Volkswagen T-ROC 2.0 TSI. Empieza por arriba
ANTESALA DEL T-ROC R

Volkswagen T-ROC 2.0 TSI. Empieza por arriba

El T-Roc es el primer SUV pequeño de Volkswagen y nace como alternativa crossover al Golf, con el que comparte plataforma y tecnología. De paso, planta cara a modelos como el Audi Q2, el Mazda CX-3 o el Toyota C-HR por su enfoque exclusivo, resaltado en esta briosa versión probada.

Redacción

29 de Abril 2020 22:30

Comparte este artículo: 11 2

La firma de Wolfsburg, que ya va por la segunda generación de modelos todocamino como el Touareg y el Tiguan, se ha sumado llamativamente tarde al segmento de los SUV más compactos; pero quiere recuperar el terreno cedido y tendrá pronto dos vehículos en esa parcela de mercado. Uno será el T-Cross, derivado del Polo y que se fabricará en Navarra -directo rival de Renault Captur o Seat Arona-, y otro es el T-Roc, que se produce en Portugal -en la planta de Setúbal a la que acaba de decir adiós el Scirocco- y llega ahora a nuestro país, encabezado por una versión especial Limited Edition con motor 2.0 TSI de gasolina y 190 CV a la que seguirá la gama 'normal', estructurada en tres niveles de equipamiento: el Advance -en otros países también se ofrece el básico Edition, que permite arrancar en unos 20.000 euros-, el Advance Style y el Sport, siendo estos dos últimos los únicos que podrán tener carrocería bitono, en la que techo, pilares delanteros y retrovisores reciben un color de contraste.

En cuanto a motores, ya está disponible el 1.0 TSI tricilíndrico de gasolina con 115 CV -a partir de 23.870 euros, o 23.510 euros incluyendo descuento-, el 1.5 TSI Evo de 150 CV y el diésel 1.6 TDI de 115 CV y 2.0 TDI de 150.

Como aperitivo habrá que 'conformarse' con la variante más enérgica, dotada del 2.0 TSI de 190 CV -lleva desactivación automática de cilindros, como el 1.5- y que hemos podido conducir asociado al acabado Sport, aunque en España sólo esté a la venta como serie limitada.

Menos campo, hicimos de todo: ciudad, autopista, retorcidas carreteras locales de mal asfalto...

El T-Roc nos gustó en todos los escenarios, aunque tampoco resultó una sorpresa, pues comparte la plataforma MQB con el Tiguan o el Seat Ateca -el T-Cross llevará la MQB A0 del Polo y los Seat Ibiza y Arona- y hace bien poco tuvimos ocasión de conducir el Ateca FR con este mismo 2.0 TSI 190. Las sensaciones son muy parecidas, y todo cuadra más cuando un ingeniero de Volkswagen nos confirma después que pesan casi lo mismo. El T-Roc, eso sí, es más corto que el Ateca -12,9 centímetros menos- y bajo -3,8 centímetros de diferencia-, además de tener una distancia entre ejes 4 centímetros menor, de modo que al límite disfrutamos, incluso, de un tacto más ágil y vivo que en el SUV español. El T-Roc vira plano, frena con garra y entra en las curvas con obediencia total, y la tracción 4Motion se traduce en motricidad muy eficaz incluso al dar gas sin escrúpulos para salir de curvas cerradas como horquillas. Pone su grano de arena un motor que es todo progresividad -no hay más que ver los regímenes a los que da la potencia y el par máximos-, y que también agrada por suavidad y silencio. Con esos ingredientes, el cambio DSG7 es la guinda que redondea la tarea con su rapidez de reacciones.

El T-Roc nos ha gustado también por la postura de conducción o un tecnológico interior donde todo está donde debe. Y hay amplitud en lo que a anchura -132,5 centímetros detrás- y altura se refiere, siendo más justa la cota longitudinal en la fila trasera: 68 centímetros con un conductor de 1,75 al volante. Además, la calidad de los plásticos nos parece insuficiente, por más que se haya querido compensar a base de vistosas opciones de personalización.

Pintura especial y llantas de 19 pulgadas con pinzas rojas distinguen por fuera al T-Roc Limited EditionPintura especial y llantas de 19 pulgadas con pinzas rojas distinguen por fuera al T-Roc Limited Edition

Limited Edition. No es para todo el mundo

El lanzamiento del T-Roc en nuestro país tiene como protagonista a la serie especial Limited Edition, disponibe sólo durante 50 días, o hasta que se agoten las 150 unidades previstas. Su precio, de 39.900 euros, puede asustar un poco, pero hablamos de una versión 'premium' con motor 2.0 TSI de 190 CV, cambio DSG7 y tracción total 4Motion; y con un rico equipamiento de serie dirigido al público más caprichoso: llantas Suzuka de 19 pulgadas, pinzas de freno rojas, carrocería de color plata claro con techo negro, faros delanteros LED, barras de techo en plata anodizada, instrumentación configurable VW Digital Cockpit, selector de perfiles de conducción, navegador Discover Media, equipo de sonido Beats, sistema de ayuda al estacionamiento Park Assist y techo panorámico. Las reservas se tramitan exclusivamente online, a través de www.volkswagen.es

Artículos recomendados

Noticias relacionadas

Vídeos relacionados

Sigue Motor16