Audi A3 Sportback 45 TFSIe. Un sugerente cóctel
PRUEBA

Audi A3 Sportback 45 TFSIe. Un sugerente cóctel

Con una carrocería funcional y un interior con el sello de la marca por diseño, calidad y acabados. Y en esta versión plug-in, la más potente, con esa dualidad que manifiesta con naturalidad y que le permite ser políticamente muy correcto, con su etiqueta 0.

Federico Asensio

Federico Asensio

27 de Octubre 2021 22:00

Comparte este artículo: 0 0

La actual generación del A3 ofrece una amplísima oferta de motores dentro de su gama, con variantes económicas y menos potentes hasta las icónicas S3 y la recién presentada RS3. Pero además, esta cuarta generación incluye versiones muy eficientes, con el distintivo ECO de la DGT en las opciones con hibridación ligera, y con etiqueta 0 en las dos versiones híbridas enchufables, el 40 y el 45 TFSIe. Esta última, la más potente y con una puesta a punto de chasis más dinámica, es la que hoy traemos a Motor16. Un compacto funcional y eficiente, con un rango homologado en eléctrico de 60 km con el que poder moverte en el día a día sin emisiones. Pero también un coche con un gran rendimiento y un comportamiento dinámico excelente, con el que disfrutar al volante.

En su interior mantiene una configuración semejante con el resto de los A3, con una posición óptima de conducción y una cuidada ergonomía para que todos los mandos y los aireadores queden perfectamente a mano del conductor. En medio de una atmósfera tech, con sus dos amplias pantallas digitales y el sistema electrónico 'shift by wire' para activar el cambio, y a la vez dinámica, con volante y asientos con sello deportivo.

La instrumentación Audi Virtual Cockpit, en este caso la Plus, más grande, con 12,3''(31,2 cm), permite seleccionar como es habitual entre varias configuraciones de pantalla, disponiendo de información específica para controlar la autonomía, tanto del motor eléctrico como del motor de gasolina, Y para poder optimizar la conducción y hacerla más eficiente, permitiendo apoyarse en la batería en cada momento, sacando el máximo provecho. Para lo que también nos podremos apoyar en la pantalla central del MMI, donde podemos encontramos gráficos sobre el flujo de energía en cada instante para ayudarnos a sacar el mejor provecho en su conducción eléctrica y también combinada.

Antes de experimentar en carretera con sus posibilidades de rendimiento, aprovechamos al máximo el modo eléctrico, seleccionando mediante el Audi Drive Select el programa ECO. Con este perfil circulamos en silencio, aprovechando la inmediatez de la respuesta al acelerar y suavizando la pisada sobre al acelerador en un recorrido mixto, con el 80 por ciento en conducción urbana. El resultado fueron 57 km hasta que el A3 ya no nos permitía mantenernos en modo EV y daba protagonismo al motor de gasolina, con un consumo medio en torno a los 16,5 kWh. Antes nos habíamos asegurado de recargar al máximo la batería (13,0 kWh de capacidad) formada por 96 células prismáticas (en el indicador de autonomía marcaba 70 km), a la potencia máxima de 2,9 kW en un enchufe doméstico. Con la batería vacía, necesitará unas cinco horas para una recarga completa.

En datosEn datos

El A3 45 TFSIe ofrece cuatro modos para gestionar la batería, que seleccionamos a través de la pantalla central. Seleccionando estos, podemos recargar en marcha utilizando el motor de gasolina (Battery Charge) o mantener el estado de carga en un nivel constante que elijamos marcando el porcentaje (Battery Hold). También podemos elegir el modo EV para priorizar el funcionamiento en eléctrico cuando la carga de la batería lo permite, o Auto Hybrid para encontrar la respuesta con ambos motores de forma efectiva. El sistema Battery Charge, del que disponen la mayoría de modelos plug-in, es sin duda interesante para utilizar puntualmente, pero debemos tener en cuenta que el consumo de combustible se incrementa sustancialmente. En nuestras mediciones, si a 90 km/h la media que nos ha dado ha sido de 4,7 l/100 km utilizando los dos motores, recargando en marcha el consumo ha subido a 8,8 l/100 km; a 120 km/h ha pasado de 6,8 a 9,3; y a 140 km/h de 7,7 a 9,6 km/h. Pero si volviendo de un viaje llegamos a un centro urbano con limitación de emisiones, puede resultar realmente efectivo -no tardará mucho tiempo en implantarse los sistemas de control con los que medir esas emisones en determinados puntos de nustras calles-. Y así podremos entrar con la conciencia tranquila y conducir sin expulsar gases nocivos de ningún tipo.

Le va la marcha

Pero a este ciudadano modelo también le va la marcha; quiere romper el silencio y exprimir el rendimiento que promete su propulsor de vuelta a la carretera, en nuestro selectivo trazado habitual. El motor de combustión de 1,4 litros que rinde una potencia de 150 CV, y el eléctrico integrado en la carcasa del cambio S tronic de seis velocidades, que alcanza los 109 CV, se unen para en conjunto ofrecer 245 CV y 40,8 mkg de par. Ponemos el modo Sport, que seleccionamos desde una tecla en la consola y que se muestra en la pantalla central -ahora ya no funcionan los modos Battery Charge o Battery Hold- para aprovechar todo el rendimiento de los dos motores. Y encontramos una respuesta fulgurante al acelerador para subir de vueltas de manera progresiva y muy rápida. Ayudándonos del cambio S tronic, que en modo manual, nos obliga a estar atentos para que no corte encendido al superar el corte antes de insertar una marcha más, las sensaciones serán más directas. El apoyo del motor eléctrico, en condiciones normales casi siempre está ahí, manteniendo un remanente con la recarga que se produce al pisar el pedal del freno. El tacto es bueno una vez que te acostumbras y dosificas la intensidad con sensibilidad y efectividad, con una distancia reducida para detener el coche (34,8 m desde 100 km/h y 50,8 desde 120). Para ello adopta discos de freno de mayor diámetro que los del 40 TFSIe.

El modo Sport actúa además sobre las suspensiones con amortiguadores de control adaptativo opcionales, rebajando la altura de la carrocería al suelo en 10 mm. Cada amortiguador se adapta permanentemente al estado de la carretera, a la situación de conducción y al perfil seleccionado. En modo Sport la carrocería se siente más sujeta, sin apenas balanceo, pero con confort suficiente para sentirse cómodos, mostrándose más rápido de reacciones a los cambios de carga que con los otros perfiles, siempre con una pisada sólida para sujetar bien el peso. De esta forma se muestra muy neutro en el paso por curva, con una suave tendencia al subviraje, a abrir la trazada sobre el eje delantero cuando la inercia se une al esfuerzo de las ruedas delanteras que soportan toda la aceleración. Permite ir muy rápido, transmitiendo mucha confianza.

El 45 TFSIe solo está disponible en versión Black Line, con la parrilla en este color. Las posibilidades de equipamiento son inmensas, con tantos asistentes como sus hermanos mayores, pero una gran mayoría hay que pagarlos como opción, lo que incrementa un precio que no resulta bajo.

LA CLAVE

Es lo que pretende ser, un coche funcional, con un rango en eléctrico perfectamente utilizable para todos los días, con un funcionamiento silencioso y eficiente. Y dotado con la última tecnología para gestionar de manera óptima la carga en marcha. Y a la vez, un coche de sensaciones, con unas pretaciones excelentes y un chasis con una perfecta puesta a punto para explotarlas.

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16
Salon