miércoles, 10 agosto 2022

ZBE, los conductores deben concienciarse

Frente a la implantación de las nuevas ZBE, los conductores deben concienciarse másy hacerlo rápidamente. Los conductores españoles aún no son conscientes de que su realidad diaria en las ciudades va a cambiar. De las apenas 5 ciudades con ZBE actualmente existentes pasaremos a más de 150 en apenas unos meses.

Las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) aún son unas grandes desconocidas para los conductores españoles. Sin embargo es obvio que ante las ZBE los conductores deben concienciarse rápidamente de que estas van a cambiar por completo sus movimientos en la ciudad.

La Ley de Cambio Climático, en vigor desde mayo de 2021, obliga a las ciudades de más de 50.000 habitantes a aprobar planes de movilidad sostenible con zonas ZBE antes del 1 de enero de 2023. Según el padrón continuo del INE, en España hay 149 municipios con tal población.

También en municipios de más de 20.000 habitantes

Y a ellos también habrá que añadir tanto las principales ciudades de los territorios insulares como los municipios de más de 20.000 habitantes. La norma también les obliga en el caso de que tuvieran problemas de calidad del aire en sus calles.

Pero, como siempre, vamos tarde y mal. A poco más de seis meses de la definitiva entrada en vigor de la norma, apenas cinco ciudades contaban el pasado mes de mayo con ZBE activas en sus calles.

Madrid, Rivas-Vaciamadrid (Madrid), Barcelona, Sant Cugat del Vallés (Barcelona) y Sant Joan Despí (Barcelona) ya han activado las suyas y otras 64 ciudades ya han iniciado los proyectos para activarlas antes del próximo 31 de diciembre. Y aun quedan otras 80 más por comenzar los trámites para hacerlo.

El problema que surge es grave para muchas de esas ciudades. O cuando menos para sus dirigentes. Tendrán que activar estas polémicas zonas ZBE en sus calles… apenas seis meses antes de las próximas elecciones municipales. Y eso supone un grave riesgo que muchos están tratando de esquivar. Aun a costa de tener que ser sancionadas.

Fuerte descontento entre los conductores

Y es un riesgo evidente debido a las desagradables sorpresas que las ZBE están generando en las ciudades donde han sido instauradas. Así está sucediendo por ejemplo en Madrid. Las quejas con respecto a la nueva ZBE de especial protección (ZBEDEP) de Plaza Elíptica está generando un fuerte descontento de los conductores.

Cada mañana miles de conductores entran o salen de Madrid por la A-42. La ZBEDEP de Plaza Elíptica está justo entre la glorieta de la M40 previa y la Avenida de los Poblados lo que impide llegar por la A42 a la M30 o salir de esta por la A42.

Esto fuerza al tráfico de entrada o salida a desviarse por el nudo sur o por General Ricardos o la A5 como grandes vías o bien callejeando por los barrios aledaños, lo que en ambos casos supone importante pérdidas de tiempo a los conductores.

Bien por descuido, bien por prisas, muchos conductores sin el distintivo medioambiental adecuado caen a diario en la “trampa” y son sancionados por cruzar la ZBEDEP de Plaza Elíptica. En principio son únicamente los diesel anteriores al 2006 o gasolina previos al 2000, es decir los categoría A que carecen de etiqueta.

Los de menos recursos, los más afectados

Es decir los coches de quienes por lo general carecen de recursos para cambiar de coche y, por tanto, también carecen de recursos para hacer frente a las sanciones. Pero también los coches más contaminantes y, por tanto, más nocivos para la salud de los ciudadanos. Y puestos a priorizar… la duda se resuelve sola.

Por una vez, el Ayuntamiento ha cumplido con todos los trámites y protocolos. Ha señalizado y durante los meses previos ha avisado a todos los conductores por distintos medios. El problema está en que al hablar de ZBE, los conductores deben concienciarse de la nueva situación.

“En un escenario de incertidumbre como el actual, muchas personas no están dispuestas a hacer el desembolso que significa comprar un vehículo eléctrico”, comentó en un reciente webinar sobre movilidad Teresa Romo, directora de Desarrollo y sostenibilidad de Northgate Renting Flexible.

Una situación que favorece a los operadores de servicios de movilidad, pues “el renting —continua Romo— actúa como herramienta facilitadora para acercar la movilidad eléctrica al usuario. Más aún cuando si es un renting flexible, con todo incluido y sin compromisos de permanencia”.

ZBE, los conductores deben concienciarse

Para la directora de Desarrollo y Sostenibilidad de Northgate ante las ZBE los conductores deben concienciarse. “No somos conscientes —dijo— de que en 2023 habrá 150 nuevas ciudades con ZBE similares a las de Madrid Plaza Elíptica y menos aún de los problemas que ello nos supondrá”.

Según Romo, “las ZBE ayudarán a generar apetito de flota eléctrica por parte de los clientes, sobre todo por vehículos eléctricos de última milla. Y hay que alertar a los clientes de que la variedad de vehículos industriales ligeros disponibles en el mercado es por el momento muy limitada”.

Esta situación va a generar una fuerte demanda que difícilmente podrá tener respuesta. Según Romo, desde las operadoras de movilidad “aún no sabemos bien cómo vamos a dar respuesta a esta necesidad que se va a generar. Y no sólo desde la perspectiva del renting, también desde la de los vehículos en propiedad, y más aun teniendo en cuenta los actuales problemas de suministros y producción”.

Para Javier Guerrero, director general de la Unidad de Negocio de Distribución Propia de Mahou San Miguel, las ZBE no plantean un problema nuevo para los conductores. Es más un problema en la que ante las ZBE los conductores deben concienciarse.

No son las primeras restricciones que afrontamos

Existen —֫comentó Guerrero en el mismo webinar— muchas restricciones en función del tamaño de los vehículos, de los horarios, de zonas que son cascos históricos, de costas,… Todas ellas que ya plantean casuísticas similares que afectan a los conductores en todo el país”.

Para Guerrero hay otros problemas. “Es preciso —dijo— reclamar una normativa homogénea para todo el territorio. Los conductores no pueden aprenderse una a una todas las normativas a título particular que las ZBE pueden llegar a generar en cada ciudad”.

Y por otra parte, también pidió “que las transiciones desde la situación actual a la implantación definitiva de las ZBE se produzcan de manera paulatina para reducir el impacto que las mismas generan en las actividades de las personas y las empresas. Su puesta en marcha requiere de grandes inversiones y de una transformación industrial que precisa ser efectuada de manera progresiva”.

Según el directivo de Mahou-San Miguel, “es fundamental que la distribución evolucione, nos hemos acostumbrado a la inmediatez y eso no siempre es necesario. Necesitamos una distribución urbana sostenible que tenga en cuenta no sólo la reducción también que use vehículos más pequeños”.

Enfrentarse a la realidad y tomar decisiones de futuro

Lo cierto es que de una manera u otra, los conductores españoles aún no somos conscientes de la repercusión que las ZBE van a tener en nuestras vidas. Y su próxima implantación en tantas ciudades van a repercutir y mucho en los recorridos diarios de muchos conductores.

Ante las ZBE, los conductores deben concienciarse. Deben enfrentarse a la realidad que estas plantean y comenzar a tomar decisiones de cara al futuro, pues una vez que las primeras que se pongan en marcha comiencen a funcionar, otras muchas les seguirán.

Y en esa situación, lo verdaderamente importante es que todas las ZBE cuenten con una normativa homologada. La misma para todas las ciudades. Para que sea conocida y respetada por los conductores y que puedan circular y evitar sorpresas.