jueves, 1 diciembre 2022

Volkswagen Navarra: producirá el Polo SUV

Por primera vez en su historia la planta que VW tiene en Landaben, Navarra, fabricará dos vehículos. Lo hará a partir de 2018 cuando se inicie la producción del modelo que el grupo alemán acaba de adjudicar a la factoría en la que se hace el Polo en exclusiva para Europa. Landaben competía con Portugal, Eslovaquia y Martorell (Barcelona) por el nuevo VW, que compartirá plataforma con la quinta generación del Polo, prevista para el próximo año, y que será el Polo todocamino.

El vicepresidente mundial de compras del Grupo VW, Francisco Javier García Sanz, comunicaba la decisión a la dirección y representantes de los trabajadores de VW Navarra. García Sanz también daba la noticia al ministro de Economía y Competitividad en funciones, Luis de Guindos, y la presidenta del Gobierno navarro, Uxue Barkos, agradeciendo el apoyo de las distintas administraciones al consorcio automovilístico y recordando que con esta decisión «el Grupo Volkswagen ratifica su compromiso con España, que es y será un país clave en la estrategia de nuestra compañía».

Carga de trabajo hasta 2025

Con el inicio de la producción de la nueva generación del Polo el año que viene y la llegada del segundo modelo adjudicado la factoría garantiza su carga de trabajo, al menos, hasta 2025. Con el añadido de la seguridad que aporta no depender de las fluctuaciones de la demanda de un solo coche.

Del nuevo modelo se harán una 100.00 unidades anuales, que se unirán a las más de 250.000 que se hacen del Polo cada año. En cuanto al impacto en el empleo, las estimaciones de los sindicatos colocan entre 300 y 500 los puestos de trabajo que se crearán, cifra que acercaría la plantilla de la fabrica a los 5.000 empleados. A eso se añade el incremento que se producirá en la industria auxiliar, que suele multiplicar por cuatro cada nuevo contrato en la fabrica.

Para conseguir ese segundo coche ha sido fundamental el acuerdo firmado en marzo por la dirección de la planta y los sindicatos, que aporta la flexibilidad necesaria para adaptarse a las necesidades productivas de la factoría y llevar la competitividad al nivel de exigencia del consorcio alemán.

Más de siete millones de Polo ha fabricado Volkswagen Navarra, correspondientes a cuatro generaciones de un modelo del que en 2015 se hicieron 298.358 unidades, de las que el 91% se exportó a unos 60 países.