sábado, 28 enero 2023

Uno de los 29 RUF CTR Yellow Bird sale a subasta en Monterey

El artesanal fabricante alemán RUF lanzó en el año 1987 este impresionante RUF CTR Yellow Bird, una máquina que nacía de la base de un Porsche 911 Carrera de la generación 930, pero al que incorporaban infinidad de mejoras a todos los niveles para convertirlo en todo un icono del automovilismo.

Para comenzar, RUF aligeraba su carrocería incorporando nuevos paneles fabricados en aluminio, por lo que se conseguían ahorrar nada menos que 200 kilos para dejarlo en unos sorprendentes 1.150 kilos. También se incorporaban nuevos componentes aerodinámicos para pegar su carrocería al asfalto a alta velocidad, llantas específicas de 17 pulgadas…

Capaz de alcanzar 340 km/h

El corazón 3.2 bóxer de seis cilindros y de naturaleza atmosférica se sacaba de su carrocería y en su lugar se instalaba otro motor con 3.4 litros al que añadían dos turbocompresores, dos intercooler, un nuevo sistema de inyección desarrollado por Bosch para los Porsche 962… Así, se dice que esta criatura era capaz de generar 476 CV de potencia, que se enviaban a las ruedas traseras por medio de una transmisión manual de 5 velocidades (este ejemplar que tienes ante tus ojos tiene seis), que le permitía alcanzar una velocidad máxima de 340 km/h.

RUF tan sólo fabricó 29 unidades de este CTR Yellow Bird, pero ahora te puedes hacer con esta unidad, pues los especialistas de RM Sotheby's lo van a sacar a subasta el próximo 25 de agosto en Monterey.

Tiene 52.200 kilómetros

Este ejemplar fue encargado por un distribuidor de RUF en Suiza, donde fue entregado en 1989 a un cliente alemán, que también había encargado otro CTR Yellow Bird a RUF. Cansado de la espera decidió hacerse con este y más tarde le llegó el suyo, por lo que en su garaje dormían dos de estas joyas.

Desafortunadamente, esta criatura no es de color amarillo, sino negro. Además cuenta con un interior revestido en cuero negro y con deportivos asientos Recaro en color negro. Sólo ha recorrido 52.200 kilómetros, reconocidos por la propia RUF, y nunca ha sido restaurado o ha sufrido algún accidente.

El principal problema es que RM Sotheby's espera recaudar entre 1 y 1,2 millones de dólares por este ejemplar, que no es poco.