable por versatilidad, espacio o tracción, es todo un mito y una referencia.

Comenzamos analizando su motor

Pero puestos a desentrañar si el Audi RS 5 Sportback vale lo que cuesta, comenzaremos por analizar su motor. Cuando llegó el RS5 Coupé hace dos años, el motor V6 2.9 TFSI biturbo sustituyó al V8 4.2 FSI atmosférico con importantes ganancias en par, que pasó de 430 a 600 Nm; prestaciones, porque el coche pasaba de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,6 a hacerlo en 3,9 segundos; y en consumo, ya que de gastar 10,5 litros cada 100 kilómetros pasó a consumir 8,7 l/100 km. Reducir la cilindrada y los consumos sin sacrificar las prestaciones fue el objetivo de los ingenieros de Audi. Y el resultado confirmó que la evolución de los sistemas de sobrealimentación le va que ni pintado a un propulsor como este V6 biturbo. Es verdad que también poco a poco el RS5 Coupé se ha ido dulcificando mucho y perdiendo su radicalidad inicial. De modo que el RS5, también en versión Sportback, hereda parte del equilibrio de la gama S, manteniendo el genio cuando se busca. Conducirlo en ciudad a baja velocidad o en carretera a ritmo turístico puede ser muy gratificante, aunque elegir el modo S y recurrir a las levas del cambio para atravesar un puerto de montaña puede ser gratificante y además inolvidable por sensaciones, sonido, agarre o deportividad.

El motor, con el nombre en clave EA839 desarrollado por Audi y que también utiliza Porsche, lleva ubicados los inyectores en posición central en la cámara de combustión y dos turbos posicionados en el interior de la V. Esta disposición permite un diseño compacto y minimiza la pérdida de flujo de los gases de escape, consiguiendo una respuesta del motor directa. Otra característica especial de los motores V6 TFSI es el colector de escape integrado en la culata, como elemento del sistema de gestión térmica, por lo que el colector cuenta con refrigeración líquida. Esto ayuda a que el motor alcance su temperatura óptima rápidamente

El motor del RS5 Sportback empuja con genio, suena a gloria y mueve al nuevo RS5 Sportback a ritmos de carrera sin esfuerzo, pero parte de la responsabilidad de estas sensaciones llega de la mano del cambio Tiptronic de 8 marchas con convertidor de par. Es menos brusco que uno de doble embrague pero también ligeramente más lento, aunque sinceramente pocos conductores van a exigirle mayor rapidez. Este cambio también ha sido en parte el responsable de que los consumos hayan disminuido respecto a los que se medían en el motor de ocho cilindros y cambio S Tronic de 7 marchas. Bajos no son, como la lógica y la potencia anticipan, pero el consumo medio homologado es menor que el de los rivales que más se le acercan y la media real de nuestras pruebas de consumo ha quedado en 10 l/100 km.

El nuevo RS 5 Sportback mantiene el sistema de tracción total con diferencial central mecánico y diferencial trasero deportivo opcional. En conducción normal, el sistema prioriza la tracción trasera 40/60 con un tacto increíble que facilita una trazada limpia y rápida aunque el piso esté algo deslizante, pero si esa adherencia se complica, la transmisión de par se manda automáticamente al eje que lo necesite: hasta un 70% al delantero y un 85% al trasero.

Los más exigentes dispondrán en cualquier caso de un tren de rodaje deportivo Plus con suspensión regulable DRC que cuesta 2.570 euros y parece una opción muy recomendable junto al escape deportivo, que convierte el ya melodioso sonido del V6 Biturbo, en un bramido que sin llegar a molestar, engancha y potencia las sensaciones.

El sistema Dynamic Ride Control (DRC) es una tecnología que reduce el balanceo y el cabeceo del vehículo a lo largo de los ejes lateral y longitudinal. Esto se consigue por medio de amortiguadores dispuestos en cruz conectados entre sí por tubos de aceite. Y lo que se consigue es un comportamiento equilibrado sea cual sea el estado del piso.

Respecto a los frenos cerámicos delanteros, montados en nuestra unidad de pruebas y que son opción por 8.440 euros, hemos notado un buen tacto y mucha más eficacia en resistencia a la fatiga que en efectividad. Es verdad que han detenido el coche en 51 metros a 120 km/h, pero esperábamos menos metros de un sistema tan caro y especial.

Una imagen agresiva

Motor y cambio junto con la tracción total quattro y las ayudas técnicas asociadas a nuestro RS 5 Sportback de pruebas han dejado un magnífico sabor de boca, pero otra parte importante de esta versión asociada a las siglas RS es su carrocería. Particularmente el diseño del A5 Sportback me gusta mucho. Ya sé que habrá gente que opine todo lo contrario, pero ese frontal esa anchura, esas llantas y esa aerodinámica le otorgan un agresividad elegante de la que no todos en este segmento pueden presumir. Y respecto al espacio interior o al maletero, que cobran un protagonismo especial en este modelo, hay que decir que si bien no hay espacio como para tirar cohetes, este Sportback 'de carreras' brinda sitio para que cuatro adultos y un niño viajen sin problemas con el equipaje guardado en un maletero, con portón y 465 litros, de los más grandes de su clase.

El equipamiento de serie del RS 5 Sportback incluye faros Full LED, asientos deportivos de piel, climatizador automático de tres zonas, portón eléctrico o el Audi virtual cockpit con diferentes pantallas tras el volante. Sin embargo hemos echado en falta algún sistema más de ayuda a la conducción de serie. No es que sean necesarios todos los que hay en el mercado, y menos en este coche que se supone comprará un tipo de cliente normalmente poco amigo de esos sistemas, pero alguno como el asistente de salida en batería, el de reconocimiento de señales o el asistente de esquiva, por poner solo tres ejemplos, habría estado bien que formaran parte del equipamiento de serie en un coche de más de 100.000 euros.

No, el Audi RS 5 Sportback no es un deportivo al alcance de muchos, sin embargo el que pueda disfrutar de él no se va a arrepentir nunca de la compra.

LA CLAVE

Disfrutar de un deportivo de 450 caballos sin renunciar a la versatilidad de las 5 puertas y de un maletero como es debido tiene un coste algo prohibitivo. Pero para el que lo pueda pagar, el RS5 Sportback combina la emoción con la practicidad y las prestaciones con el espacio. Y el motor es una joya.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon