miércoles, 25 mayo 2022

Vídeo: Carlos Sainz «se estrella» antes de empezar el Gran Premio de Miami

Tras las dos primeras carreras de Bahréin y Arabia Saudita parecía que Carlos Sainz era un claro candidato a ser campeón del mundial de pilotos de Fórmula 1 a pesar de haber clasificado en ambas por detrás de su compañero Charles Leclerc. Sin embargo, tras dos abandonos en Australia y en Imola parece que se le ha puesto cuesta arriba.

Charles Leclerc en pista y Carlos Sainz en la grava

Primer inconveniente

El piloto español tuvo problemas con el arranque de su monoplaza en Australia en la sesión de clasificación. Esto no le dejó calentar las ruedas y le hizo salir noveno. Tras unos problemas técnicos con el volante, salió mal en Melbourne y se colocó el 13º. El español buscó remontar rápido, lo que acabó con un trompo y su coche en la grava sin posibilidad de salir.

El coche de Sainz a punto de ser remolcado en Melbourne

Segundo inconveniente

Parecía que era un Gran Premio para olvidar, pero el fin de semana en Imola no iba a ser más afortunado. Tras trompear en la Q2 e irse contra las protecciones, Carlos Sainz se clasificaría igualmente para Q3, pero sin ninguna posibilidad de volver a rodar en ella.
Debido a ello salió décimo en la carrera al sprint del sábado. En esta parecía que iba a acabar el “mal fario” del madrileño, que consiguió remontar hasta conseguir un meritorio cuarto puesto. En ese orden iba a salir en la carrera del domingo, sin embargo, en la primera curva, Daniel Ricciardo, de manera completamente involuntaria iba a acabar golpeando su coche con la mala suerte de que el Ferrari sería el único que quedara en la grava (otra vez). Segundo abandono consecutivo en la que parecía la temporada más prometedora del piloto español.

Carlos Sainz en la grava de Imola después de que Ricciardo chocase con él

De cabeza

Hay tiempo de sobra para remontar, pero debe empezar desde este Gran Premio de Miami. En él, a pesar de no haberse subido al coche, ya ha sufrido un percance tras darse un cabezazo contra una valla del circuito.

Esperemos que con este suceso que ha acabado en brecha, haya agotado la mala suerte de un fin de semana que puede acabar siendo muy bueno para el de Ferrari.