Audi A3 Sportback 2.0 TDI 150 CV, un 3 de sobresaliente
REZUMA CALIDAD

Audi A3 Sportback 2.0 TDI 150 CV, un 3 de sobresaliente

Hemos probado el Audi A3 Sportback 2.0 TDI 150 CV, un compacto de gran calidad y que parece estar diseñado para perdurar en el tiempo.

Julián Garnacho

Julián Garnacho Twitter

18 de Enero 2013 11:17

Comparte este artículo: 0 0

Hablar de Sportback es hacer referencia a diferentes conceptos, pues si hablamos de A5 o A7 supone pronunciar el nombre de dos magníficos coupés de cuatro puertas con portón, cuyos precios oscilan entre 36.880 y 91.150 euros. Pero si nos referimos a los Audi A1 y A3, es hacer mención a las versiones más prácticas y clásicas, ambas con cinco puertas. Y como 'cinco puertas' es como se dio a conocer en 1999 el primer Audi A3 con dicho número de puertas. Pero en junio de 2004 llegó la carrocería de cinco puertas de la segunda generación del Audi A3, entonces sí como Sportback.

Ahora en 2013 aparece el último Audi A3 Sportback, que recibe los nuevos rasgos identitarios de sus hermanos de los cuatro aros y que se diferencia con un sólo vistazo de un A3 de tres puertas. Aparte de las dos puertas extra, el A3 Sportback es 73 milímetros más largo -mide 4,31 metros- y tiene 35 milímetros más de batalla -2,64 metros- que un A3 'convencional'. Esto es gracias al uso de la plataforma modular 'MQB' -también la emplean el Golf, el León y el futuro Skoda Octavia-, que permite variar la distancia entre ejes dependiendo de las necesidades de cada modelo, y lo que han buscado en este A3 Sportback es ofrecer un interior más holgado. Delante no hay cambios ni de tamaño, ni estéticos, ni de ergonomía -eso sí, los mandos de los elevalunas en la puerta están algo retrasados-, ni mucho menos de calidad, respecto a un Audi A3 de tres puertas, pero detrás hay sorpresas. Ahora no es necesario hacer contorsionismo para acceder a las plazas traseras, las cuales tienen un espacio generoso, pues esa mayor batalla se traduce en 30 milímetros extra para las piernas, algo que se nota y se agradece en viajes largos. Pero el A3 Sportback también es 85 milímetros más ancho que un A3 de tres puertas en esa zona trasera, por lo que ahora caben tres adultos, aunque condicionados por el túnel de la transmisión, donde se ubican las salidas de ventilación.

Gran amplitud interior en el Audi A3 Sportback 2.0 TDI 150 CV

El maletero gana 15 litros respecto a un A3 de tres puertas para llegar a los 380 litros, más que sus rivales y 10 más que el anterior A3 Sportback. Tiene un doble fondo que podemos colocar en dos alturas, esconde una rueda de emergencia, tiene iluminación LED y si abatimos los respaldos llega a 1.220 litros.

El Audi A3 Sportback es el nuevo referente en cuanto a amplitud interior en el segmento de los compactos 'premium'.

Su gama mecánica la componen dos propulsores de gasolina y dos diésel, siendo estos últimos los de mayor demanda. Y puestos a elegir, mejor el 2.0 TDI que el 1.6 TDI de 105 CV, una mecánica enfocada para los que busquen mínimos consumos -anuncia 3,8 l/100 km- y realicen una conducción más apaciguada, pues también utiliza un esquema de suspensión trasera más sencillo, que ayuda a abaratar los costes.

El 2.0 TDI supone desembolsar 2.820 euros respecto al 1.6 TDI, pero recibimos a cambio un nuevo motor que poco tiene que ver con el anterior 2.0 TDI de 140 CV, el cual entregaba la potencia a 4.200 rpm. Este cuenta con lo último en avances para reducir el consumo, ofrecer la máxima suavidad y mejorar las prestaciones pues tiene 10 CV más disponibles entre 3.500 y 4.000 rpm. El par máximo es igual -32,7 mkg-, pero ahora se mantiene hasta las 3.000 rpm, cuando antes a más de 2.500 empezaba a decaer.

No hay que poner en tela de juicio lo agradable que es, pues no vibra y mucho menos suena, gracias al trabajo de insonorización. Es suave, sin altibajos en la entrega de la potencia y se alía con el sistema Audi Drive Select que nos permite elegir entre cuatro 'set up' predeterminados: Auto, Comfort, Efficiency y Dynamic. Si adquirimos el navegador se añade el modo 'Individual', en el que podemos configurar a nuestro gusto el sistema de climatización, la respuesta del motor, el tacto del acelerador y la dirección e incluso la firmeza de la suspensión en caso de optar por la opcional 'Magnetic Ride'.

Para minimizar el gasto, cuenta con arranque y parada automáticos Start/Stop, indicador de momento óptimo de cambio e incluso en la pantalla central nos muestra consejos y advertencias para modificar nuestro estilo de conducción y así ahorrar aún más. Por cierto, junto a esta pantalla se encuentran los indicadores de la temperatura del motor y el depósito de gasolina, formados por LED que en determinadas ocasiones cuesta verlos con claridad. Hemos obtenido un gasto medio real de 5,5 l/100 km, una cifra que también le procura notables autonomías, aunque algo alejada de los optimistas 4,1 l/100 km que homologa.

Parte de la culpa la tiene el que en carretera, sus consumos se reducen al utilizar unos desarrollos finales largos y calcados a los del A3 con tres puertas y con el mismo motor -en 6ª a 120 km/h, el motor gira a sólo 2.040 rpm-. Ayuda a bajar el consumo, sí, pero en llano, pues al afrontar un ligero repecho en autovía con el vehículo cargado, nos vemos casi obligados a reducir de marcha, algo que se convierte en un engorro y corre en su contra desde el punto de vista del consumo. Los neumáticos opcionales de nuestra unidad en medida 225/40 R18 tampoco ayudan.

Sumando todo esto, está claro que no nos debemos sorprender al ver las recuperaciones obtenidas en sexta velocidad, algo más lentas de lo deseable. Para pasar de 80 a 120 km/h en 6ª recorremos 455 metros, muchos para efectuarlos en una carretera de doble sentido. Sin embargo, en cuarta y quinta velocidad hemos registrado cifras más acordes con su planteamiento, pues la verdad es que este A3 Sportback corre. Si queremos que sus recuperaciones sean mejores, nada como pagar 2.150 euros y optar por el cambio automático de doble embrague y 7 marchas S tronic.

El Audi A3 Sportback 2.0 TDI pasa de 0 a 100km/h en 9,4 segundos en mojado

Audi dice que acelera de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos y nosotros hemos medido un tiempo de 9,4. Hay diferencia, pero tenemos que romper una lanza a su favor diciendo que el asfalto estaba mojado y las pérdidas de tracción son más acusadas. Aún así, hemos medido sólo una décima más que el A3 2.0 TDI de 150 CV probado en el número 1.515 de Motor16, y aquel sí fue en seco. A la hora de frenar tampoco hay problemas, y de no haber tenido el asfalto húmedo, hubiera acariciado los 50 metros en el paso de 120 km/h a cero.

Audi se basa en la tecnología 'Audi Ultra' para reducir el peso final del A3 Sportback y utiliza el aluminio en la fabricación de las suspensiones, las aletas o el capó; emplean la soldadura por plasma y muchas más soluciones constructivas. Es por ello que aún siendo ligeramente más grande que un A3 'convencional' pesa tan sólo 30 kilos más, y sus 1.385 kilos es un peso menor que el de sus rivales directos. También rebaja en 50 kilos el peso de un A3 Sportback equivalente de la generación anterior. Es por ello que su dinámica en poco difiere con la que presenta un A3 de tres puertas, mostrando un aplomo envidiable y un paso por curva realmente efectivo. Aquí es donde se nota su eje trasero multibrazo -no hemos conducido un A3 1.6 TDI con eje trasero torsional, pero sí el nuevo Golf y el nuevo León-, el cual le hace más efectivo cuando avivamos el ritmo. El acabado Ambition incluye además una suspensión rebajada en 15 milímetros que también ayuda a que vire más plano y tenga menos inercias. Esta mecánica se combina con el autoblocante electrónico XDS, que frena la rueda que se encuentra en el interior de la curva, para que al acelerar se eviten las pérdidas de tracción.

Su dirección con asistencia eléctrica es muy precisa y rápida con 2,75 vueltas entre topes, y nos ayuda a guiar el A3 Sportback por donde queremos.

El Audi A3 Sportback 2.0 TDI, fabricado para perdurar en el tiempo

Todo en este A3 Sportback rezuma calidad y parece estar fabricado para perdurar en el tiempo, algo que en parte ayuda a justificar su precio de partida, que es de 30.510 euros con acabado Ambition -el Attraction, algo más básico, cuesta 28.050 euros-, una cifra alta teniendo en cuenta que el equipamiento de serie es algo justo y que no paga impuesto de matriculación, pero es similar al precio de sus rivales directos. Esto quiere decir que hay que pagar 1.410 euros más que por un A3 equivalente con carrocería de tres puertas. Pero esa inversión extra bien lo vale por conducir un coche que casi merece un '10', pues para lograr ese merecido sobresaliente debería no contar con tantas y caras opciones, que pueden elevar el precio hasta los 44.300 de nuestra unidad probada.

Eso sí, si nos lo podemos permitir, podemos contar con un compacto 'premium' alicatado hasta el techo, que puede equipar lo último en sistemas de seguridad activa, seguridad pasiva o confort, donde encontramos hasta un equipo de música de la firma danesa Bang&Olufsen.

Rivales del Audi A3 Sportback 2.0 TDI 150 CV

Audi A3 Sportback 2.0 TDI 150 CV Ambition

Precio: 30.510 €

Consumo: 4,1 l/100 km

De 0 a 100 km/h: 8,7 s

Maletero: 380-1.220 l

Es el último en llegar y ofrece lo más novedoso en tecnología a todos los niveles, pero como opción. Presenta una buena calidad y se erige como el más amplio de entre los compactos 'premium'. Dinámicamente es un referente y el nuevo motor 2.0 TDI de 150 CV le procura buenas prestaciones a pesar de tener unos desarrollos finales largos. También gasta poco en el día a día. El más caro de los cuatro y con un equipamiento justo.

BMW 118d 143 CV

Precio: 27.900 €

Consumo: 4,4 l/100 km

De 0 a 100 km/h: 8,9 s

Maletero: 360-1.200 l

Es algo más barato que el A3 pero su equipamiento de serie es aún más exiguo. Eso sí, pagando puede llevar de todo. Sus plazas traseras son algo más justas en anchura, pues los pasos de rueda invaden esa zona, ya que el Serie 1 es el único con propulsión trasera, lo cual le confiere una dinámica especial. El 118d tiene 143 CV y sus prestaciones son muy buenas, mientras que los consumos justos gracias a los sistemas Start/Stop y EcoPro.

Mercedes A200 CDI 136 CV

Precio: 29.220 €

Consumo: 4,3 l/100 km

De 0 a 100 km/h: 9,3 s

Maletero: 341-1.157 l

El compacto de Mercedes presenta una dinámica excelente y un nuevo motor 1.8 diésel con menos potencia que sus rivales, pero con prestaciones equiparables y un consumo muy contenido. Su calidad es elevada, pero las plazas traseras son muy justas y el maletero algo pequeño para una familia. Como en el Audi y el BMW, su equipamiento de serie es justo, mientras que su precio se eleva considerablemente.

Volvo V40 D3 150 CV Kinetic

Precio: 26.610 €

Consumo: 4,3 l/100 km

De 0 a 100 km/h: 9,6 s

Maletero: 335-1.032 l

Referente en seguridad activa y pasiva. Su interior rezuma calidad, pero sus plazas traseras están más indicadas para dos ocupantes, pues su asiento central es incómodo. Su maletero tampoco es muy grande. El acabado Kinetic es el más barato, pero su equipamiento es justo, por ello hay tres acabados más completos. Dinámicamente no está al nivel de sus rivales y tiene un motor 2.4 con cinco cilindros.

Artículos recomendados

Sigue Motor16