Volkswagen T-Roc. Probamos el 2.0 TDI 150 CV
CUESTA 34.610 EUROS

Volkswagen T-Roc. Probamos el 2.0 TDI 150 CV

Ya se puede adquirir el nuevo SUV de la marca alemana. Disponible con cinco motorizaciones y tres niveles de acabado, hemos probado la variante diésel más potente ligada a la tracción total, al cambio DSG y configuración Sport.

Gregorio Arroyo

Gregorio Arroyo

27 de Octubre 2017 21:13

Comparte este artículo: 73 0

Una semana sí y otra también nos tenemos que referir al 'monotema'. Tranquilos que no hablamos del 'procés'; nos referimos a la moda SUV que parece no tener límites. De hecho en España cerca de un 40 por ciento de los conductores se decantan ya por un vehículo con este tipo de carrocería. Y Volkswagen no es ajena a esta tendencia. Muy al contrario, hace apenas dos semanas conducíamos el nuevo Tiguan Allspace, ahora nos encontramos con el T-Roc y a la vuelta de la esquina espera el T-Cross, un nuevo crossover que se situará en el escalón de entrada y que parte desde la plataforma del VW Polo.

Hace unos días ya tuvimos ocasión de rodar con el nuevo Volkswagen T-Roc, en su variante más potente de gasolina, un 2.0 TSI 190 CV. Ahora hemos repetido la experiencia con la variante 2.0 TDI de 150 CV, que también presenta caja DSG de siete relaciones y tracción total 4Motion. Ya está a la venta con el acabado Sport por 34.610 euros.

Mide 4,23 metros de longitud, 1,82 de ancho y sólo 1,57 de alto. Por tamaño quizás surja preocupación ante una posible canibalización con respecto al Tiguan, pero los 25,2 centímetros de menos con respecto a su hermano mayor buscan retos más aventureros y juveniles que familiares. Más riesgo vemos sobre un futuro comprador del Volkswagen Golf, al que sí le podrían saltar ciertas dudas...

La variante diésel más potente que nos ocupa está enfocada a propietarios que hagan una media anual elevada de kilómetros, sobre todo lejos de la ciudad. Si nos movemos por la urbe tiene más sentido la variante 1.6 TDI de 115 CV (llegará en los primeros compases de 2018), aunque esta última sólo se asocia a un cambio manual de seis relaciones y a la tracción delantera. Si queremos disfrutar de la caja DSG7 y la tracción total, que abre el abanico de actuación del vehículo, nuestra unidad es la más adecuada.

No hay sorpresas con respecto a otros modelos de la marca en cuanto al rendimiento y al funcionamiento de este conocido cuatro cilindros turboalimentado y dotado de inyección directa. Su respuesta es contundente desde apenas 1.500 rpm, aunque es en el abanico 2.000-4.000 vueltas donde se mueve como pez en el agua. Hablamos de un vehículo que pesa 1.530 kilos, aunque es capaz de alcanzar los 200 km/h de velocidad máxima o acelerar de 0 a 100 km/h en 8,4 segundos. Homologa un consumo de 5,1 litros, aunque en nuestro recorrido por carreteras sinuosas y autopista, con dos personas y equipaje, no bajamos de los 6,5 litros.

El sistema de tracción total, gestionado por medio de un embrague multidisco, ofrece un plus en cuanto a seguridad. Normalmente las ruedas delanteras asumen el protagonismo, pero ante una falta de adherencia la proporción varía en milésimas de segundo, enviando par al eje trasero para estabilizar el conjunto. De hecho el T-Roc se muestra estable y confortable, apoyado sobre la excelente plataforma MQB del Grupo VW y un eje trasero multibrazo que es de serie (se monta un eje torsional en las variantes de 115 CV).

Cuatro perfiles de conducción

La tracción 4Motion Active Control se asocia a los perfiles de conducción Snow, Carretera, Off Road y Off Road Individual. Este último permite seleccionar varios parámetros del motor, del cambio o de la tracción total, entre otros, para gestionar la circulación por superficies delicadas. También nos permitirá realizar alguna salida fuera del asfalto, pero no mucho más allá de simples pistas de tierra, ya que la altura respecto al suelo es de sólo 16,1 centímetros, una de las más modestas del segmento.

Asimismo se monta, igualmente, una selección con cinco perfiles de conducción, Eco, Comfort, Normal, Sport e Individual, que permiten variar la personalidad del vehículo al modificarse el mapa de la dirección, del cambio, del motor, de la suspensión adaptativa, del control de tracción y estabilidad, del control de crucero adaptativo? Este asistente también se ofrece como opción en las variantes con tracción delantera.

La motorización diésel que hemos probado se asocia exclusivamente al acabado Sport, el más completo de los tres (junto al Advance y Advance Style) que se ponen en liza en el nuevo T-Roc. Comentar que existe una serie limitada Limited Edition (sólo 150 unidades para la versión 2.0 TSI 190 CV) y que en 2018 llegará la línea R-Line. El acabado Sport presenta una dotación de serie más que generosa, ya que contempla asistentes como el de frenada de emergencia Front Assist, el de cambio involuntario de carril Lane Assist, el equipo de infoentretenimiento Composition Media con pantalla táctil de 8 pulgadas con conectividad Car-Net, faros delanteros con tecnología led, cuadro de mandos Digital Cockpit configurable, cámara de visión trasera, sistema de carga por inducción del móvil, control de crucero adaptativo ACC, climatizador bizona, llantas de aleación de 17 pulgadas o volante multifunción.

La oferta de personalización es otra de las grandes bazas del nuevo T-Roc. Ofrece un total de 24 combinaciones bicolor para jugar con la carrocería y el techo al gusto, y más de 80 si añadimos llantas y las múltiples combinaciones del interior, donde se puede elegir diferentes colores o tejidos para desmarcarnos del resto. No se contemplan acabados acolchados o blandos que siempre dan caché al conjunto; en este caso se ha preferido apostar por la tecnología y un equipamiento realmente generoso.

La habitabilidad es buena y la sensación de espacio mayor debido a que nos situamos en un plano más elevado con respecto a un turismo, aunque el T-Roc no es especialmente alto. Detrás ofrece un considerable espacio para las piernas debido a su amplia distancia entre ejes (2,59 metros). También la capacidad del maletero es una de sus bazas, ya que dispone de 445 litros de capacidad, volumen que se reduce hasta los 392 en el caso de las variantes dotadas con tracción total 4Motion.

En los primeros compases de 2018 la gama se completará con un 1.5 EVO TSI de 150 CV, disponible con cambio manual o DSG7 y tecnología con desconexión automática de cilindros, así como el mencionado diésel 1.6 TDI de 115 CV manual y las variantes dotadas con tracción delantera del 2.0 TDI 150 CV, ligadas tanto a un cambio manual como DSG7.

PRECIOS

GASOLINA

1.0 TSI 115 CV ADVANCE 23.870 EUROS

1.0 TSI 115 CV ADVANCE STYLE 24.470 EUROS

2.0 TSI 190 CV DSG7 4MOTION LIMITED EDITION 39.860 EUROS

DIÉSEL

2.0 TDI 150 CV DSG7 4MOTION SPORT 34.610 EUROS

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16