Audi A4 Avant. No conquista solo a las familias
MOTOR DIÉSEL DE 190 CABALLOS

Audi A4 Avant. No conquista solo a las familias

El nuevo A4 es un gran coche. Lo decíamos en el número 1.661 al probar la versión 2.0 TDI 190 S tronic con carrocería berlina e insistimos tras analizar el A4 Avant, que por 1.940 euros extra aporta más practicidad y conserva las virtudes que hacen de él un producto tan deseable.

Pedro Martín

Pedro Martín

12 de Junio 2016 21:26

Comparte este artículo: 79 0

Por vez primera, las carrocerías berlina y Avant de un nuevo A4 han aparecido al unísono, prueba inequívoca de la importancia que Audi concede a la variante familiar, que en muchos países se vende más que la 'normal'. En España no, pues somos aún muy de 'tricuerpo', pero si los anteriores A4 Avant ya ganaron terreno, con esta nueva generación la alternativa más práctica reforzará su expansión. Para empezar, con cinco plazas en uso ofrece 505 litros de maletero -480 la berlina-, de manera que será más fácil estibar el equipaje. Y de serie equipa respaldo posterior abatible por secciones 40:20:40 -445 euros en el A4 berlina, que trae respaldo posterior fijo- y portón eléctrico, de modo que muchos pagarán gustosos los 1.940 euros extra.

Ya que hablamos de equipamiento o precios, aprovecharemos para comentar que la dotación de serie está bien, sin más, pues muchos esperarán mayor generosidad de un producto 'premium'. El nuevo A4 trae climatizador automático, ocho airbag, faros de xenón plus, freno contra colisiones múltiples, Audi Pre Sense City -alerta de riesgos y frena automáticamente hasta 85 km/h-, Audi Drive Select -permite elegir el programa de conducción, incluido el Efficiency para ahorrar combustible-, detector de fatiga, control de presión de neumáticos, levas de cambio en el volante, pantalla a color de 7 pulgadas o rueda de emergencia; pero también se perciben ausencias como los sensores de lluvia y luz -145 euros-, el asistente de salida en cuesta -95-, el regulador/limitador de velocidad -355-, el espejo interior fotosensible -195- o los útiles elementos del llamado 'paquete portaobjetos' -otros 225 euros-, como cerradura en la guantera o redes en los respaldos. Todo eso suma tan poco dinero que debería venir de serie.

El interior destila calidad y estilo deportivo. La tecnología que incorpora el Audi A4 Avant también es de vanguardia.El interior destila calidad y estilo deportivo. La tecnología que incorpora el Audi A4 Avant también es de vanguardia.

Con las últimas tecnologías

En todo caso, si el cliente desea personalizar el coche o quiere disfrutar de las últimas tecnologías -el A4 es referente mundial en asistentes de seguridad-, la larga lista de opciones supondrá una gozada. La factura final crecerá -nuestra unidad llevaba opciones por valor de 19.530 euros-, pero el resultado compensará la inversión. Y hay fórmulas para gastar lo justo, como pedir el paquete de asistentes City -1.750 euros-, formado, entre otros, por la cámara de visión trasera, los sensores de parking delante y detrás, el asistente de cambio de carril Side Assist con Pre Sense Rear-detecta el riesgo de una colisión trasera-, el asistente para apertura de puertas Exit Warning -una garantía para ciclistas o motoristas- o el asistente Cross Traffic Assist para salir de plazas en batería.

Del acabado, soberbio como ya es norma en la firma de Ingolstadt, criticaremos esta vez dos detalles, fácilmente corregibles: la palanca de ajuste del volante iba durísima en nuestra unidad y el suelo del maletero 'botaba' un poquito al pasar deprisa sobre bandas sonoras. Anécdotas casi dentro de un conjunto que brilla por materiales, ajuste y refinamiento, por el buen gusto apreciado en cada rincón y por un confort acústico en línea con el de un A6 o un A8.

La rebaja en el peso también se traslada a un mejor comportamiento y mayor agilidad. El Audi A4 Avant es divertido y fácil de conducir.La rebaja en el peso también se traslada a un mejor comportamiento y mayor agilidad. El Audi A4 Avant es divertido y fácil de conducir.

Más ligero, más dinámico

El nuevo A4 Avant es más ligero -hasta 120 kilos menos, de los que 15 corresponden a la carrocería- y aerodinámico -Cx de 0,26-; y ambas mejoras le sientan de cine a cualquier vehículo. Nos quedamos sobre todo con la 'dieta', pues mover menos peso es bueno para correr más, gastar menos, parar antes y tomar curvas con más agilidad y aplomo. Nada más empezar a circular, incluso en ciudad, ya se nota que el A4 es liviano, y con la ayuda del motor 2.0 TDI de 190 CV -eleva el precio 3.000 euros frente al 2.0 TDI 150, que tampoco será mala idea para usuarios 'tranquilos'- y de la caja automática S tronic de siete marchas obtiene muy buenas prestaciones; incluso mejores que las anunciadas: 7,7 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h -Audi habla de 7,9- y 5,5 para recuperar de 80 a 120 km/h con el cambio en S. Lo bueno de esta versión es que a plena carga sus 40,8 mkg de par permiten conservar casi todo el empuje en carretera. En proporción, no asombra tanto la rebaja de consumo, pues se homologan 4,1 l/100 km y hemos medido 6,7 litros de promedio. No es un gasto excesivo, pero esperábamos un registro menor, y seguro que con los neumáticos de serie bajaría. Por suerte, en España los A4 vienen de serie con el depósito de 54 litros.

Y siguiendo con aspectos dinámicos, a los frenos les damos un '10': 47,5 metros para detenernos desde 120 km/h es casi un récord. A eso debemos sumar una dirección precisa y una estabilidad magnífica, a la que contribuyen las opciones de nuestro A4, que llevaba gomas 245/40 R18 y amortiguación variable Damper Control -1.150 euros-, que baja la altura frente a la suspensión normal: 10 milímetros en modo Confort y 23 en Sport. Pero si queremos gastar menos podemos pedir la suspensión deportiva 'fija': sólo 400 euros.

Artículos recomendados

Sigue Motor16